Adicción a las drogas: ¿Es la estimulación cerebral la respuesta?

La estimulación cerebral magnética transcraneal ha permitido a los investigadores reducir la "excitación" del cerebro de los consumidores crónicos de cocaína y alcohol en respuesta a las señales de la droga.

Para los consumidores crónicos de alcohol, la visión de una botella de licor puede desencadenar su adicción. Pero, ¿y si hubiera una forma de reducir el "poder" de tales señales?

La adicción a las drogas es una enfermedad crónica que afecta al 5,4 por ciento de la población mundial.

En 2016, se cree que más de 64,000 personas en los Estados Unidos murieron por una sobredosis de drogas.

Según las estimaciones más recientes, alrededor de 21,5 millones de personas estadounidenses de 12 años o más viven con un trastorno por abuso de sustancias.

Si bien se desconocen las causas exactas de la adicción a las drogas y los investigadores aún no comprenden completamente qué causa que alguien se vuelva adicto a una droga, sí sabemos que, con el tiempo, el abuso de drogas desencadena cambios en el cerebro que perpetúan el ciclo de adicción.

Por ejemplo, ahora sabemos que los circuitos de procesamiento de recompensas del cerebro se desequilibran en la adicción a las drogas, ya que el cerebro recibe una cantidad excesiva del neurotransmisor dopamina.

A veces denominado el neurotransmisor del "sexo, las drogas y el rock 'n' roll", la dopamina juega un papel crucial en la motivación y el aprendizaje mediados por la recompensa, así como en la experiencia del placer.

Cuando el cerebro obtiene demasiada dopamina de las drogas, aprende a continuar buscando ese "subidón" en favor del placer "menor" que normalmente obtendría de otras recompensas diarias, como consumir una barra de chocolate o conseguir reconocimiento en trabaja.

Estos fundamentos neurobiológicos hacen de la adicción una de las llamadas enfermedades cerebrales. A pesar de esto, hasta ahora, los investigadores no habían desarrollado tratamientos dirigidos a los circuitos neuronales involucrados en la condición.

Ahora, sin embargo, los investigadores de la Universidad Médica de Carolina del Sur en Charleston pueden haber encontrado un tratamiento que se dirija con éxito a estos circuitos cerebrales.

Supervisados ​​por Colleen Hanlon, Ph.D., los investigadores utilizaron con éxito una técnica de estimulación cerebral no invasiva llamada estimulación magnética transcraneal (TMS) para mitigar la respuesta del cerebro al atractivo del alcohol y la cocaína en los consumidores crónicos.

Los hallazgos fueron publicados en la revista Psiquiatría biológica: neurociencia cognitiva y neuroimagen.

Tratar el centro de recompensa del cerebro

Los investigadores llevaron a cabo dos experimentos a la vez, ambos dirigidos por la primera autora del estudio, Tonisha Kearney-Ramos, Ph.D. Un estudio involucró a 24 participantes con trastorno por consumo de alcohol y el segundo a 25 participantes con trastorno por consumo de cocaína.

Los participantes del estudio tuvieron una sesión de TMS y una sesión de control o "simulada" que imitaba una sesión de TMS sin proporcionar ningún estímulo al cerebro.

TMS permite la orientación específica de áreas del cerebro. En estos experimentos, ambos grupos de participantes recibieron estimulación que se centró en una región del cerebro clave para la adicción y el procesamiento de recompensas: la corteza prefrontal ventromedial.

Después de las sesiones, Kearney-Ramos y sus colegas tomaron escáneres de los cerebros de los participantes mediante resonancia magnética funcional en un esfuerzo por evaluar su respuesta a señales de drogas, como ver una botella de licor.

Se descubrió que TMS redujo significativamente la reactividad del cerebro a las señales de la droga.

El Dr. Cameron Carter, editor de la revista que publicó los hallazgos, explica qué significan los resultados para el tratamiento de la adicción a las drogas.

"Dado que la reactividad de la señal se ha asociado anteriormente con la abstinencia", dice, "estos [hallazgos] sugieren un mecanismo común para los efectos del tratamiento en todos los trastornos".

Kearney-Ramos y sus colegas concluyen: "Esta es la primera investigación controlada de forma simulada que demuestra, en dos poblaciones, que la VMPFC [estimulación] puede atenuar la reactividad neuronal a las señales de drogas y alcohol en los circuitos frontoestriatales".

Hanlon también interviene y dice: "Aquí, por primera vez, demostramos que una nueva técnica de estimulación cerebral no invasiva puede ser la primera herramienta disponible para llenar [un] vacío crítico en el desarrollo del tratamiento de adicciones".

"Por lo tanto, estos resultados tienen un enorme potencial para impactar tanto en la neurociencia de descubrimiento básico como en el desarrollo de tratamientos clínicos específicos para la dependencia de sustancias".

Colleen Hanlon, Ph.D.

"Estos resultados", concluyen los autores del estudio, "proporcionan una base empírica para futuros ensayos clínicos que puedan evaluar la eficacia, durabilidad e implicaciones clínicas de VMPFC [estimulación] para tratar adicciones".

none:  sistema pulmonar radiología - medicina nuclear artritis psoriásica