El veneno de araña puede ayudar a tratar una forma grave de epilepsia

Según un nuevo estudio realizado en Australia, una proteína que se encuentra en el veneno de araña podría ayudar a los científicos a diseñar un medicamento eficaz para el tratamiento de una forma rara de epilepsia.

El veneno mortal puede proporcionar información que salve vidas.

El síndrome de Dravet “es una forma grave de epilepsia” que suele aparecer durante los primeros 12 meses de vida.

Las convulsiones, que aumentan de temperatura y a veces pueden desencadenarse luces brillantes, pueden ser frecuentes.

Los niños con síndrome de Dravet también tienden a tener retraso en el desarrollo, problemas del habla, trastornos del sueño y una serie de otros síntomas.

La afección es resistente a los tratamientos actuales y, lamentablemente, los niños afectados a menudo mueren antes de llegar a la edad adulta.

Recientemente, un equipo de investigadores de la Universidad de Queensland (UQ) y el Instituto Florey de Neurociencia y Salud Mental, ambos en Australia, se propusieron encontrar respuestas en un lugar inusual: el veneno de araña.

Veneno de araña y epilepsia

Los investigadores fueron dirigidos por el profesor Glenn King, de la UQ, cuya investigación se centra en aprovechar varios tipos de veneno para su uso medicinal. De hecho, su laboratorio de la UQ alberga "la colección de venenos más extensa del mundo".

El profesor King explica por qué el veneno de araña podría ayudar a los niños con síndrome de Dravet, diciendo: “Aproximadamente el 80 por ciento de los casos de síndrome de Dravet son causados ​​por una mutación en un gen llamado SCN1A. Cuando este gen no funciona como debería, los canales de sodio en el cerebro, que regulan la actividad cerebral, no funcionan correctamente ".

Específicamente, la mutación en el SCN1A gen altera una subunidad de interneuronas inhibidoras de picos rápidos. Cuando estas neuronas inhibidoras se activan, reducen la actividad neuronal. Sin embargo, si no funcionan completamente, el cerebro es más susceptible a la hiperexcitabilidad, lo que aumenta la posibilidad de convulsiones.

Los investigadores investigaron el efecto de un péptido de veneno de araña en un modelo de ratón con síndrome de Dravet. Demostraron que esta molécula, llamada Hm1a, se centró en los receptores exactos que se ven afectados en esta condición.

"En nuestros estudios, el péptido del veneno de araña pudo apuntar a los canales específicos afectados por Dravet, restaurando la función de las neuronas del cerebro y eliminando las convulsiones".

Prof. Glenn King

Recientemente publicaron sus hallazgos en el Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América.

Evolución del veneno de araña

Aunque usar veneno para crear drogas no es una idea nueva, diseñar medicamentos basados ​​en veneno de araña es más inusual. Hasta la fecha, el veneno de reptiles ha tenido más usos.

Por ejemplo, los inhibidores de la ECA, los medicamentos comunes para la presión arterial, fueron el resultado de estudiar el veneno de las víboras de fosa de América del Sur.

El profesor Steven Petrou, del Florey Institute, que colaboró ​​con el profesor King en el nuevo estudio, explica por qué el veneno de araña fue particularmente útil en este caso.

"Las arañas", dice, "matan a sus presas a través de compuestos de veneno que atacan el sistema nervioso, a diferencia de las serpientes, por ejemplo, cuyo veneno ataca el sistema cardiovascular".

"Millones de años de evolución han refinado el veneno de araña para apuntar específicamente a ciertos canales iónicos, sin causar efectos secundarios en otros, y los medicamentos derivados del veneno de araña conservan esta precisión".

Los científicos esperan que estos hallazgos estimulen una mayor investigación. El profesor Petrou cree que el descubrimiento podría "ayudar a desarrollar medicamentos de precisión para [el] tratamiento de la epilepsia del síndrome de Dravet, que ha sido difícil de tratar eficazmente con los medicamentos anticonvulsivos existentes".

none:  paladar hendido Enfermedades tropicales osteoartritis