Cómo el entrenamiento de fuerza puede ayudar a las personas con diabetes

Científicos brasileños realizaron un estudio en ratones y encontraron que el entrenamiento de fuerza puede reducir la grasa del hígado y mejorar los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes.

El entrenamiento de fuerza podría ayudar a las personas con diabetes, sugieren los hallazgos de un nuevo estudio con ratones.

La insulina es una hormona que produce el páncreas para regular los niveles de azúcar en sangre. Cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o no puede usarla, se produce diabetes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la diabetes causó 1,6 millones de muertes en 2016 y que los niveles altos de azúcar en sangre influyeron en 2,2 millones de muertes en 2012.

En muchos casos, las personas pueden evitar la diabetes siguiendo una dieta saludable y haciendo ejercicio. Para desarrollar nuevos fármacos que reproduzcan algunos de los beneficios de la actividad física, un equipo de científicos de Brasil analizó los efectos del entrenamiento de fuerza en el hígado de ratones.

El nuevo estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Campinas (UNICAMP) en el estado de São Paulo, Brasil, encontró que el entrenamiento de fuerza con pesas puede reducir la grasa hepática y mejorar los niveles de azúcar en sangre en personas con obesidad y diabetes. Los resultados de la investigación aparecen en el Revista de endocrinología.

El hígado juega un papel clave en el control del azúcar en sangre y en el desarrollo de la diabetes. Este órgano produce, almacena y controla los niveles de azúcar en sangre. Si el cuerpo produce demasiada grasa, puede acumularse en el hígado y provocar inflamación e insuficiencia hepática. Las personas con sobrepeso tienen un alto riesgo de desarrollar enfermedad hepática y diabetes.

"El hígado debe producir glucosa solo en ayunas, pero si la señalización de la insulina en los tejidos está alterada, el hígado libera glucosa en el torrente sanguíneo incluso después de la ingestión de carbohidratos, cuando los niveles de insulina son altos, y esto eleva el nivel de azúcar en sangre", explica. Leandro Pereira de Moura, autor del estudio y profesor de la Facultad de Ciencias Aplicadas de la UNICAMP.

Estudiar los efectos del entrenamiento en ratones.

Los investigadores dividieron a los ratones en tres grupos:

  • El primer grupo siguió una dieta estándar y permaneció sedentario.
  • El segundo grupo siguió una dieta alta en grasas durante 14 semanas, pero permaneció sedentario.
  • El tercer grupo siguió la misma dieta que el segundo durante la misma cantidad de tiempo, pero se sometió a un entrenamiento de fuerza durante 2 semanas. Este entrenamiento consistió en subir escaleras 20 veces al día a intervalos de 90 segundos con un peso en la cola.

Al final del estudio, los hallazgos mostraron que aunque los ratones que hacían ejercicio seguían siendo obesos, sus niveles de azúcar en sangre mejoraron significativamente, mientras que los ratones del grupo obeso sedentario todavía tenían diabetes.

El protocolo de ejercicio solo duró 15 días porque los investigadores querían demostrar que los beneficios tenían una asociación directa con el entrenamiento de fuerza y ​​no con otros factores.

“Antes de comenzar el experimento, realizamos pruebas para determinar la carga máxima que podía soportar cada animal. Usamos un peso correspondiente al 70% de este límite en las sesiones de ejercicio ".

“Nuestro grupo había demostrado previamente que el sobreentrenamiento puede contribuir significativamente al desarrollo de la enfermedad del hígado graso no alcohólico. El ejercicio extenuante puede hacer más daño que bien ”, añade el profesor Moura.

Los beneficios del ejercicio en el hígado.

Los científicos analizaron los efectos del entrenamiento de fuerza en el tejido hepático y encontraron que el ejercicio redujo la grasa hepática en un 25-30% y redujo la cantidad de proteínas que causaban inflamación. Aunque los beneficios fueron significativos, los ratones del grupo de ejercicio todavía tenían aproximadamente un 150% más de grasa en el hígado que los ratones que siguieron una dieta equilibrada.

“Todo el mundo sabe que el ejercicio físico ayuda a controlar las enfermedades. Nuestra investigación se centra en cómo y por qué esto es así, en los mecanismos involucrados. Si podemos descubrir una proteína clave cuyos niveles suben o bajan con el entrenamiento, habremos dado un paso hacia el desarrollo de fármacos que imiten algunos de los beneficios del ejercicio físico ”, dice el profesor Moura.

Para evaluar estos mecanismos, los investigadores analizaron los beneficios del ejercicio sobre el control de la producción de glucosa en el hígado, también llamado gluconeogénesis hepática. Administraron piruvato, el principal sustrato que usa el hígado para producir glucosa, a los ratones para evaluar su tolerancia.

Los resultados mostraron que los ratones que hacían ejercicio producían menos glucosa que el grupo de obesos sedentarios a pesar de que recibieron la misma cantidad de piruvato. Estos hallazgos sugieren que el entrenamiento de fuerza provocó alteraciones metabólicas que hicieron que el hígado fuera más sensible a la insulina.

El equipo también investigó cómo el ejercicio redujo la grasa hepática analizando “la expresión tisular de genes asociados con la lipogénesis (síntesis de ácidos grasos y triglicéridos, que contribuyen a la acumulación de grasa) y la lipólisis (descomposición de lípidos para su uso como fuente de energía por parte del organismo). ) ". Los hallazgos mostraron una tendencia hacia una mayor acumulación de grasa en el hígado en los ratones sedentarios.

Este estudio demostró que el entrenamiento de fuerza produjo beneficios en el tejido hepático que no estaban relacionados con las contracciones esqueletomusculares. Los investigadores plantearon la hipótesis de que una proteína llamada clusterina podría desempeñar un papel en la comunicación entre los músculos y el hígado. Si la investigación adicional confirma esta hipótesis, el equipo puede probar tratamientos con alternativas sintéticas.

none:  osteoartritis estatinas cjd - vcjd - enfermedad de las vacas locas