Anorexia nerviosa: lo que necesita saber

La anorexia nerviosa es una afección de salud mental grave y un trastorno alimentario potencialmente mortal. Sin embargo, con el tratamiento adecuado, la recuperación es posible.

La anorexia nerviosa a menudo implica desafíos emocionales, una imagen corporal poco realista y un miedo exagerado a aumentar de peso. Sin embargo, puede afectar a las personas de manera diferente.

En algunos casos, una persona puede perder una cantidad significativa de peso y demostrar los comportamientos característicos de la anorexia, pero no tener un peso corporal o un índice de masa corporal (IMC) muy bajo. Los investigadores se refieren a esto como anorexia nerviosa atípica.

La anorexia nerviosa a menudo aparece durante la adolescencia o la adultez temprana de una persona, pero a veces puede comenzar en la preadolescencia o más tarde en la vida.

La gente suele pensar en la anorexia nerviosa en relación con las mujeres, pero puede afectar a personas de cualquier sexo o género. Las investigaciones sugieren que el riesgo de trastornos alimentarios puede ser mayor entre las personas transgénero que entre las personas cisgénero.

Las estadísticas muestran que los hombres representan alrededor del 25% de las personas con anorexia y que es más probable que los efectos pongan en peligro la vida de los hombres que de las mujeres. La razón de esto es que los varones suelen recibir un diagnóstico posterior debido a la creencia errónea de que no les afecta.

La anorexia nerviosa es diferente a la anorexia. La anorexia significa pérdida de apetito o incapacidad para comer y puede ser un síntoma de diversas enfermedades.

¿Qué es la anorexia nerviosa?

Kong Bui / EyeEm / Getty Images

Una persona con anorexia nerviosa restringirá intencionalmente su ingesta de alimentos como una forma de ayudarla a manejar los desafíos emocionales. Estos a menudo implican el miedo a aumentar de peso o el deseo de perder peso.

Las restricciones dietéticas pueden provocar deficiencias nutricionales, que pueden afectar gravemente la salud en general y dar lugar a complicaciones potencialmente mortales.

Los desafíos emocionales y psicológicos de la anorexia nerviosa pueden ser difíciles de superar para una persona.

La terapia incluye asesoramiento, asesoramiento nutricional y atención médica. Algunas personas pueden necesitar tratamiento en el hospital.

Existen muchos mitos sobre los trastornos alimentarios. Estos pueden llevar a suposiciones falsas y afectar las posibilidades de una persona de buscar y obtener ayuda.

Obtenga más información sobre los mitos que rodean los trastornos alimentarios y los hechos reales.

Síntomas

La anorexia nerviosa es una condición compleja. El signo principal es una pérdida de peso significativa o un peso corporal bajo. En la anorexia nerviosa atípica, la persona aún puede tener un peso moderado a pesar de una pérdida de peso sustancial.

La falta de nutrientes puede provocar otros signos y síntomas físicos, que incluyen:

  • pérdida severa de masa muscular
  • apatía, fatiga o agotamiento
  • presión arterial baja
  • aturdimiento o mareos
  • baja temperatura corporal con manos y pies fríos o, posiblemente, hipotermia
  • estómago hinchado o con malestar
  • piel seca
  • manos y pies hinchados
  • perdida de cabello
  • pérdida de la menstruación o períodos menos frecuentes
  • esterilidad
  • insomnio
  • pérdida de densidad ósea, lo que aumenta el riesgo de fracturas
  • uñas quebradizas
  • estreñimiento
  • ritmos cardíacos irregulares o anormales
  • lanugo, que es un vello fino y suave en el cuerpo
  • aumento del vello facial
  • mal aliento y caries, en personas que vomitan con frecuencia

La persona también puede demostrar ciertos comportamientos, como:

  • limitar su ingesta total de alimentos o la variedad de alimentos que consumen
  • mostrar una preocupación excesiva por el peso, el tamaño corporal, la dieta, las calorías y la comida
  • hacer mucho ejercicio, tomar laxantes o provocar el vómito
  • evaluar su peso y tamaño corporal con frecuencia
  • hablando de estar "gordo" o tener sobrepeso
  • negar sentir hambre o evitar las comidas
  • Desarrollar rituales alimentarios, como comer alimentos en un orden específico.
  • cocinar para otros sin comer
  • apartarse de los amigos y la interacción social
  • mostrando signos de depresión

La persona puede asociar la comida y el comer con la culpa. Pueden parecer inconscientes de que algo anda mal o no estar dispuestos a reconocer sus problemas relacionados con la alimentación.

La anorexia nerviosa afecta a las personas de manera diferente. No todas las personas con la afección se comportarán de la misma manera, y algunas personas pueden experimentar anorexia nerviosa atípica, lo que significa que no tendrán un peso corporal bajo.

Causas

Las preocupaciones sobre el peso y la forma del cuerpo suelen ser características de la anorexia nerviosa, pero pueden no ser la causa principal. Los expertos no saben exactamente por qué ocurre la afección, pero pueden influir factores genéticos, ambientales, biológicos y de otro tipo.

Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de una persona incluyen:

  • críticas anteriores sobre sus hábitos alimenticios, peso o forma corporal
  • un historial de burlas o acoso, especialmente sobre el peso o la forma del cuerpo
  • un sentido de presión de la sociedad o de su profesión para ser delgado
  • baja autoestima
  • ansiedad
  • tener una personalidad que tiende a la obsesión o al perfeccionismo
  • abuso sexual
  • una historia de dieta
  • Presión para adaptarse a normas culturales que no son las suyas.
  • trauma histórico, como el racismo

Para algunas personas, la anorexia nerviosa se desarrolla como una forma de ganar control sobre un aspecto de su vida. A medida que la persona ejerce control sobre su ingesta de alimentos, esto se siente como un éxito y, por lo tanto, el comportamiento continúa.

Factores biológicos y genéticos

Una persona también puede tener una mayor probabilidad de desarrollar un trastorno alimentario si:

  • un pariente cercano ha tenido un trastorno similar
  • hay antecedentes familiares de depresión u otros problemas de salud mental
  • tienen diabetes tipo 1

En 2015, los investigadores encontraron que las personas con anorexia nerviosa pueden tener diferentes comunidades microbianas intestinales que aquellas sin la afección. Esto podría contribuir a la ansiedad, la depresión y una mayor pérdida de peso.

La pandemia de COVID-19 está afectando a muchas personas con trastornos alimentarios. Aprenda algunas formas de afrontar la situación.

Diagnóstico

El diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno aumentan las posibilidades de un buen resultado.

El médico puede hacerle preguntas a la persona para tener una idea de sus hábitos alimenticios, peso y salud mental y física en general.

Pueden solicitar pruebas para descartar otras afecciones médicas subyacentes con signos y síntomas similares, como malabsorción, cáncer y problemas hormonales.

La Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación afirma que los siguientes criterios pueden ayudar a los médicos a realizar un diagnóstico. Sin embargo, señalan que no todas las personas con un trastorno alimentario grave cumplirán con todos estos criterios.

  1. Restricción de la ingesta de energía y peso corporal significativamente bajo para la edad, el sexo y la salud general de la persona.
  2. Miedo intenso a subir de peso o engordar, a pesar de tener bajo peso.
  3. Cambios en la forma en que la persona experimenta su peso o forma corporal, un impacto indebido del peso o la forma corporal en la autoimagen de la persona o la negación de que su bajo peso corporal actual es un problema.

Tratamiento y recuperación

Un profesional de la salud elaborará un plan integral para abordar las necesidades específicas de la persona.

Involucrará a un equipo de especialistas que pueden ayudar a la persona a superar los desafíos físicos, emocionales, sociales y psicológicos que enfrenta.

Las estrategias incluyen:

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC), que puede ayudar a la persona a encontrar nuevas formas de pensar, comportarse y manejar el estrés.
  • consejería familiar e individual, según corresponda
  • Terapia nutricional, que proporciona información sobre cómo utilizar los alimentos para desarrollar y mantener la salud.
  • medicación para tratar la depresión y la ansiedad
  • suplementos para resolver las deficiencias nutricionales
  • tratamiento hospitalario, en algunos casos

Puede ser un desafío para una persona con anorexia nerviosa participar en un tratamiento. Como resultado, la participación de la persona en la terapia puede fluctuar. Pueden ocurrir recaídas, especialmente durante los primeros 2 años de tratamiento.

La familia y los amigos pueden brindar un apoyo crucial. Si pueden comprender la afección e identificar sus signos y síntomas, pueden ayudar al individuo durante la recuperación y ayudar a prevenir una recaída.

Tratamiento hospitalario

Es posible que la persona deba pasar tiempo en el hospital si tiene:

  • un IMC muy bajo
  • desnutrición
  • complicaciones debido a una ingesta inadecuada de alimentos
  • una negativa persistente a comer
  • una emergencia psiquiátrica

El tratamiento permitirá un aumento gradual de la ingesta de alimentos para restaurar la salud en general.

Complicaciones

Las complicaciones pueden afectar todos los sistemas corporales y pueden ser graves.

Incluyen problemas con:

  • el sistema cardiovascular
  • la sangre, como un recuento bajo de glóbulos blancos o rojos
  • El sistema digestivo
  • los riñones
  • desequilibrios hormonales
  • fuerza de los huesos

Algunos de estos problemas pueden poner en peligro la vida. Además de los efectos físicos de una mala nutrición, la persona puede tener un alto riesgo de suicidio.

Una publicación en el sitio web del Instituto Nacional de Salud Mental en 2012 describió la anorexia nerviosa como la condición de salud mental con más probabilidades de ser fatal.

Por este motivo, el diagnóstico y el tratamiento precoces son fundamentales.

Viviendo con anorexia nerviosa

Maria Rago, Ph.D., presidenta de la Asociación Nacional de Anorexia Nerviosa y Trastornos Asociados (ANAD), ofreció Noticias médicas hoy los siguientes consejos para cualquier persona que crea que ellos o un ser querido pueden tener anorexia nerviosa:

  • Sea amable y respetuoso en lugar de juzgar.
  • Busque proveedores de tratamiento para encontrar buenos compatibles y reúnase con algunas de las personas para decidir quién puede ayudar mejor.
  • Considere un equipo de tratamiento, que incluye un dietista, un terapeuta y un psiquiatra, todos los cuales deben especializarse en trastornos alimentarios.
  • Asegúrese de obtener toda la educación y el apoyo posibles.
  • Revise el plan de tratamiento y haga cambios cuando lo crea mejor.

La Sra. Rago señaló que ANAD tiene grupos de apoyo gratuitos y programas de tutoría para la recuperación y que invitan a las personas a aprovechar los servicios gratuitos. “La ayuda adecuada puede cambiar tu vida e incluso salvarla”, dijo.

Resumen

La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario y una enfermedad mental grave. Implica restringir la ingesta de alimentos, lo que puede provocar deficiencias nutricionales graves.

Los efectos de la anorexia nerviosa pueden poner en peligro la vida, pero el asesoramiento, la medicación y el tratamiento de los problemas de salud mental subyacentes pueden ayudar a las personas con esta afección.

Si una persona tiene signos de anorexia nerviosa, debe buscar ayuda médica. Es más probable que el diagnóstico y el tratamiento tempranos conduzcan a un resultado positivo.

none:  esquizofrenia it - internet - correo electrónico fibrosis quística