Los 10 mejores consejos para el clima frío para la artritis psoriásica

La artritis psoriásica puede estallar durante los fríos meses de invierno. Las personas a menudo pueden aliviar sus síntomas con varios remedios y cambios en el estilo de vida.

La artritis psoriásica (PsA) afecta a alrededor del 30 por ciento de las personas que padecen psoriasis. Este tipo de artritis también puede ocurrir en personas sin psoriasis.

El clima frío puede causar dolor en las articulaciones en muchas personas, y las personas con artritis u otras afecciones de las articulaciones pueden experimentar brotes importantes de síntomas.

La PsA causa inflamación y dolor en las articulaciones. Muchas personas informan que el clima frío empeora los síntomas, pero pocos estudios han investigado esta asociación.

Las temperaturas frías y la baja humedad pueden contribuir a los brotes invernales de psoriasis. La falta de luz solar también puede tener un efecto negativo y provocar una deficiencia de vitamina D.

Los siguientes consejos pueden ayudar a las personas a controlar la inflamación de la piel y las articulaciones y el dolor asociado.

1. Toma un baño tibio

Un baño tibio puede aliviar las articulaciones y los músculos.

Simplemente bañarse en agua tibia puede ayudar a aliviar la presión sobre las articulaciones doloridas, reduciendo la hinchazón y la inflamación.

Un baño tibio puede aliviar los síntomas de muchos tipos de afecciones musculoesqueléticas, como artritis, fibromialgia y lumbalgia.

Idealmente, el agua no debe estar demasiado caliente o fría, alrededor de 92 a 100 ° F (33 a 38 ° C). Trate de remojar durante unos 20 minutos.

Pruebe algunos estiramientos suaves después del baño para mantener las articulaciones y los músculos flexibles durante más tiempo.

2. Use la ropa adecuada

Los expertos suelen aconsejar a las personas con psoriasis que usen telas naturales, suaves y transpirables, como el algodón. Para mantenerse abrigado en invierno, intente usar una capa base de algodón y agregar capas de telas más cálidas.

Cuando compre ropa interior, elija blusas de algodón de manga larga, leggings o calzoncillos largos.

El objetivo es cubrir la mayor cantidad de piel posible. Esto evitará que entre en contacto con fibras irritantes de las prendas exteriores.

Varias marcas de calzoncillos largos y otras prendas térmicas están disponibles en línea.

Para estar más seguro, elija vellón de algodón 100 por ciento para las capas exteriores, cuando sea posible.

3. Lleva contigo guantes térmicos

Muchas personas con PsA experimentan dolor e inflamación de las articulaciones de las manos. El uso de guantes impermeables y aislantes puede proteger las articulaciones del frío y la humedad.

Al elegir los guantes, asegúrese de que permitan que la mano se doble sin demasiada resistencia. Esto permite agarrar cosas sin ejercer demasiada presión sobre las articulaciones.

Los guantes térmicos están disponibles en tiendas de actividades al aire libre y en línea.

4. Haga ejercicio con regularidad

Una persona que hace ejercicio regularmente al aire libre puede cambiar a hacer ejercicio en el interior.

Las actividades físicas regulares, como caminar o andar en bicicleta, pueden ser menos placenteras en los fríos meses de invierno, especialmente para las personas con PsA.

Sin embargo, este tipo de actividades mantienen las articulaciones móviles y flexibles. El ejercicio regular también ayuda a mantener el peso corporal bajo, lo que evita que las articulaciones se sobrecarguen.

Para un ejercicio al aire libre más cómodo durante los meses de invierno, intente usar prendas adicionales, como guantes térmicos. Estos ayudan a aislar las articulaciones, protegiéndolas del frío.

Alternativamente, intente cambiar las actividades al aire libre por una rutina regular de ejercicios en interiores, como el yoga. Una revisión sistemática de 2019 sugiere que el yoga puede ayudar a tratar afecciones inflamatorias, incluida la artritis, al ayudar a mantener a raya la inflamación.

Las pautas publicadas en 2019 recomiendan actividades de bajo impacto, como tai chi, yoga o natación, para personas con PsA.

5. Prueba los ejercicios acuáticos

Hacer ejercicio en una piscina climatizada es una buena forma de estimular la circulación y aflojar las articulaciones rígidas y doloridas durante los meses de invierno.

Sin embargo, tenga en cuenta que el agua clorada puede irritar o secar la piel si una persona tiene psoriasis cutánea.

El agua proporciona una combinación de resistencia y flotabilidad, que es particularmente beneficiosa para las personas con PsA. La resistencia aumenta la intensidad del ejercicio, mientras que la flotabilidad ayuda a soportar el peso corporal y a aliviar la presión sobre las articulaciones.

Una persona con PsA podría beneficiarse de la hidroterapia, que es un conjunto de ejercicios estructurados supervisados ​​que se llevan a cabo en una piscina de agua caliente.

Un estudio de 2013 entrevistó a 10 personas con PsA sobre sus experiencias con la hidroterapia. La mayoría informó que había mejorado la movilidad, la fuerza y ​​el equilibrio de las articulaciones y había reducido la rigidez y el dolor.

Para confirmar si la hidroterapia puede aliviar los síntomas de la PsA, los científicos aún deben realizar investigaciones de alta calidad, incluidos ensayos controlados aleatorios.

6. Use un humidificador

Una buena forma de contrarrestar los efectos de secado de la calefacción central es utilizar un humidificador interior. Estas unidades reemplazan algo de humedad en el aire, lo que ayuda a evitar que la piel se seque.

Las personas pueden comparar marcas de humidificadores en línea.

7. Prueba la fototerapia

Durante los meses de invierno, el clima nublado y la reducción de las horas de luz disminuyen los niveles de exposición a la luz solar. Esto puede desencadenar brotes de psoriasis en algunas personas.

Cuando los síntomas de la psoriasis empeoran, pueden desencadenar PsA, aunque los dos problemas no siempre están relacionados.

La fototerapia, o terapia de luz, administra cantidades controladas de luz ultravioleta a la piel y esto puede ayudar a aliviar los síntomas de la psoriasis. Los tratamientos de fototerapia incluyen fototerapia con ultravioleta B (UVB) y terapia con psoraleno + ultravioleta A (PUVA).

Fototerapia UVB

Los rayos UVB están presentes en la luz solar natural. La exposición regular de las áreas afectadas de la piel a los rayos UVB puede ayudar a retardar el crecimiento de las células psoriásicas de la piel.

Las personas pueden experimentar un empeoramiento a corto plazo de la irritación de la piel antes de notar mejoras.

Un médico o un dermatólogo pueden proporcionar el tratamiento en un entorno médico. O bien, una persona puede aprender a usar una unidad de luz y realizar el tratamiento en casa. Las luces UVB están disponibles en línea.

Terapia PUVA

La terapia PUVA también utiliza los rayos presentes en la luz solar.Al igual que los rayos UVB, los rayos ultravioleta A retardan el crecimiento excesivo de células de la piel y pueden ayudar a aliviar los brotes de psoriasis.

Para que esto funcione, una persona también debe tomar psoraleno, un medicamento sensibilizador a la luz.

PUVA puede producir efectos secundarios a corto plazo, como náuseas y un empeoramiento temporal de la irritación de la piel. Hable con un médico sobre los medicamentos y los tratamientos caseros que pueden ayudar a contrarrestar estos efectos.

Obtenga más información sobre la terapia de luz para la psoriasis aquí.

8. Practique buenos hábitos de sueño

Practicar una buena higiene del sueño puede ayudar a mejorar los síntomas de la PsA.

Algunas personas descubren que tener menos horas de luz del día interrumpe su ciclo de sueño y las hace sentir cansadas durante el día.

Para las personas con PsA, la falta de sueño puede empeorar el dolor crónico y otros síntomas, y esto puede afectar la calidad de vida.

La Fundación Nacional de Psoriasis ofrece los siguientes consejos para lograr y mantener buenos hábitos de sueño:

  • Siga un horario de sueño regular todas las noches.
  • Evite la cafeína, el alcohol y el tabaco antes de acostarse.
  • Limite el tiempo frente a la pantalla antes de acostarse.
  • Use cortinas opacas o iluminación ambiental baja en el dormitorio para crear un ambiente confortable para dormir.
  • Use una máscara para los ojos y tapones para los oídos para garantizar un sueño tranquilo.
  • Utilice un dispositivo de terapia de luz durante todo el día. Estos imitan la luz natural del día y pueden ayudar a restablecer el reloj interno de una persona.
  • Limite las siestas durante el día a 30 minutos.
  • Incrementar la actividad física durante el día.
  • Lleve un diario para controlar los hábitos que pueden estar afectando el sueño.

9. Toma suplementos de vitamina D

La vitamina D es una hormona esencial para mantener la piel y los huesos sanos. El cuerpo produce la mayor parte de su vitamina D cuando la piel se expone a la luz solar.

Debido a que hay menos horas de luz en invierno, muchas personas sufren deficiencia de vitamina D durante la temporada.

Un estudio de 2015 analizó la relación entre la vitamina D-3 y la PsA. Entre las personas con PsA, aquellas con niveles insuficientes de vitamina D3 tenían una mayor actividad de la enfermedad de PsA.

Entre las personas con psoriasis, los niveles más bajos de vitamina D también se asociaron con lesiones cutáneas más graves.

Una revisión de 2015 investigó la eficacia de las píldoras de vitamina D y los tratamientos tópicos de vitamina D para la psoriasis. Los investigadores encontraron que ambos tipos de tratamientos con vitamina D podrían mejorar los síntomas.

10. Hidratar con regularidad

Durante el invierno, los vientos fríos y la baja humedad exterior pueden secar la piel. La calefacción central puede agravar el problema, empeorando los síntomas de la psoriasis.

La solución de avena coloidal (CO) es un humectante natural elaborado con avena finamente molida. Forma una barrera protectora sobre la piel y esto ayuda a retener la humedad.

El CO también tiene propiedades antiinflamatorias, que pueden ayudar a aliviar los síntomas de enfermedades inflamatorias relacionados con la piel.

Una persona puede comprar cremas y lociones que contienen CO en las farmacias y en línea.

Alternativamente, intente bañarse en una solución casera de CO. Envuelva un puñado de avena en un paño de muselina y ate el paño debajo de un grifo de agua corriente tibia.

Después del baño, acaricie suavemente la piel con una toalla suave y limpia. Aplique una capa de humectante en la piel mientras aún está húmeda para ayudar a sellar la humedad.

Resumen

Durante el invierno, el clima frío y seco y la reducción de las horas de luz pueden empeorar los síntomas de PsA. Sin embargo, una persona puede hacer muchas cosas para reducir estos efectos en la piel y las articulaciones.

Mantener la piel hidratada y usar ropa adecuada es importante para protegerse contra los elementos.

También son importantes los cambios de estilo de vida a largo plazo, como mantener un sueño saludable y horarios de ejercicio y tomar suplementos de vitamina D.

Durante el clima frío, seguir estos pasos puede reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas con PsA.

none:  salud de la mujer - ginecología Cancer de pancreas dolor de espalda