Cómo hacer frente a la fatiga de la EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC es una enfermedad pulmonar progresiva a largo plazo que incluye enfisema y bronquitis crónica. La EPOC dificulta la respiración, lo que afecta los niveles de energía de una persona y puede causar fatiga.

Los síntomas de la EPOC a menudo varían en gravedad. En las primeras etapas de la EPOC, los síntomas pueden ser leves y es posible que no interfieran con la vida cotidiana de las personas. A medida que avanza la enfermedad, los síntomas suelen empeorar.

Los síntomas comunes de la EPOC incluyen:

  • dificultad para respirar
  • sibilancias
  • aumento de la producción de moco
  • tosiendo
  • frecuentes infecciones pulmonares
  • fatiga
  • opresión en el pecho

La fatiga de la EPOC causa cansancio y falta de energía, lo que puede afectar significativamente la calidad de vida de una persona.

En este artículo, examinamos con más detalle qué es la fatiga por EPOC y cómo la tratan los médicos. Luego cubrimos siete consejos para lidiar con la fatiga de la EPOC.

¿Qué es la fatiga por EPOC?

Un síntoma común de la EPOC es la fatiga.

La fatiga es uno de los síntomas más comunes de la EPOC, especialmente a medida que avanza la enfermedad. Las investigaciones sugieren que entre el 50 y el 70 por ciento de las personas con EPOC también tienen fatiga.

La fatiga a menudo va de la mano de la EPOC, pero las razones de esta asociación no están claras.

Las personas con EPOC tienen problemas para llevar oxígeno a los pulmones y sacar el dióxido de carbono. La escasez de oxígeno y la acumulación de dióxido de carbono pueden hacer que alguien se sienta cansado y con poca energía.

El daño a las vías respiratorias en la EPOC hace que los sacos de aire pierdan su tono y se vuelvan flácidos. A menudo, a una persona con EPOC le resulta difícil vaciar completamente los pulmones, lo que crea una acumulación de dióxido de carbono en el cuerpo y puede contribuir al cansancio.

Debido a que la respiración se vuelve difícil con la EPOC, requiere mucho esfuerzo. El mayor esfuerzo necesario para respirar consume aún más energía, lo que puede aumentar la fatiga.

Cuando una persona se siente cansada, puede limitar sus actividades, lo que con el tiempo puede llevar a una disminución de la resistencia y al deterioro del cuerpo. Cuanto más desacondicionada se vuelve una persona, más fatigada puede sentirse incluso al realizar tareas sencillas.

Tener fatiga por EPOC puede afectar significativamente la capacidad de una persona para realizar las actividades diarias, como las tareas del hogar, el aseo personal y las actividades recreativas.

La fatiga puede provocar una disminución de la actividad y posiblemente depresión. La fatiga por EPOC puede tener un efecto drástico en la calidad de vida de una persona.

¿Cómo se trata la fatiga por EPOC?

Actualmente no existe cura para la EPOC, pero el tratamiento puede ayudar a reducir los síntomas, incluida la fatiga. Controlar la dificultad para respirar y facilitar la respiración puede ayudar a la fatiga.

Un médico puede recetar medicamentos para ayudar a una persona a respirar mejor, que incluyen:

  • inhaladores broncodilatadores, que dilatan o ensanchan las vías respiratorias
  • inhaladores de esteroides, que reducen la inflamación en los pulmones
  • oxigenoterapia para aliviar la dificultad para respirar en personas con niveles bajos de oxígeno

Siete consejos para afrontar la EPOC

Los cambios en el estilo de vida también pueden ayudar a las personas con EPOC a sobrellevar la fatiga y mejorar sus niveles de energía:

1. Practicar ejercicios de respiración

El yoga y la meditación a menudo implican ejercicios de respiración.

Los ejercicios de respiración pueden resultar útiles para las personas con EPOC. La respiración con los labios fruncidos puede mejorar la fatiga al:

  • ralentizar la frecuencia respiratoria
  • deshacerse del dióxido de carbono atrapado
  • aliviar la dificultad para respirar

Una persona puede intentar respirar con los labios fruncidos durante y después de cualquier actividad que cause dificultad para respirar. Para hacer la respiración con los labios fruncidos, una persona debe:

  1. Respira por la nariz durante unos 2 segundos.
  2. Fruncir o fruncir los labios, como si apagara una vela.
  3. Exhale lentamente a través de los labios fruncidos durante 4 a 6 segundos.
  4. Repite el ejercicio

2. Consumir una dieta equilibrada

Llevar una dieta equilibrada y saludable puede ayudar a las personas con EPOC a satisfacer sus mayores necesidades energéticas y a mantener una buena salud. La Asociación Americana del Pulmón recomienda:

  • elegir comer carbohidratos complejos, como frutas y verduras frescas y panes y pastas integrales
  • evitar o limitar los carbohidratos simples, como el azúcar de mesa, los refrescos, los pasteles y los dulces
  • obtener mucha fibra dietética, como la de frutas, verduras, nueces, semillas, pan y pasta
  • comer una fuente saludable de proteínas al menos dos veces al día, como carnes magras, pescado, aves, huevos y frijoles
  • evitar o limitar los alimentos que contienen grasas trans y saturadas, como alimentos fritos, mantequilla, galletas, pasteles y alimentos procesados

Algunas personas con EPOC también pueden encontrar útil un suplemento multivitamínico. Un médico o dietista puede asesorar sobre una dieta que satisfaga las necesidades individuales de una persona.

3. Actividades de ritmo

El ritmo implica equilibrar la actividad de una persona con el descanso. Una forma de hacerlo es dividiendo las tareas en pasos más pequeños y descansando entre cada paso. Otra forma es realizar determinadas actividades a un ritmo más lento y relajado.

Las actividades de estimulación pueden conservar energía, disminuir la fatiga y permitir que una persona con EPOC haga más. Una persona debe controlar el ritmo de sus actividades de acuerdo con sus necesidades energéticas.

4. Hacer ejercicio con regularidad

El ejercicio puede ser la última cosa en la mente de una persona cuando se siente fatigada. Sin embargo, hacer algún tipo de ejercicio con regularidad puede ser beneficioso para las personas con EPOC.

El ejercicio, como caminar, ejercicios de fortalecimiento y yoga, puede ser beneficioso. El ejercicio regular puede mejorar la tolerancia al ejercicio y fortalecer el corazón y los músculos. Tener un cuerpo fuerte puede ayudar a combatir la fatiga.

Las clases de rehabilitación pulmonar son un buen lugar para que las personas con EPOC participen en ejercicios regulares. Los médicos, terapeutas y otros especialistas supervisan estas clases y, por lo general, se llevan a cabo en un hospital o clínica.

Además del entrenamiento físico, estas clases también pueden incluir:

  • educación sobre enfermedades pulmonares
  • Estrategias y técnicas para respirar mejor y conservar energía.
  • asesoramiento nutricional
  • asesoramiento y apoyo grupal

5. Tratamiento de otras afecciones

Otras afecciones pueden empeorar los síntomas de la EPOC o causar complicaciones.

La EPOC tiende a empeorar con el tiempo, lo que puede provocar complicaciones y problemas de salud adicionales.

Por ejemplo, la apnea obstructiva del sueño (AOS) es muy común en personas con EPOC. La AOS es un bloqueo de las vías respiratorias que provoca breves pausas en la respiración de una persona mientras duerme.

Si no se tratan, algunas complicaciones de la EPOC pueden empeorar la fatiga. Las personas con EPOC deben hablar con su médico sobre las opciones de tratamiento para cualquier otro problema de salud que puedan tener.

6. Mantenerse hidratado

Beber muchos líquidos es esencial para prevenir la deshidratación, que puede afectar negativamente los niveles de energía de una persona.

Mantenerse hidratado también ayuda a evitar que la mucosidad se vuelva demasiado espesa y empeoren los síntomas como la tos.

La Asociación Estadounidense del Pulmón recomienda que las personas con EPOC beban de seis a ocho vasos de 8 onzas de agua u otros líquidos sin cafeína al día. Una persona debe distribuir esta ingesta de líquido a lo largo del día.

7. Seguir buenos hábitos de sueño

Tener EPOC puede interferir con el descanso suficiente. La tos o la falta de aire durante la noche pueden dificultar el conciliar el sueño y permanecer dormido. Practicar buenos hábitos de sueño puede ayudar a una persona con EPOC a tener una noche de sueño reparador.

Los buenos hábitos de sueño incluyen:

  • irse a dormir y despertarse a la misma hora todos los días
  • limitar la cafeína varias horas antes de acostarse
  • creando un ambiente de sueño fresco, oscuro y tranquilo
  • hacer algo relajante para relajarse antes de irse a dormir, como leer un libro, hacer algunos estiramientos ligeros o tomar un baño tibio

panorama

Las personas con EPOC a menudo experimentan fatiga. Sin embargo, controlar los síntomas trabajando en estrecha colaboración con un médico o terapeuta puede ayudar a mejorar los niveles de energía.

Hacer cambios específicos en el estilo de vida, como mejorar el sueño, comer de manera saludable y hacer ejercicio, también puede ayudar a combatir la fatiga de la EPOC y mejorar la calidad de vida.

none:  lupus obesidad - adelgazamiento - fitness farmacia - farmacéutico