Lo que debe saber sobre la tendinitis de los isquiotibiales

La tendinitis, o tendinitis, ocurre cuando un tendón se hincha o presenta pequeños desgarros. La tendinitis generalmente se desarrolla con el tiempo. Para algunas personas, sin embargo, es una lesión repentina. Es posible que la tendinitis mejore con tratamiento en el hogar y ejercicio suave, especialmente cuando las personas comienzan el tratamiento temprano.

La tendinitis de los isquiotibiales es una lesión en uno o ambos tendones de los isquiotibiales, que forman parte de la banda gruesa de músculos y tendones llamados isquiotibiales. Los tendones de los isquiotibiales conectan los músculos isquiotibiales a la pelvis, la rodilla y las espinillas.

A medida que los isquiotibiales ayudan a doblar la rodilla, una lesión en los tendones o los músculos puede causar dolor de rodilla y dificultad para caminar o doblar la rodilla. Las personas a menudo desarrollan tendinitis debido al uso excesivo.

Con el tiempo, especialmente con un uso excesivo, los tendones de los músculos isquiotibiales pueden inflamarse e hincharse, lo que es una tendinitis de los músculos isquiotibiales. Los corredores, nadadores, ciclistas y las personas que realizan otros movimientos repetitivos de las rodillas y las piernas son más vulnerables a la tendinitis de los isquiotibiales.

Síntomas

La tendinitis de los isquiotibiales puede causar dolor alrededor de la rodilla y el muslo.

Los síntomas más comunes de la tendinitis de los isquiotibiales incluyen:

  • dolor en o cerca de la articulación de la rodilla
  • dolor que se irradia hacia arriba del muslo y posiblemente hacia la cadera o la pelvis
  • hinchazón en o alrededor de la rodilla o el muslo
  • dolor que empeora con la actividad, especialmente movimientos repetitivos
  • dificultad para mover o doblar la rodilla o dolor intenso al intentar caminar o doblar la rodilla

Las personas son más propensas a tener tendinitis de los isquiotibiales cuando hacen ejercicio de forma inadecuada, levantan pesas demasiado pesadas o vuelven a hacer ejercicio vigoroso después de un período prolongado de menos actividad. La edad avanzada también puede aumentar el riesgo de tendinitis.

Tratamiento

Las personas que sospechan que tienen tendinitis deben consultar a un médico para obtener un diagnóstico.

La tendinitis a veces se parece a otras afecciones, como la bursitis, que es la inflamación del saco de líquido que lubrica una articulación. La bursitis en la rodilla puede causar dolor intenso en la rodilla y problemas para moverla, al igual que la tendinitis de los isquiotibiales. La artritis, una afección crónica de las articulaciones, también puede causar dolor de rodilla.

El primer objetivo del tratamiento es evitar que la lesión empeore. Una persona puede descansar el tendón evitando actividades repetitivas, especialmente la actividad que causó la lesión. También pueden probar las siguientes estrategias de manejo del hogar:

  • ARROZ: Descanso, hielo, compresión y elevación. Descanse el tendón durante unos días y aplique una compresa de hielo en el lugar del dolor para reducir la hinchazón y la inflamación. Eleve la pierna por encima del pecho y comprima la lesión con una venda o una férula.
  • Masaje: Apunte el área alrededor de la rodilla, así como el muslo y la cadera. Hacer esto puede aliviar el dolor y la tensión muscular.
  • Evite estar sentado por períodos prolongados: aunque el tendón en reposo es importante, volverse más sedentario puede aumentar la tensión muscular y causar dolor en otros músculos y tendones.
  • Tome medicamentos antiinflamatorios no esteroides: estos medicamentos incluyen ibuprofeno, que puede ayudar a controlar el dolor y la hinchazón.
  • Estiramiento: pruebe ejercicios de estiramiento suaves para estimular el flujo sanguíneo al tendón, promover una mejor movilidad y ayudar a la curación.

Pueden pasar varias semanas hasta que los remedios caseros ayuden con los síntomas.

La tendinitis es a menudo una lesión crónica que aparece y desaparece. Identificar los desencadenantes de la tendinitis puede ayudar a controlar la afección.

Si el tratamiento en el hogar no funciona, el dolor es muy intenso o la tendinitis sigue reapareciendo, un médico puede inyectar corticosteroides en el tendón. Esta inyección no cura la lesión, pero puede brindar alivio durante varias semanas. En algunos casos, un médico puede recomendar una cirugía para tratar la tendinitis crónica.

La fisioterapia puede ayudar a las personas a recuperar la fuerza y ​​la movilidad. Aquellos que se han sometido a una cirugía de tendinitis pueden necesitar varios meses de fisioterapia. La fisioterapia también puede ayudar con el dolor crónico y, a veces, incluso puede reducir la necesidad de cirugía.

Ejercicios

La natación puede beneficiar a los isquiotibiales sin causar dolor.

Es importante hablar con un médico antes de hacer ejercicios para la tendinitis de los isquiotibiales y evitar ejercicios que empeoren el dolor, que pueden dañar aún más el tendón.

Algunos ejercicios que pueden resultar beneficiosos incluyen:

  • Caminar: caminar involucra los músculos y tendones de los isquiotibiales, pero no es tan duro para las articulaciones como correr.
  • Natación y aeróbicos acuáticos: la natación y los aeróbicos acuáticos pueden mantener los isquiotibiales enganchados sin el alto impacto y el dolor potencial que acompaña a correr y actividades similares.

Los estiramientos suaves promueven el flujo sanguíneo a los tendones, lo que puede aliviar la tensión y evitar que los músculos que se conectan con el tendón se tensen y adoloridos.

Las personas pueden probar los siguientes estiramientos:

  • Estiramiento de isquiotibiales de pie. Ponte de pie, adoptando una postura relajada pero manteniendo la columna recta. Coloque el talón de la pierna lesionada sobre un objeto ligeramente elevado, como un ladrillo o un taburete, mientras se sujeta a una pared o mueble resistente para mantener el equilibrio. Doble ligeramente la rodilla de la otra pierna hasta que haya un estiramiento en la pierna lesionada. Mantenga durante 10 a 20 segundos.
  • Estiramiento de isquiotibiales sentado. Siéntese erguido en una silla resistente y coloque el pie de la pierna sana en el suelo con la rodilla doblada. Luego, estire la pierna lesionada, levantando lentamente el pie hasta que se extienda hacia afuera o hasta que extender la pierna ya no sea cómodo. Mantenga durante 10 a 20 segundos.
  • Estiramiento de los isquiotibiales de vallas. Siéntese en el suelo y extienda las piernas hacia afuera. Doble y levante la rodilla de la pierna sana, luego déjela caer hacia un lado. Inclínese ligeramente hacia adelante hasta que haya un estiramiento en la pierna lesionada. Mantenga durante 10 a 20 segundos.

panorama

La tendinitis tiende a ser una enfermedad crónica. Como resultado, aunque los remedios caseros y otros tratamientos pueden ayudar con el dolor de la tendinitis, la cirugía puede ofrecer la única cura.

Sin tratamiento, la tendinitis puede empeorar mucho, por lo que es importante no ignorar los signos de esta afección. Empujar el dolor al hacer ejercicio puede causar lesiones graves en los tendones. Las lesiones en los tendones pueden cambiar el comportamiento de otros músculos y tendones, aumentando el riesgo de lesiones y dolor en otras áreas del cuerpo.

Con un tratamiento oportuno, es posible minimizar el dolor, promover la curación y reducir el riesgo de lesiones a largo plazo. Un médico puede ayudar a una persona a decidir el tratamiento correcto.

Quitar

La tendinitis puede hacer que el ejercicio se sienta imposible y puede interferir con las actividades diarias, como caminar y conducir.

Una persona no tiene que vivir con el dolor de una tendinitis no tratada. Aunque esta afección a veces es crónica, muchos remedios caseros y médicos pueden ayudar con el dolor y evitar que la afección empeore.

Las personas con tendinitis de los músculos isquiotibiales deben consultar a un médico para aliviar los síntomas y ayudar a desarrollar un plan de tratamiento.

none:  sin categorizar cáncer - oncología enfermedad del corazón