Qué saber sobre la atrofia cerebral

La atrofia cerebral se refiere a una pérdida de células cerebrales o una pérdida en la cantidad de conexiones entre las células cerebrales. Las personas que experimentan atrofia cerebral suelen desarrollar un funcionamiento cognitivo más deficiente como resultado de este tipo de daño cerebral.

Hay dos tipos principales de atrofia cerebral: atrofia focal, que ocurre en regiones específicas del cerebro, y atrofia generalizada, que ocurre en todo el cerebro.

La atrofia cerebral puede ocurrir como resultado del proceso de envejecimiento natural. Otras causas incluyen lesiones, infecciones y ciertas afecciones médicas subyacentes.

Este artículo describe los síntomas y las causas de la atrofia cerebral. También describe las opciones de tratamiento disponibles en cada caso, así como las perspectivas.

Síntomas

El proceso de envejecimiento natural es una posible causa de atrofia cerebral.

La atrofia cerebral puede afectar una o varias regiones del cerebro.

Los síntomas variarán según la ubicación de la atrofia y su gravedad.

Según el Instituto Nacional de Condiciones Neurológicas y Accidentes Cerebrovasculares, la atrofia cerebral puede causar los siguientes síntomas y condiciones:

Convulsiones

Una convulsión es un pico repentino y anormal de actividad eléctrica en el cerebro. Hay dos tipos principales de convulsiones. Una es la convulsión parcial, que afecta solo a una parte del cerebro. El otro es la convulsión generalizada, que afecta a ambos lados del cerebro.

Los síntomas de una convulsión dependen de la parte del cerebro a la que afecte. Algunas personas pueden no experimentar ningún síntoma notable, mientras que otras pueden experimentar uno o más de los siguientes:

  • cambios en el comportamiento
  • movimientos bruscos de los ojos
  • un sabor amargo o metálico en la boca
  • babeo o espuma en la boca
  • apretar los dientes
  • gruñidos y resoplidos
  • espasmos musculares
  • convulsiones
  • pérdida de consciencia

Afasia

El término afasia se refiere a un grupo de síntomas que afectan la capacidad de una persona para comunicarse. Algunos tipos de afasia pueden afectar la capacidad de una persona para producir o comprender el habla. Otros pueden afectar la capacidad de una persona para leer o escribir.

Según la Asociación Nacional de Afasia, hay ocho tipos diferentes de afasia. El tipo de afasia que experimenta una persona depende de la parte o partes del cerebro que sufren el daño.

Algunos casos de afasia son relativamente leves, mientras que otros pueden afectar gravemente la capacidad de una persona para comunicarse.

Demencia

La demencia es el término para un grupo de síntomas asociados con una disminución continua de la función cerebral. Estos síntomas pueden incluir:

  • pérdida de memoria
  • pensamiento lento
  • problemas de lenguaje
  • problemas con el movimiento y la coordinación
  • falta de criterio
  • alteraciones del estado de ánimo
  • pérdida de empatía
  • alucinaciones
  • dificultad para realizar las actividades diarias

Hay varios tipos diferentes de demencia. La enfermedad de Alzheimer es la más común.

El riesgo de demencia de una persona aumenta con la edad, y la mayoría de los casos afectan a personas de 65 años o más. Sin embargo, los expertos no lo consideran una parte natural del proceso de envejecimiento.

Para descubrir más información y recursos basados ​​en evidencia para un envejecimiento saludable, visite nuestro centro dedicado.

Causas

La atrofia cerebral puede ocurrir como resultado de una lesión, ya sea por una lesión cerebral traumática (TBI) o un derrame cerebral. También puede ocurrir como resultado de uno de los siguientes:

  • encefalitis
  • neurosífilis
  • VIH

En algunos casos, la atrofia cerebral puede ocurrir como resultado de un trastorno o afección crónica, como:

  • parálisis cerebral
  • esclerosis múltiple (EM)
  • Enfermedad de Huntington
  • demencia frontotemporal
  • Enfermedad de Alzheimer
  • Enfermedad de Pick
  • encefalomiopatías mitocondriales, que son un grupo de trastornos que afectan el sistema nervioso
  • leucodistrofias, que son un grupo de enfermedades genéticas raras que afectan el sistema nervioso

Diagnóstico

Al diagnosticar la atrofia cerebral, un médico puede comenzar por obtener un historial médico completo y preguntar sobre los síntomas de una persona. Esto puede incluir hacer preguntas sobre cuándo comenzaron los síntomas y si hubo un evento que los desencadenó.

El médico también puede realizar pruebas de lenguaje o memoria u otras pruebas específicas de la función cerebral.

Si sospechan que una persona tiene atrofia cerebral, deberán localizar el daño cerebral y evaluar su gravedad. Esto requerirá una resonancia magnética o una tomografía computarizada.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para la atrofia cerebral variarán según su ubicación, gravedad y causa. Las siguientes secciones enumeran algunas opciones de tratamiento por causa.

Lesiones

La atrofia cerebral puede ocurrir como consecuencia a largo plazo de una lesión. En estos casos, el tratamiento tiende a centrarse en ayudar a que el problema cerebral circundante sane con el tiempo.

Las lesiones cerebrales generalmente requieren un período de rehabilitación que puede involucrar uno o más de los siguientes:

  • terapia física
  • terapia del lenguaje
  • asesoramiento

Infecciones

Se necesitarán medicamentos para tratar las infecciones que provocan inflamación o atrofia del cerebro.

Los médicos recetan antibióticos para tratar infecciones bacterianas y medicamentos antivirales para tratar infecciones virales. Estos medicamentos ayudarán a combatir la infección y aliviarán los síntomas.

Trastornos y afecciones

Varios trastornos y afecciones pueden provocar atrofia cerebral. Actualmente, muchas de estas afecciones no tienen cura, por lo que el tratamiento generalmente se enfoca en controlar los síntomas.

El tratamiento puede incluir una combinación de medicamentos y terapias, como terapia ocupacional o del habla. Estas terapias pueden ser necesarias para ayudar a una persona a recuperar la función cerebral o aprender estrategias que le ayuden a sobrellevar la situación.

Algunas afecciones, como la EM, hacen que los síntomas se presenten en ciclos. El médico o el equipo de atención médica de una persona adaptará su plan de tratamiento en consecuencia, si este es el caso.

¿Es posible revertir la atrofia cerebral?

Hasta hace poco, muchos científicos consideraban que el cerebro era un órgano relativamente inmutable. Sin embargo, la investigación muestra cada vez más cómo el cerebro adapta su estructura y funcionamiento a lo largo de la vida.

Actualmente no está claro si es posible revertir la atrofia cerebral. Sin embargo, el cerebro puede alterar su funcionamiento para compensar el daño. En algunos casos, esto puede ser suficiente para restaurar el funcionamiento con el tiempo.

Ejercicio para la atrofia cerebral

Una revisión de 2011 sugiere que el ejercicio regular podría ralentizar o incluso revertir la atrofia cerebral relacionada con el envejecimiento o la demencia.

Sin embargo, un estudio de 2018 encontró que el ejercicio de alta intensidad y el entrenamiento de fuerza no redujeron el deterioro cognitivo en personas con demencia leve a moderada. Por lo tanto, es necesario realizar más investigaciones para determinar qué efecto, si es que tiene alguno, tiene el ejercicio para prevenir o revertir la atrofia cerebral debido a la demencia.

Fármacos para revertir la atrofia cerebral

Actualmente, los científicos están trabajando para desarrollar fármacos que puedan revertir la atrofia cerebral. Por ejemplo, un estudio de 2019 investigó si el medicamento para la demencia donepezil podría revertir la atrofia cerebral inducida por el alcohol en ratas.

Los investigadores encontraron que las ratas que trataron con donepezil experimentaron una reducción de la inflamación cerebral y mostraron un mayor número de nuevas células cerebrales. Sin embargo, no estaba claro si el donepezilo tendría efectos similares sobre la atrofia cerebral como resultado de causas distintas al daño inducido por el alcohol.

Tampoco está claro si se producirían los mismos efectos en humanos. Son necesarios ensayos clínicos con participantes humanos.

panorama

El pronóstico de atrofia cerebral varía según la ubicación y la extensión del daño, así como su causa subyacente. Para las personas con casos leves, puede haber pocas consecuencias a largo plazo.

Sin embargo, cuando la atrofia cerebral se produce debido a una enfermedad o afección, los síntomas pueden empeorar con el tiempo. Los tratamientos y terapias a largo plazo pueden ayudar a retrasar este proceso y ayudar a una persona a manejar cualquier deterioro cognitivo resultante.

Para lesiones como TBI y accidente cerebrovascular, recibir atención inmediata y efectiva puede mejorar significativamente las perspectivas.

Resumen

La atrofia cerebral se refiere a una pérdida de neuronas dentro del cerebro o una pérdida en la cantidad de conexiones entre las neuronas. Esta pérdida puede ser el resultado de una lesión, infección o condición de salud subyacente.

Los casos leves de atrofia cerebral pueden tener poco efecto sobre el funcionamiento diario. Sin embargo, la atrofia cerebral a veces puede provocar síntomas como convulsiones, afasia y demencia. Los daños graves pueden poner en peligro la vida.

Una persona debe consultar a un médico si experimenta algún síntoma de atrofia cerebral. El médico trabajará para diagnosticar la causa de la atrofia y recomendar los tratamientos adecuados.

none:  cáncer de ovarios fibromialgia oído-nariz-y-garganta