Lo que necesita saber sobre el hipo

El hipo ocurre cuando la entrada de aire de una persona se bloquea momentáneamente. Puede suceder sin razón aparente. Por lo general, es una molestia menor, pero el hipo prolongado puede indicar un problema médico grave.

Cuando se forma un hipo, es debido a una contracción repentina e involuntaria del diafragma al mismo tiempo que una contracción de la laringe o laringe, y un cierre total de la glotis. Esto da como resultado una repentina ráfaga de aire en los pulmones y el familiar sonido de "hic".

La glotis es la parte media de la laringe, donde se encuentran las cuerdas vocales.

El hipo se conoce médicamente como aleteo diafragmático sincrónico o singultus (SDF). Pueden ocurrir individualmente o en episodios. A menudo son rítmicos, lo que significa que el intervalo entre cada hipo es relativamente constante.

La mayoría de las personas tienen hipo de vez en cuando y, por lo general, se resuelven sin tratamiento en unos minutos.

En raras ocasiones, puede haber hipo prolongado o crónico, que puede durar un mes o más. El hipo que dura más de 2 meses se conoce como hipo intratable.

Si un episodio dura más de 48 horas, esto se considera persistente y la persona debe consultar a un médico. Podría ser un signo de una afección médica más grave. Esto tiende a ser más común en hombres que en mujeres.

El caso de hipo más largo registrado duró 60 años.

Datos rápidos sobre el hipo

  • La causa exacta del hipo sigue sin estar clara, pero el hipo crónico está relacionado con una amplia gama de afecciones médicas, que incluyen accidentes cerebrovasculares y problemas gastrointestinales.
  • La mayoría de los casos se resuelven sin tratamiento, pero el hipo prolongado puede provocar complicaciones como insomnio y depresión.
  • Si el hipo dura más de 48 horas, la persona debe consultar a un médico, quien puede recetarle relajantes musculares.
  • Evitar el alcohol y no comer demasiado rápido puede ayudar a reducir la posibilidad de hipo.

Causas

El hipo puede ocurrir después de comer alimentos picantes, beber alcohol y una variedad de otras situaciones.

La Organización Nacional de Enfermedades Raras (NORD) describe el hipo como "una contracción espasmódica involuntaria del músculo en la base de los pulmones (diafragma) seguida del cierre rápido de las cuerdas vocales".

Una amplia gama de afecciones subyacentes pueden desencadenar hipo crónico o persistente.

No está claro exactamente cómo o por qué ocurren los episodios cortos de hipo, pero algunos factores se han asociado con un mayor riesgo de padecerlos.

Factores de estilo de vida

Lo siguiente puede desencadenar hipo:

  • comida caliente o picante que irrita el nervio frénico, que está cerca del esófago
  • gas en el estómago que presiona contra el diafragma
  • comer demasiado o causar distensión del estómago
  • beber refrescos, líquidos calientes o bebidas alcohólicas, especialmente bebidas carbonatadas
  • experimentando estrés o emociones fuertes

Se sabe que algunos medicamentos, como los opiáceos, las benzodiazepinas, la anestesia, los corticosteroides, los barbitúricos y la metildopa, causan hipo.

Condiciones médicas

A menudo, el hipo se produce de forma inesperada y ni el paciente ni el médico pueden identificar su causa probable.

Sin embargo, varias afecciones médicas se han relacionado con el hipo crónico.

Éstos incluyen:

  • afecciones gastrointestinales, incluida la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), una obstrucción del intestino delgado o la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • afecciones respiratorias, como pleuresía del diafragma, neumonía o asma
  • consumo excesivo y habitual de alcohol
  • afecciones que afectan el sistema nervioso central (SNC), incluida una lesión cerebral traumática (TNI), encefalitis, un tumor cerebral o un accidente cerebrovascular
  • afecciones que irritan el nervio vago, como meningitis, faringitis o bocio
  • reacciones psicológicas, que incluyen dolor, emoción, ansiedad, estrés, comportamiento histérico o conmoción
  • afecciones que afectan el metabolismo, como hiperglucemia, hipoglucemia o diabetes
  • problemas de hígado y riñón
  • cáncer, ya sea como resultado del daño causado por la afección o como efecto secundario del tratamiento, como la quimioterapia.
  • afecciones del sistema nervioso autónomo, que también afectan la respiración, la sudoración, los latidos del corazón, el hipo y la tos

Otras afecciones incluyen irritación de la vejiga, cáncer de hígado, pancreatitis, embarazo y hepatitis. La cirugía, los tumores y las lesiones también pueden ser factores de riesgo.

Tratamiento

La mayoría de los casos de hipo desaparecen después de unos minutos u horas sin tratamiento médico. Si persisten, consulte a su médico.

Algunos consejos pueden ayudar, pero su efectividad es incierta.

Consejos para deshacerse del hipo

Los siguientes pasos pueden ayudar a eliminar el hipo:

  • Beba lentamente agua helada o haga gárgaras con agua muy fría.
  • Aguante la respiración por un tiempo breve, exhale, luego hágalo nuevamente tres o cuatro veces, y haga esto cada 20 minutos.
  • Mientras traga, presione suavemente su nariz.
  • Ejerza una presión suave sobre el diafragma.
  • Muerde un limón.
  • Trague un poco de azúcar granulada.
  • Tome una pequeña cantidad de vinagre, lo suficiente al gusto.
  • Respire dentro y fuera de una bolsa de papel, pero nunca de una bolsa de plástico y nunca cubra su cabeza con la bolsa.
  • Siéntese y abrace sus rodillas lo más cerca posible de su pecho durante un breve período de tiempo.
  • Inclínese hacia adelante para comprimir suavemente su pecho.
  • Las terapias alternativas pueden incluir acupuntura e hipnosis.
  • Tire suavemente de la lengua.
  • Frote los globos oculares.
  • Pon tu dedo en tu garganta para activar un reflejo nauseoso.

Muchos de estos consejos se han transmitido de generación en generación. Pueden ser efectivos, pero hay poca investigación que respalde su uso.

Medicamentos

Si una persona tiene una afección subyacente, el manejo de la afección probablemente resolverá el hipo.

Si el hipo prolongado interfiere con la calidad de vida de una persona, el médico puede recetar un medicamento.

Los siguientes medicamentos pueden ayudar si no parece haber ningún problema de salud subyacente:

  • baclofeno (Lioresal), un relajante muscular
  • gabapentina, un medicamento anticonvulsivo que se prescribe comúnmente para el dolor neuropático, esto puede ayudar a aliviar los síntomas del hipo

Si no funcionan, se recomienda lo siguiente:

  • clorpromazina o haloperidol, medicamentos antipsicóticos que pueden aliviar el hipo
  • metoclopramida (Reglan), un medicamento contra las náuseas, que puede ayudar a algunas personas con hipo

La efedrina o la ketamina pueden tratar el hipo relacionado con la anestesia o la cirugía.

El médico generalmente prescribirá un tratamiento de dos semanas de dosis baja. Pueden aumentar gradualmente la dosis hasta que desaparezca el hipo.

El curso y la dosis dependerán de la gravedad del hipo, la salud general del paciente y su edad.

Cirugía

En casos graves que no han respondido a otro tratamiento, un cirujano puede inyectar medicamentos en el nervio frénico para bloquear temporalmente la acción del nervio o cortar el nervio frénico en el cuello.

Complicaciones

El hipo prolongado puede provocar complicaciones como:

  • Pérdida de peso y deshidratación: si el hipo es prolongado y ocurre a intervalos cortos, puede resultar difícil comer adecuadamente.
  • Insomnio: si el hipo prolongado persiste durante las horas de sueño, puede ser difícil conciliar el sueño o permanecer dormido.
  • Fatiga: el hipo prolongado puede ser agotador, especialmente si dificulta el sueño o la alimentación.
  • Problemas de comunicación: puede ser difícil para la persona hablar.
  • Depresión: el hipo a largo plazo puede aumentar el riesgo de desarrollar depresión clínica.
  • Retraso en la cicatrización de heridas: el hipo persistente puede dificultar la cicatrización de las heridas posquirúrgicas, lo que aumenta el riesgo de infecciones o sangrado después de la cirugía.

Otras complicaciones incluyen latidos cardíacos irregulares y reflujo gastroesofágico (ERGE).

Diagnóstico

Los hipo que duran menos de 48 horas no suelen necesitar atención médica, ya que se resuelven por sí solos.

Si persisten por más tiempo, se debe consultar a un médico.

El médico puede preguntar cuándo comenzó el hipo, con qué frecuencia ocurren, con qué frecuencia, si ocurren todo el tiempo y qué estaba haciendo una persona antes de que comenzaran.

Probablemente realizarán un examen físico general y un examen neurológico para verificar que la persona:

  • reflejos
  • equilibrio
  • coordinación
  • vista
  • sentido del tacto
  • fuerza muscular
  • tono muscular

Si una afección subyacente puede ser la causa, se pueden solicitar las siguientes pruebas:

  • análisis de sangre, para detectar infección, enfermedad renal o diabetes
  • Pruebas de imágenes, como radiografías, tomografías computarizadas o resonancias magnéticas, para evaluar cualquier anomalía anatómica que pueda estar afectando los nervios frénico o vago o el diafragma.
  • Prueba endoscópica, en la que se pasa un endoscopio, un tubo flexible con una pequeña cámara en el extremo, por la garganta del paciente para revisar la tráquea o el esófago.
  • es electrocardiograma (ECG), para verificar si hay afecciones relacionadas con el corazón midiendo la actividad eléctrica en el corazón

Prevención

Algunas causas del hipo se pueden prevenir.

Las formas de reducir el riesgo incluyen:

  • evitando cambios bruscos de temperatura
  • no beber alcohol ni refrescos
  • comer moderadamente y no demasiado rápido

La mayoría de los hipo son breves y desaparecen al poco tiempo, pero si persisten o si le preocupan otros síntomas, debe consultar a un médico.

none:  suplementos drogas Enfermedades tropicales