¿Pueden los bebés y los niños pequeños beber leche de almendras?

La leche de almendras es una alternativa común a la leche de vaca para adultos, pero los bebés en desarrollo tienen diferentes necesidades nutricionales.

La mayoría de los médicos y la Academia Estadounidense de Pediatría recomiendan que los bebés menores de 1 año tomen leche materna o, si no hay leche materna disponible, fórmula infantil a base de lácteos o soya, a menos que se indique lo contrario.

Los expertos aconsejan introducir solo otras leches, como la leche de vaca o la leche de almendras, después del primer cumpleaños de un bebé, ya que el perfil de nutrientes específico en la leche materna y de fórmula es esencial para el desarrollo.

La leche de almendras se puede administrar de manera segura a la mayoría de los niños pequeños, pero no reemplaza la leche materna ni la fórmula infantil.

La leche de almendras puede ser un sustituto saludable de la leche de vaca en algunos casos, pero existen algunas diferencias nutricionales a tener en cuenta al hacer el cambio.

¿Pueden los bebés beber leche de almendras?

La leche de almendras es popular entre las personas que evitan los lácteos.

Algunas personas pueden dar leche de almendras a niños que son intolerantes a la lactosa o si evitan los lácteos por otras razones.

Los niños pequeños pueden beber leche de almendras una o dos veces al día entre períodos de lactancia o comer otros alimentos, pero solo cuando tienen más de 12 meses de edad.

La leche de almendras está hecha de almendras finamente molidas y agua. Otros ingredientes pueden incluir espesantes, edulcorantes y aromatizantes, como vainilla. Muchos fabricantes también agregan nutrientes, como vitamina A, vitamina D y calcio.

La leche de almendras puede ser un complemento seguro para la dieta de un niño pequeño, pero ninguna leche se comparará con los nutrientes proporcionados por la leche materna o la fórmula infantil.

La leche de almendras no debe usarse para reemplazar la leche materna o la fórmula, ya que los bebés en desarrollo necesitan vitaminas y nutrientes específicos que proporcionan este tipo de leche.

Si a alguien le preocupa que un niño pueda ser intolerante a la lactosa, hable con el médico del niño. La intolerancia a la lactosa es más común en niños mayores y adultos que en bebés y niños pequeños.

Si usa leche de almendras para complementar la dieta de un niño pequeño, asegúrese de que:

  • la leche es baja en azúcar o sin azúcar
  • la leche está fortificada con calcio y vitaminas A y D
  • el bebé consume otras formas de grasas y proteínas

Pregúntele a un pediatra acerca de los ingredientes agregados, como saborizantes o espesantes.

También es fundamental saber si el bebé es alérgico a las nueces. Si los familiares del bebé tienen alergia a las nueces, es mejor evitar las nueces por completo y consultar con un pediatra antes de introducir cualquier tipo de leche de nueces en la dieta del bebé.

¿Cómo se compara la leche de almendras con la leche de vaca?

Los diferentes tipos de leche varían en su contenido nutricional.

Nutricionalmente, la leche de vaca y la leche de almendras varían significativamente. Algunos médicos recomiendan usar leche entera de vaca para los bebés destetados de 1 a 2 años porque tiene una alta concentración de grasa.

Una sola taza de leche entera contiene aproximadamente 8 gramos (g) de grasa, que el cerebro del bebé en desarrollo necesita para crecer. En comparación, la leche de almendras sin azúcar contiene solo 2,5 g de grasa.

Según el mismo informe, la leche de vaca también es más rica en proteínas que la leche de almendras: 1 taza de leche entera contiene casi 8 gramos de proteína, pero 1 taza de leche de almendras fortificada contiene solo 1 gramo de proteína.

Sin embargo, si estas grasas y proteínas se complementan en algún otro lugar de la dieta del bebé, la leche de almendras puede ser un sustituto apropiado de la leche entera en los niños pequeños.

La leche de vaca también es más alta en azúcares naturales en comparación con la leche de almendras sin azúcar. Las personas deben tener cuidado y buscar leche de almendras sin azúcar, ya que las marcas endulzadas o aromatizadas pueden contener más azúcar que la leche de vaca.

La otra consideración son las diferencias en nutrientes y minerales vitales entre los dos tipos de leche. Una taza de leche de vaca enriquecida con vitaminas contiene:

  • 276 miligramos (mg) de calcio
  • 322 mg de potasio
  • 205 mg de fósforo
  • 105 mg de sodio
  • 395 unidades (UI) de vitamina A
  • 124 UI de vitamina D

La misma cantidad de leche de almendras sin azúcar puede contener:

  • 482 mg de calcio
  • 176 mg de potasio
  • 24 mg de fósforo
  • 189 mg de sodio
  • 499 UI de vitamina A
  • 101 UI de vitamina D

Después de que un bebé tiene 1 año, la leche de cualquier tipo solo debe complementar su dieta y no debe reemplazar a otros alimentos integrales.

Ni la leche de almendras ni la leche de vaca normal son buenos sustitutos de la leche materna o de fórmula para bebés menores de 1 año. A cualquier edad, si el niño está amamantando, no es necesaria otra leche.

Así como algunos bebés pueden ser alérgicos a las nueces o almendras, algunos bebés también pueden ser alérgicos o intolerantes a la leche de vaca. Si algún miembro de la familia cercana del bebé es intolerante a la lactosa, hable con el médico del niño sobre qué darle de beber.

Otras leches no lácteas para lactantes

Si la leche de almendras no parece la opción correcta, las personas que buscan alternativas sin lácteos para darle a su niño en crecimiento pueden preferir otras leches de origen vegetal, como:

  • leche de coco
  • leche de arroz
  • Leche de cáñamo
  • leche de soja
  • leche de avena
  • leche de avellana

Antes de comprar leches de origen vegetal, asegúrese siempre de que estén fortificadas con vitaminas y minerales y tengan un bajo contenido de azúcar.

Riesgos y consideraciones

Los niños de 1 año no deben llenarse de líquidos con demasiada frecuencia.

La leche de almendras fortificada con vitaminas y minerales puede ser un complemento seguro para la dieta de un niño pequeño. Sin embargo, los ingredientes agregados como los espesantes y edulcorantes no son ideales para un niño.

La leche de almendras es baja en grasas y proteínas, y un niño pequeño que bebe leche de almendras necesitará consumir mucha grasa y proteína en su dieta de otras fuentes.

Los bebés pueden tener una reacción alérgica a las leches de nueces, por lo que siempre hable con un médico antes de agregar la leche de almendras a la dieta.

Una vez que tienen 1 año, los bebés no deben consumir más de 16 a 24 onzas de leche (que no sea la leche materna) por día. Es esencial que los niños pequeños mayores de 1 año obtengan la mayor parte de su nutrición de los alimentos y no se llenen de líquidos que no les brinden una nutrición equilibrada.

Resumen

Agregar una o dos porciones al día de leche de almendras fortificada a una dieta completa es una alternativa segura a la leche de vaca para los niños pequeños en desarrollo.

No le dé leche de vaca, leche de almendras o tipos de leche a los niños pequeños hasta su primer cumpleaños. Los bebés menores que esto solo deben tomar leche materna o fórmula infantil.

none:  cáncer - oncología salud de los hombres sistema pulmonar