Migraña silenciosa: lo que debe saber

A diferencia de las migrañas típicas, las migrañas silenciosas no causan dolor. Sin embargo, pueden producir otros síntomas debilitantes, como malestar estomacal, mareos y sensibilidad a la luz o al sonido.

Las migrañas son un problema de salud prevalente en todo el mundo. Un estudio de 2015 informó que el 14,2 por ciento de los adultos en los Estados Unidos habían experimentado una migraña o un dolor de cabeza severo en los 3 meses anteriores.

Las causas, los factores de riesgo y los tratamientos para todas las migrañas son similares, independientemente de que sean migrañas silenciosas o no.

En este artículo, analizamos más de cerca los síntomas de las migrañas silenciosas y discutimos cómo tratarlos y prevenirlos.

Síntomas

El dolor es un síntoma importante de la mayoría de los tipos de migraña. Las migrañas silenciosas no causan dolor, pero comparten los otros síntomas típicos de las migrañas regulares.

Estos síntomas varían según la fase de la migraña. Las fases y sus síntomas son los siguientes:

La fase pródromo

Las fases de una migraña silenciosa incluyen la fase pródromo y la fase de aura.

Esta fase ocurre antes del inicio de una migraña y puede comenzar unos días o solo unas horas antes. Los síntomas pueden incluir:

  • depresión
  • dificultad para concentrarse
  • dificultad para hablar y leer
  • fatiga y bostezos
  • los antojos de alimentos
  • irritabilidad
  • rigidez muscular
  • náusea
  • sensibilidad a la luz y al sonido
  • trastornos del sueño
  • necesidad frecuente de orinar

La mayoría de las personas experimentan la fase pródromo, pero es posible que no ocurra antes de cada ataque de migraña.

La fase del aura

Solo entre el 20 y el 25 por ciento de las personas con migraña experimentan aura. Las personas con migrañas silenciosas tienen síntomas de aura sin dolor de cabeza. Los síntomas del aura incluyen:

  • entumecimiento y hormigueo en partes del cuerpo
  • pérdida temporal de la vista
  • alteraciones visuales, como la aparición de patrones, luces intermitentes o puntos ciegos frente a los ojos

Estos síntomas se desarrollan gradualmente y pueden persistir hasta una hora o más.

La fase del dolor de cabeza

Durante la fase del dolor de cabeza, las personas suelen experimentar un dolor que puede durar entre 4 y 72 horas. Este no es el caso de las personas con migraña silenciosa, que es probable que experimenten los siguientes síntomas durante esta fase:

  • ansiedad o estado de ánimo deprimido
  • mareo
  • incapacidad para dormir
  • congestión nasal
  • náusea
  • dolor de cuello y rigidez
  • sensibilidad a la luz, el olfato y el sonido
  • vomitando

La fase postdromo

Aproximadamente el 80 por ciento de las personas que tienen migrañas experimentarán posdromo. Ocurre al final de la fase del dolor de cabeza, por lo que algunas personas lo llaman "resaca de migraña".

El postdromo puede durar de 24 a 48 horas y puede causar los siguientes síntomas:

  • dolor de cuerpo
  • dificultad para concentrarse
  • mareo
  • euforia o depresión
  • fatiga

Causas

El alcohol y la cafeína pueden desencadenar un ataque de migraña.

Se desconoce la causa exacta de las migrañas, pero es probable que influyan factores genéticos y ambientales.

Las migrañas pueden ocurrir debido a una actividad cerebral anormal que afecta los nervios y los vasos sanguíneos. Los cambios en las sustancias químicas del cerebro, como la serotonina, también pueden ser un factor contribuyente.

Varios factores pueden desencadenar un ataque de migraña, que incluyen:

  • ciertos alimentos
  • alcohol y cafeína
  • cambios en los hábitos de sueño
  • cambios en el clima o la presión barométrica
  • fluctuaciones en el estrógeno en las mujeres
  • esfuerzo físico intenso
  • estímulos sensoriales, como luces brillantes, sonidos fuertes y olores fuertes
  • estrés
  • uso de algunos medicamentos, como anticonceptivos orales y vasodilatadores

Factores de riesgo

Los siguientes factores aumentan el riesgo de migraña silenciosa y de otros tipos:

  • Sexo.Las mujeres tienen hasta 3 veces más probabilidades de sufrir migrañas que los hombres, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto se debe principalmente a las fluctuaciones de las hormonas femeninas. El riesgo de migraña aumenta durante el embarazo, la menstruación y la menopausia.
  • Edad. El riesgo de migraña es mayor en personas de 35 a 45 años. Sin embargo, las migrañas pueden afectar a personas mucho más jóvenes o mayores. Los ataques de migraña generalmente alcanzan su punto máximo cuando las personas tienen 30 años, y la gravedad y la frecuencia de los ataques generalmente disminuyen con la edad.
  • Historia familiar. Las personas con un familiar cercano que experimenta migrañas tienen más probabilidades de tenerlas.

Tipos de migraña

Una migraña silenciosa es solo un tipo de migraña. Otros tipos incluyen:

  • Migraña sin aura. Esto es cuando las personas no experimentan la etapa de aura. La mayoría de las migrañas ocurren sin aura.
  • Migraña con aura. En este tipo de migraña, las personas presentan síntomas de aura antes de que ocurra la fase de dolor de cabeza.
  • Migraña basilar. Esta forma de migraña es poco común y puede ser aterradora. Los síntomas pueden incluir visión doble o borrosa, pérdida del equilibrio, desmayos y dificultad para hablar.
  • Migraña hemipléjica. Durante una migraña hemipléjica, una persona experimentará entumecimiento, debilidad o parálisis temporal en un lado del cuerpo.
  • Migraña oftalmopléjica. Este tipo raro de migraña causa debilidad en uno o más de los músculos que mueven el ojo. Ocurre con mayor frecuencia en personas jóvenes.
  • Migraña vestibular. Las personas que padecen migraña vestibular experimentarán vértigo que puede durar desde unos minutos hasta algunas horas.

Diagnóstico

Un médico puede diagnosticar migrañas silenciosas según los síntomas y el historial médico de una persona. También pueden realizar un examen físico y neurológico.

Para síntomas graves o inusuales, un médico puede ordenar pruebas adicionales, como:

  • análisis de sangre
  • pruebas de imagen, incluidas tomografías computarizadas y resonancias magnéticas
  • punción lumbar o punción lumbar

Es vital buscar atención médica cuando experimente los síntomas del aura por primera vez porque pueden imitar los síntomas de otras afecciones, como un accidente cerebrovascular y meningitis.

Tratamiento

Los tratamientos para la migraña pueden reducir la frecuencia y la gravedad de las migrañas. Las opciones de tratamiento incluyen:

Medicamentos

Los principales tipos de medicamentos para las migrañas son:

  • Analgésicos: estos pueden detener los síntomas una vez que comienzan. Los analgésicos para las migrañas están disponibles sin receta (OTC) o con receta.
  • Medicamentos preventivos: las personas pueden tomar estos medicamentos con regularidad para reducir el riesgo de desarrollar migraña. Los médicos suelen recetarlos para personas que tienen migrañas recurrentes, persistentes o graves, o cuyos síntomas no responden a los analgésicos habituales.

Estilo de vida y remedios caseros

Dormir lo suficiente por la noche puede ayudar a aliviar los síntomas.

Algunas personas encuentran alivio de los síntomas de la migraña con remedios caseros. Éstos incluyen:

  • practicar técnicas de relajación, como relajación muscular progresiva, meditación y yoga
  • dormir lo suficiente cada noche
  • descansando en una habitación oscura y tranquila cuando comienzan los síntomas
  • colocando una bolsa de hielo en la parte posterior del cuello
  • masajeando suavemente las áreas dolorosas del cuero cabelludo
  • llevar un diario para ayudar a identificar los desencadenantes de la migraña

Medicina alternativa

Algunas personas, especialmente aquellas con migraña crónica, pueden beneficiarse de terapias alternativas.

Las terapias alternativas para las migrañas incluyen:

  • Acupuntura: según una revisión de 2016, la acupuntura puede reducir la cantidad de ataques de migraña en personas que experimentan varios episodios al mes.
  • Biorretroalimentación: una evaluación en tiempo real de la biorretroalimentación para las migrañas sugirió que el tratamiento puede mejorar los síntomas, como el estrés psicológico, la ansiedad, la depresión, la irritación y la discapacidad relacionada con el dolor de cabeza. También puede reducir la duración de las migrañas y el número de días en los que el dolor de cabeza es intenso.
  • Terapia de masaje: la terapia de masaje regular puede reducir el estrés y la tensión muscular, y puede reducir la frecuencia de las migrañas.

Manejo y Prevención

Ciertos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a reducir o prevenir los síntomas de la migraña. La gente puede intentar:

  • Identificar los desencadenantes y evitarlos si es posible.
  • practicar actividades para aliviar el estrés, como meditación, terapias creativas, atención plena y yoga
  • hacer ejercicio con regularidad, pero evitando el ejercicio repentino e intenso, que puede desencadenar una migraña
  • irse a la cama y levantarse a la misma hora todos los días
  • establecer horarios regulares para las comidas
  • evitar la cafeína y limitar la ingesta de alcohol
  • dejar de fumar
  • alcanzar y mantener un peso corporal saludable

Las personas que experimentan migrañas relacionadas con fluctuaciones hormonales deben hablar con un médico que pueda ayudarlas a reducir los efectos del estrógeno.

Algunas personas pueden necesitar evitar los medicamentos que contienen estrógeno, que incluyen muchos tipos de píldoras anticonceptivas.

panorama

Las migrañas silenciosas pueden afectar la calidad de vida de una persona, especialmente si son graves o ocurren con frecuencia. Aunque las migrañas silenciosas no causan dolor, los otros síntomas pueden ser debilitantes.

Los medicamentos y los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a controlar los síntomas. Los episodios de migraña tienden a volverse más leves y menos frecuentes con la edad.

Cualquier persona con síntomas de migraña, silenciosa o no, debe consultar a un médico para recibir asesoramiento y tratamiento.

none:  cjd - vcjd - enfermedad de las vacas locas gastrointestinal - gastroenterología osteoporosis