Causas de hinchazón de piernas y tobillos

Hay varias causas potenciales de hinchazón de piernas y tobillos. Algunas causas, como estar de pie o caminar durante períodos prolongados, son normales y generalmente inofensivas. Sin embargo, la hinchazón repentina o crónica de las piernas y los tobillos puede indicar un problema de salud subyacente.

Este artículo describe algunas de las posibles causas de la hinchazón de piernas y tobillos, y algunas de las opciones de tratamiento disponibles.

Fotos

Causas de piernas y tobillos hinchados

A continuación se presentan ocho posibles causas de hinchazón de piernas y tobillos.

1. Lesión en el pie o el tobillo

Una lesión en el pie o el tobillo puede causar hinchazón en el tobillo y la parte inferior de la pierna. Una de las causas más comunes de lesiones en esta área es un esguince de tobillo.

Un esguince de tobillo puede ocurrir como resultado de un simple paso en falso o una lesión deportiva o de ejercicio. Ocurre cuando los ligamentos que conectan el tobillo con el pie y la pierna se desalinean.

Una persona que tiene un esguince de tobillo puede experimentar dolor y movilidad limitada en el tobillo o el pie.

Tratamiento

El tratamiento más común para las lesiones de pie o tobillo es el procedimiento RICE. RICE es un acrónimo que significa:

  • Descanso: el reposo del pie afectado ayuda a prevenir un daño mayor.
  • Hielo: la aplicación de hielo sobre la lesión ayuda a adormecer el dolor y reducir la hinchazón. Las personas deben envolver hielo en una toalla antes de aplicarlo sobre la piel. Idealmente, las personas deberían aplicar la bolsa de hielo durante 10 a 20 minutos, tres o más veces al día.
  • Compresión: el uso de un vendaje de compresión ayudará a reducir la hinchazón.
  • Elevación: elevar el pie o el tobillo por encima del nivel del corazón ayudará a reducir la hinchazón.

2. Infección

Una infección en los pies, los tobillos y la parte inferior de las piernas puede causar hinchazón en esta área.

Las personas que tienen diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar una infección en los pies. Por lo tanto, deben inspeccionarse los pies con regularidad para detectar magulladuras, cortes y raspaduras.

Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK), las personas que tienen diabetes y una infección no tratada en el pie o las piernas pueden desarrollar gangrena. La gangrena es donde los tejidos corporales mueren como resultado de una infección severa o un suministro sanguíneo reducido.

Tratamiento

El tratamiento para una infección del pie depende de su gravedad. En la mayoría de los casos, un médico le recetará antibióticos para tratar la infección bacteriana.

Si la infección ha provocado gangrena, la persona puede requerir cirugía para extirpar los dedos o el pie dañados.

3. Linfedema

El linfedema es una afección en la que el exceso de líquido se acumula en los tejidos del cuerpo y causa hinchazón. El linfedema ocurre cuando los ganglios linfáticos de una persona se dañan o están ausentes debido a la extirpación quirúrgica.

Los ganglios linfáticos son glándulas que forman parte del sistema inmunológico del cuerpo. Son responsables de ayudar a eliminar los fluidos de varias partes del cuerpo. Si los ganglios linfáticos de la pelvis están dañados o ausentes, esto puede hacer que se acumule líquido en las piernas.

Una persona que tiene linfedema puede experimentar una sensación de pesadez o hinchazón en las piernas u otras partes del cuerpo afectadas.

Tratamiento

Según el Centro Oncológico Memorial Sloan Kettering, algunas opciones de tratamiento para el linfedema incluyen:

  • vendar la pierna afectada
  • usando medias de compresión
  • masajear los ganglios linfáticos para estimular el drenaje
  • realizar ejercicios suaves para estimular el drenaje
  • practicar un buen cuidado de la piel para reducir el riesgo de infección y linfedema asociado

4. Insuficiencia venosa

Las venas dentro de las piernas de una persona contienen válvulas especiales que evitan que la sangre fluya hacia atrás. La insuficiencia venosa es una condición en la que estas válvulas ya no funcionan correctamente.Como resultado, las venas ya no transportan cantidades adecuadas de sangre desde las piernas hasta el corazón.

Cuando una persona tiene insuficiencia venosa, su sangre fluye hacia abajo por las piernas y queda atrapada en los tejidos blandos de la parte inferior de las piernas y los tobillos.

Una persona con insuficiencia venosa también puede experimentar:

  • úlceras cutáneas
  • cambios en el color de la piel
  • infección

Tratamiento

Según Stanford Health, el tratamiento de la insuficiencia venosa implica devolver el flujo sanguíneo a las piernas. Esto puede involucrar:

  • evitando cruzar las piernas al sentarse o acostarse
  • elevando las piernas
  • realizar ejercicio regular
  • usando medias de compresión

Las personas también pueden recibir medicamentos para tratar la insuficiencia venosa. El tipo de medicamento que reciba una persona dependerá de la gravedad de su afección y de su salud en general.

5. Coágulo de sangre

Un coágulo de sangre en las piernas puede hacer que los tobillos y las piernas de una persona se hinchen. Los coágulos de sangre en las piernas tienden a desarrollarse en un lado de la extremidad.

Hay dos tipos principales de coágulos de sangre:

  • coágulos de sangre superficiales, que se producen en una vena más cercana a la superficie de la piel
  • coágulos de sangre en las venas profundas o "trombosis de las venas profundas" (TVP), que se producen en una vena profunda del cuerpo

Una persona debe buscar atención médica inmediata si experimenta alguno de los siguientes síntomas de un coágulo de sangre:

  • hinchazón y dolor en una pierna
  • un dolor intenso en la pierna afectada
  • un área de piel caliente en la pierna afectada
  • un área de piel roja detrás y debajo de la rodilla
  • un cambio en el color de la pierna
  • fiebre baja

A veces, una parte del coágulo se desprende y viaja al corazón, los pulmones o el cerebro. Esto puede poner en peligro la vida si no se trata.

Tratamiento

Por lo general, las personas que tienen un coágulo de sangre reciben medicamentos anticoagulantes, que ayudan a evitar que los coágulos se agranden. También ayudan a prevenir la formación de nuevos coágulos.

Dos medicamentos anticoagulantes comunes son la heparina y la warfarina.

6. Enfermedad hepática

El hígado produce albúmina, que es una proteína que evita que el líquido salga de los vasos sanguíneos y llegue a los tejidos corporales circundantes.

Un hígado enfermo no produce suficiente albúmina. Por lo tanto, la enfermedad hepática puede hacer que el líquido se acumule en piernas, tobillos y pies.

La mayoría de las personas que tienen una enfermedad hepática no experimentan síntomas hasta que han desarrollado un daño hepático severo o cirrosis.

Tratamiento

La única cura para la cirrosis hepática es un trasplante de hígado. Sin embargo, el tratamiento tiene como objetivo controlar la enfermedad y prevenir más complicaciones. Los tratamientos también pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas de la cirrosis.

Las personas que experimentan hinchazón de las piernas como resultado de la cirrosis pueden requerir diuréticos, como espironolactona o furosemida. Las personas también pueden necesitar reducir su ingesta dietética de sal, ya que hacerlo puede aliviar la retención de líquidos.

7. Enfermedad renal

La función principal del riñón es regular la cantidad de agua en el cuerpo y equilibrar los niveles de sal y otros minerales en la sangre.

Los riñones que están gravemente dañados por una enfermedad no pueden filtrar la sangre de manera eficaz y excretar líquidos y otros productos de desecho a través de la orina. Esto puede provocar una acumulación de líquido y otros productos de desecho dentro del cuerpo, incluso en la parte inferior de las piernas y los tobillos.

Algunas otras señales de advertencia temprana de enfermedad renal incluyen:

  • manos o pies hinchados, o hinchazón persistente alrededor de los ojos
  • micción más frecuente, especialmente por la noche
  • presión arterial alta o hipertensión
  • sangre o proteínas en la orina

Tratamiento

El tratamiento de la enfermedad renal depende de su causa subyacente. Según la National Kidney Foundation, algunas causas, como las infecciones del tracto urinario y los cálculos renales, responden bien al tratamiento.

La enfermedad renal también puede ocurrir como resultado de una condición médica subyacente, como presión arterial alta o diabetes. En tales casos, un médico le recetará medicamentos para controlar estas afecciones y reducir la tasa de enfermedad renal.

En algunos casos, la enfermedad renal crónica puede progresar a insuficiencia renal. En esta etapa, una persona requerirá diálisis o un trasplante de riñón.

8. Efectos secundarios de los medicamentos

En algunos casos, los medicamentos pueden hacer que los tobillos o las piernas de una persona se hinchen. Algunos medicamentos que pueden causar hinchazón como efecto secundario incluyen:

  • hormonas, como el estrógeno
  • esteroides
  • medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE)
  • antidepresivos
  • medicamentos para la diabetes
  • bloqueadores de los canales de calcio

Si una persona experimenta efectos secundarios por sus medicamentos, debe hablar con su médico. El médico puede sugerir reducir la dosis del medicamento o cambiar a un medicamento completamente diferente.

Las personas no deben dejar de tomar sus medicamentos sin la aprobación de su médico.

Hinchazón de piernas y tobillos durante el embarazo.

Cuando una mujer está embarazada, es normal que se presente algo de hinchazón en los pies y los tobillos. La hinchazón puede empeorar si la mujer está de pie durante el día.

Sin embargo, la hinchazón repentina o severa de las piernas, los tobillos o los pies podría ser un signo de preeclampsia. La preeclampsia es una condición caracterizada por presión arterial alta durante el embarazo. Puede amenazar la seguridad de la mujer y del feto por nacer.

Otros posibles signos y síntomas de preeclampsia incluyen:

  • hinchazón en la cara y las manos
  • cambios de visión
  • dolores de cabeza
  • micción poco frecuente
  • dolor abdominal
  • náuseas y vómitos

Tratamiento

La preeclampsia desaparece después de que la mujer ha dado a luz. Una mujer debe hablar con un médico sobre los síntomas que está experimentando para que el médico pueda ayudar a determinar la mejor manera de manejar el embarazo.

Cuando ver a un doctor

Una persona debe consultar a su médico o proveedor de atención médica si experimenta alguno de los siguientes síntomas en las piernas y los tobillos:

  • hinchazón repentina
  • hinchazón inexplicable
  • síntomas adicionales, que incluyen dificultad para respirar, fiebre y dolor

Un médico puede ayudar a diagnosticar afecciones subyacentes. En la mayoría de los casos, el tratamiento de la afección subyacente ayudará a aliviar la hinchazón en las piernas y los tobillos.

Prevención

En algunos casos, hacer ciertos cambios en el estilo de vida puede ayudar a prevenir o aliviar la hinchazón de piernas y tobillos. Estos cambios de estilo de vida incluyen:

  • revisar con frecuencia los pies en busca de hematomas, cortes y raspaduras, especialmente si es diabético
  • realizar ejercicio regular
  • comer una dieta saludable que promueva la salud del corazón, los riñones y el hígado
  • Evitar los deportes de contacto que pueden causar lesiones en las piernas y los tobillos.

Resumen

Las piernas y los tobillos hinchados pueden ser el resultado de una causa benigna o una afección potencialmente mortal.

Una persona debe consultar a su médico si la hinchazón es repentina, inexplicable o está acompañada de síntomas adicionales.

No siempre es posible prevenir la hinchazón de piernas y tobillos. Sin embargo, hay pasos que una persona puede tomar para reducir el riesgo de estos problemas. Estos incluyen hacer ejercicio con regularidad, seguir una dieta saludable y proteger las piernas de lesiones, cuando sea posible.

none:  osteoartritis gripe - resfriado - sars enfermedades-infecciosas - bacterias - virus