Lo que debe saber sobre las pruebas de EEG

Un electroencefalograma, o EEG, es una prueba que ayuda a los médicos a diagnosticar problemas con la actividad eléctrica del cerebro, como convulsiones. Una prueba de EEG utiliza un capuchón especial con electrodos para detectar la actividad eléctrica del cerebro.

La prueba de EEG es una de las mejores herramientas de diagnóstico para la epilepsia y otros trastornos convulsivos. Los médicos pueden utilizar un EEG junto con las exploraciones por imágenes, como las exploraciones por TC o las resonancias magnéticas, y las pruebas de laboratorio para diagnosticar la epilepsia.

Los médicos también usan las pruebas de EEG para observar cómo otros trastornos cerebrales afectan los patrones de electricidad u ondas cerebrales en el cerebro.

En este artículo, analizamos de cerca las pruebas de EEG, incluidos sus usos y posibles resultados. También explicamos cómo los profesionales sanitarios realizan la prueba y cómo prepararse para ella.

Usos

Una prueba de EEG puede ayudar a diagnosticar y evaluar una variedad de condiciones.
Crédito de la imagen: Baburov, 2009.

Las células del cerebro se comunican entre sí mediante señales eléctricas. Ciertos trastornos relacionados con el cerebro pueden alterar estas señales. Una prueba de EEG mide los cambios en la actividad eléctrica del cerebro.

Los médicos utilizan principalmente las pruebas de EEG para diagnosticar diferentes tipos de trastornos convulsivos. Las pruebas pueden detectar la presencia de una convulsión e identificar en qué parte del cerebro ha comenzado.

Los EEG también pueden ayudar a los médicos a evaluar otras afecciones, que incluyen:

  • Confusión
  • demencia
  • Heridas en la cabeza
  • infecciones
  • tumores
  • trastornos del sueño
  • enfermedades degenerativas
  • alteraciones metabólicas que afectan la función cerebral

Procedimiento y que esperar

Durante una prueba de EEG, un técnico experto en EEG colocará una tapa de electrodo en la cabeza de la persona. Esta tapa contiene entre 16 y 25 discos metálicos planos llamados electrodos, que miden la actividad eléctrica del cerebro.

La prueba de EEG no es invasiva, dolorosa ni dañina y no tiene efectos duraderos.

Según la Epilepsy Foundation, el procedimiento suele durar aproximadamente de 20 a 40 minutos. Incluido el tiempo de preparación, la prueba completa puede durar de 1 a 1,5 horas. La persona se relajará en una silla o se acostará en una cama durante la prueba.

El técnico de EEG medirá la cabeza de la persona y podría usar un crayón de cera para marcar dónde deben ir los electrodos. Frotarán una pasta llamada gel conductor entre los electrodos y el cuero cabelludo para asegurarse de que los electrodos reciban una señal fuerte del cerebro. Hacer esto ayuda a garantizar que la grabación sea de alta calidad.

Durante la prueba, la habitación estará silenciosa y oscura. El técnico puede pedirle al individuo que ejecute varios comandos, como parpadear, mirar luces intermitentes o respirar profundamente, porque estos comportamientos pueden provocar señales eléctricas anormales.

A veces, un médico grabará un EEG en video para poder comparar las señales eléctricas con lo que le está sucediendo al cuerpo.

Si la persona tiene una convulsión durante el EEG, el técnico responderá adecuadamente para ayudarla.

Después del procedimiento, el técnico retirará los electrodos y, por lo general, la persona puede irse a casa a menos que su médico lo desaconseje. Es fácil quitar el gel de EEG del cabello.

Preparación

Las cremas o geles para peinar el cabello pueden afectar el procedimiento.

Los médicos generalmente aconsejarán a una persona que evite la cafeína durante 8 horas antes de una prueba de EEG. Una persona tampoco debe usar cremas o geles para peinar en el cabello antes de someterse a este procedimiento.

Si una persona toma algún medicamento para un trastorno convulsivo, debe hablar con su médico sobre si es seguro tomarlo antes de la prueba.

Un médico puede pedirle a una persona que limite su sueño antes de un EEG para que no duerma durante la prueba. Una prueba de EEG durante el sueño o después de la falta de sueño tiene más posibilidades de mostrar una actividad cerebral irregular.

Rangos normales

La prueba de EEG registra la actividad eléctrica y busca cualquier anomalía.

Los médicos pueden reconocer los cambios que indican la actividad cerebral relacionada con las convulsiones, a la que se refieren como actividad cerebral epileptiforme. La prueba de EEG a veces puede detectar esta actividad incluso cuando una persona no está teniendo una convulsión en ese momento. Un EEG puede involucrar respiración profunda o luces intermitentes, las cuales pueden provocar actividad epileptiforme.

Un profesional capacitado observará la salida de los registros eléctricos e interpretará si los resultados son típicos o si hay signos de actividad anormal, incluidas convulsiones.

Tener resultados de EEG normales no siempre descarta la epilepsia, ya que no muestra lo que le sucede al cerebro en otros momentos. Además, es posible tener hallazgos anormales en un EEG y no tener epilepsia. Algunos tipos de epilepsia son más difíciles de detectar que otros usando solo un EEG en el cuero cabelludo.

Interpretando los resultados

Un médico puede ayudar a interpretar los resultados del EEG.

Las pruebas de EEG demuestran lo que está sucediendo en el cerebro en el momento de la prueba. Si una persona tiene una convulsión durante un EEG, esto interrumpe la actividad cerebral normal y el técnico puede ver ondas cerebrales anormales. Estos patrones ayudan a diagnosticar la epilepsia.

Durante un EEG, el técnico colocará los electrodos en una disposición particular llamada sistema 10-20. Colocarán cada electrodo al 10% o al 20% de la distancia entre puntos específicos de la cabeza. Cada electrodo tiene un número, y el técnico colocará los electrodos con números impares en el lado izquierdo de la cabeza y los que tienen números pares en el derecho.

Cada electrodo también tiene una letra asignada, que será F para el lóbulo frontal, P para el lóbulo parietal, O para el lóbulo occipital, T para el lóbulo temporal o Z para la línea media. Los diferentes lóbulos del cerebro son responsables de funciones particulares, como el lenguaje, la memoria o el habla.

Por lo tanto, cuando un técnico o un médico observa los resultados del EEG, pueden identificar la parte del cerebro en la que se produce la actividad eléctrica anormal.

En una convulsión parcial o focal, solo algunos electrodos detectarán una actividad anormal. En una convulsión generalizada, cualquier actividad inusual se mostrará en todos los electrodos.

Los distintos tipos de ondas cerebrales en un EEG tienen diferentes nombres y los médicos los clasifican por su frecuencia, que es la cantidad de ondas por segundo. Los ejemplos incluyen ondas alfa, ondas delta y ondas de picos. Ciertos tipos de ondas ocurren en momentos específicos o en áreas particulares del cerebro.

En conjunto, toda la información sobre las ondas cerebrales anormales que proporciona una prueba de EEG puede ayudar a los médicos a identificar un trastorno convulsivo u otro trastorno del cerebro.

Resumen

Una prueba de EEG, junto con otras pruebas de diagnóstico, puede ayudar a identificar si una persona tiene epilepsia u otro trastorno convulsivo. También puede proporcionar a los médicos más información sobre otros trastornos relacionados con el cerebro.

Un EEG suele ser breve y, a menudo, se realiza de forma ambulatoria. Un técnico de EEG controlará a la persona durante la prueba.

Un médico revisará los resultados del EEG una vez que se complete la prueba. Una persona puede hacer un seguimiento con su médico con respecto a los resultados de la prueba y hacerle cualquier pregunta que pueda tener.

none:  herpes reflujo ácido - gerd conferencias