Qué saber sobre las infecciones del tracto urinario

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

Las infecciones del tracto urinario son causadas por microbios como las bacterias que superan las defensas del cuerpo en el tracto urinario. Pueden afectar los riñones, la vejiga y los conductos que corren entre ellos.

Son uno de los tipos de infección más comunes y representan alrededor de 8,1 millones de visitas al médico cada año.

El tracto urinario se puede dividir en tracto urinario superior y tracto urinario inferior. El tracto urinario superior está formado por los riñones y los uréteres, y el tracto urinario inferior está formado por la vejiga y la uretra.

Datos rápidos sobre las infecciones del tracto urinario

  • Las mujeres tienen un riesgo de por vida de más del 50 por ciento de desarrollar una infección del tracto urinario (ITU).
  • Los síntomas comunes incluyen una necesidad frecuente y fuerte de orinar y una sensación de ardor y dolor al orinar.
  • Una UTI generalmente se diagnostica en función de los síntomas y la prueba de una muestra de orina.
  • Las infecciones urinarias se pueden curar con 2 a 3 días de tratamiento.
  • Los extractos de arándano no tratan las infecciones urinarias, pero pueden ayudar a reducir el riesgo de recurrencia de las infecciones urinarias.

Causas

Muchas personas experimentarán infecciones urinarias a lo largo de su vida.

La gran mayoría de las infecciones del tracto urinario (ITU) son causadas por la bacteria. Escherichia coli (E. coli), que generalmente se encuentra en el sistema digestivo. Las bacterias de clamidia y micoplasma pueden infectar la uretra pero no la vejiga.

Las infecciones urinarias reciben diferentes nombres según el lugar donde ocurren. Por ejemplo:

  • Una infección de la vejiga se llama cistitis.
  • Una infección de la uretra se llama uretritis.
  • Una infección renal se llama pielonefritis.

Los uréteres rara vez son el lugar de la infección.

Factores de riesgo

Más del 50 por ciento de todas las mujeres experimentarán al menos una infección urinaria durante su vida, y del 20 al 30 por ciento experimentará infecciones urinarias recurrentes.

Las mujeres embarazadas no tienen más probabilidades de desarrollar una infección urinaria que otras mujeres, pero si ocurre una, es más probable que se traslade a los riñones. Esto se debe a cambios en el cuerpo durante el embarazo que afectan el tracto urinario.

Como una infección urinaria en el embarazo puede resultar peligrosa para la salud materna e infantil, la mayoría de las mujeres embarazadas se someten a pruebas para detectar la presencia de bacterias en la orina, incluso si no hay síntomas, y se tratan con antibióticos para prevenir la propagación.

Las personas de cualquier edad y sexo pueden desarrollar una infección urinaria. Sin embargo, algunas personas corren más riesgo que otras. Los siguientes factores pueden aumentar la probabilidad de desarrollar una ITU:

  • relaciones sexuales, especialmente si son más frecuentes, intensas y con parejas múltiples o nuevas
  • diabetes
  • mala higiene personal
  • problemas para vaciar la vejiga por completo
  • tener un catéter urinario
  • Incontinencia intestinal
  • flujo de orina bloqueado
  • cálculos renales
  • algunas formas de anticoncepción
  • el embarazo
  • menopausia
  • procedimientos que involucran el tracto urinario
  • sistema inmunológico suprimido
  • inmovilidad durante un largo período
  • uso de espermicidas y tampones
  • uso intensivo de antibióticos, que pueden alterar la flora natural del intestino y el tracto urinario

Síntomas

Los síntomas de una infección urinaria pueden depender de la edad, el sexo, la presencia de un catéter y la parte del tracto urinario que se ha infectado.

Los síntomas comunes de una UTI incluyen:

  • necesidad fuerte y frecuente de orinar
  • orina turbia, con sangre o con olor fuerte
  • dolor o sensación de ardor al orinar
  • náuseas y vómitos
  • dolores musculares y abdominales

Es posible que las personas con catéteres solo experimenten fiebre como síntoma, lo que dificulta el diagnóstico.

Pielonefritis aguda

La pielonefritis aguda es una infección renal repentina y grave. Si una persona desarrolla esta afección, también podría experimentar dolor en la parte superior de la espalda y en los costados, fiebre alta, temblores, escalofríos, fatiga y cambios mentales. Se considera una emergencia y debe ser evaluado por un médico de inmediato si se sospecha.

Cistitis

Si una persona tiene una infección de la vejiga, también podría experimentar fiebre baja y presión y calambres en el abdomen y la espalda baja.

Complicaciones

La mayoría de las infecciones urinarias no son graves, pero algunas pueden provocar problemas graves, en particular con las infecciones urinarias superiores.

Las infecciones renales recurrentes o duraderas pueden causar daño permanente, y algunas infecciones renales repentinas pueden poner en peligro la vida, especialmente si las bacterias ingresan al torrente sanguíneo en una afección conocida como septicemia.

También pueden aumentar el riesgo de que las mujeres den a luz bebés prematuros o con bajo peso al nacer.

Prevención

Tomar duchas en lugar de baños puede ayudar a prevenir las infecciones urinarias.

Hay varias medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de desarrollar una infección urinaria:

  • Beba mucha agua y orine con frecuencia.
  • Evite los líquidos como el alcohol y la cafeína que pueden irritar la vejiga.
  • Orine poco después de tener relaciones sexuales.
  • Límpiese de adelante hacia atrás después de orinar y defecar.
  • Mantenga limpia la zona genital.
  • Se prefieren las duchas a los baños y se evita el uso de aceites.
  • Se prefieren las toallas sanitarias o las copas menstruales a los tampones. Si desea comprar copas menstruales, hay una excelente selección en Amazon con miles de reseñas de clientes.
  • Evite el uso de diafragma o espermicida como método anticonceptivo.
  • Evite el uso de productos perfumados en el área genital.
  • Use ropa interior de algodón y ropa holgada para mantener seca el área alrededor de la uretra.

Se recomienda a las personas que se comuniquen con un médico si desarrollan los síntomas de una infección urinaria, especialmente si han desarrollado los síntomas de una posible infección renal.

Diagnóstico

El diagnóstico generalmente se realizará después de preguntar sobre los síntomas y analizar una muestra de orina para evaluar la presencia de glóbulos blancos, glóbulos rojos y bacterias.

Se utiliza un método de recolección de orina llamado "recolección limpia". Esto requiere que una persona se lave el área genital antes de proporcionar una muestra de orina a mitad del flujo. Esto ayuda a evitar que las bacterias de alrededor del área genital queden atrapadas en la muestra.

Si una persona tiene infecciones urinarias recurrentes, un médico puede solicitar más pruebas de diagnóstico para determinar si los problemas anatómicos o funcionales son los culpables. Tales pruebas pueden incluir:

  • Imágenes de diagnóstico: esto implica evaluar el tracto urinario mediante ecografías, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas, seguimiento de radiación o rayos X.
  • Urodinámica: este procedimiento determina qué tan bien almacena y libera orina el tracto urinario.
  • Cistoscopia: este examen de diagnóstico le permite al médico ver el interior de la vejiga y la uretra con una lente de cámara, que se inserta a través de la uretra a través de un tubo largo y delgado.

En los hombres

Las infecciones urinarias en los hombres son raras. La incidencia para los hombres menores de 50 años es de entre 5 y 8 hombres de cada 10,000. El riesgo de infección aumenta con la edad.

Cuando los hombres contraen una infección urinaria, infectará los mismos órganos y áreas que una infección urinaria en una mujer. Para los hombres, sin embargo, la próstata también tiene riesgo de infección.

Un hombre con un pene circuncidado tiene menos probabilidades de contraer una infección urinaria que un hombre que no se ha sometido a la circuncisión.

Los métodos de tratamiento serían similares a los que se utilizan para tratar las infecciones urinarias en mujeres.

Tratamiento

Beber mucha agua ayuda a eliminar las infecciones urinarias y reduce el riesgo de infecciones futuras.

Como las infecciones urinarias normalmente son causadas por bacterias, por lo general se tratan con antibióticos o antimicrobianos.

El tipo de medicamento y la duración del tratamiento dependerán de los síntomas y el historial médico del individuo.

Siempre se debe completar el curso completo de tratamiento para las infecciones urinarias para asegurarse de que la infección sea completamente clara y para reducir el riesgo de resistencia a los antibióticos. Los síntomas de la UTI pueden desaparecer antes de que la infección haya desaparecido por completo.

Siempre se recomienda beber muchos líquidos y orinar con frecuencia para las personas que tienen infecciones urinarias, ya que esto ayuda a eliminar las bacterias. Se pueden recetar una variedad de analgésicos para aliviar el dolor. Aplicar una almohadilla térmica en la espalda o el abdomen también puede ayudar.

Una UTI sin complicaciones es aquella que ocurre en una persona sana con un tracto urinario normal y limpio. Por lo general, estos se pueden curar con 2 a 3 días de tratamiento.

Una UTI complicada es aquella que ocurre en una persona que está debilitada por otra afección, como un embarazo o un trasplante de corazón. Las infecciones urinarias complicadas tienden a requerir períodos más prolongados de antibióticos, generalmente entre 7 y 14 días.

Para curar una infección urinaria causada por problemas dentro del sistema urinario, es necesario encontrar y corregir el problema subyacente. Si no se tratan, estas infecciones pueden provocar daño renal.

Si la persona está gravemente enferma, es posible que deba ser ingresada en un hospital para asegurarse de que ingiera suficientes líquidos y reciba la medicación adecuada. Las personas también pueden necesitar ir al hospital si son uno de los siguientes:

  • Embarazada y por lo demás enferma
  • adultos mayores
  • personas con cáncer, diabetes, esclerosis múltiple, lesión de la médula espinal u otros problemas médicos
  • personas con cálculos renales u otros cambios en el tracto urinario
  • recuperándose de una cirugía reciente del tracto urinario

Infecciones recurrentes en mujeres.

A las mujeres que tienen infecciones recurrentes de la vejiga se les puede recomendar:

  • Tome una dosis única de un antibiótico después del contacto sexual.
  • Tome una dosis única diaria de un antibiótico durante al menos 6 meses.
  • Tome un ciclo de antibiótico de 2 a 3 días si los síntomas reaparecen
  • Someterse a una terapia vaginal con estrógenos si ya han tenido la menopausia.

Remedios caseros

Hay una serie de remedios sugeridos que las personas con una infección urinaria pueden probar en casa.

Beber líquidos y orinar con frecuencia puede ayudar a eliminar las bacterias del cuerpo, y usar una almohadilla térmica durante períodos cortos puede ayudar a aliviar el malestar.

También se dice a menudo que los arándanos y sus extractos podrían tratar las infecciones urinarias.

Los extractos de arándano no ayudan a tratar las infecciones urinarias existentes, pero pueden ayudar a prevenir su desarrollo.

Esto se debe a que los arándanos contienen compuestos llamados proantocianidinas que previenen E. coli de adherirse a las paredes de los tractos digestivo y urinario.

En un gran metanálisis, los investigadores encontraron que las mujeres con infecciones urinarias recurrentes que tomaron arándano durante 12 meses tuvieron una reducción del 35 por ciento en las infecciones.

Otro gran ensayo clínico encontró que 500 miligramos (mg) de extracto de arándano tomados diariamente durante 6 meses redujeron la tasa de infección urinaria en la misma medida que 100 mg de trimetoprima, un antibiótico, sin representar un riesgo de resistencia a los antimicrobianos o superinfección en las mujeres. con infecciones urinarias recurrentes.

Las tabletas de extracto de arándano parecen ser dos veces más efectivas que el jugo de arándano para prevenir las infecciones urinarias, lo que puede deberse en parte al contenido de azúcar del jugo de arándano. Los extractos de arándano también contienen antocianinas y ácido salicílico. Esto puede tener un efecto analgésico y antiinflamatorio que puede ayudar a aliviar los síntomas de la UTI.

La Sociedad de Obstetras y Ginecólogos de Canadá recomienda productos de arándano para prevenir infecciones urinarias recurrentes, pero no para uso en infecciones urinarias activas.

Las tabletas de extracto de arándano están disponibles para comprar en línea. Se recomienda hablar con un médico para determinar la idoneidad de estas tabletas.

Los cambios en el equilibrio bacteriano del tracto genitourinario pueden aumentar la probabilidad de colonización por organismos como E. coli. El uso regular de probióticos puede ayudar a reducir el riesgo de infecciones urinarias, especialmente después de un ciclo de antibióticos.

Los probióticos están disponibles en línea como productos alimenticios, como yogures y suplementos.

En particular, Bifidobacterium longum ha demostrado una capacidad para evitar que las bacterias indeseables se adhieran a las paredes del tracto intestinal, además de mejorar la producción de productos químicos antibacterianos naturales y ácidos orgánicos, reduciendo así la probabilidad de infección urinaria.

Leer el artículo en español

none:  osteoporosis esclerosis múltiple dolor de cuerpo