¿Cuáles son los primeros signos de la EM?

La esclerosis múltiple es una enfermedad progresiva del sistema nervioso central. Ocurre cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca por error los nervios sanos del cerebro y la médula espinal.

Según la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple, la enfermedad afecta a casi 1 millón de adultos en los Estados Unidos.

Los síntomas de la esclerosis múltiple (EM) varían ampliamente y pueden variar de leves a debilitantes. Puede causar fatiga, entumecimiento, hormigueo, problemas de visión, pérdida de movilidad y parálisis.

Aunque no existe cura para la EM, el tratamiento puede ayudar a controlar la enfermedad y retrasar su progresión.

La intervención temprana ofrece la mejor oportunidad para prevenir la discapacidad a largo plazo. Por lo tanto, es fundamental reconocer los síntomas iniciales de la EM y buscar atención médica inmediata. Siga leyendo para obtener más información.

Signos y síntomas tempranos

PhotoAlto / Frederic Cirou / Getty Images

La mayoría de las personas con EM experimentan sus primeros síntomas entre los 20 y los 30 años. Algunas de las primeras indicaciones más comunes incluyen:

Cambios de visión

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares informa que los problemas de visión suelen ser el primer síntoma de la EM. La inflamación altera la visión cuando afecta los nervios ópticos.

Los posibles cambios en la visión incluyen:

  • visión borrosa
  • visión doble
  • distorsión de color rojo-verde
  • pérdida de visión
  • dolor al mirar hacia arriba o hacia un lado

Fatiga y debilidad

La mayoría de las personas con EM experimentan fatiga y debilidad. El daño a los nervios en la columna y el cerebro resulta en fatiga crónica o a largo plazo.

La debilidad afecta más comúnmente a las piernas antes de extenderse a otras partes del cuerpo. El síntoma puede aparecer y desaparecer o durar varias semanas a la vez.

Hormigueo y entumecimiento

El hormigueo y el entumecimiento son otros signos de advertencia tempranos comunes de la EM. Estos síntomas ocurren con mayor frecuencia en:

  • brazos
  • rostro
  • dedos
  • piernas

Inicialmente, el entumecimiento y el hormigueo pueden ser leves, pero pueden volverse más severos con el tiempo. La mayoría de las veces, estos síntomas no son incapacitantes y aparecerán y desaparecerán sin necesidad de tratamiento.

Dolor y espasmos.

Hasta dos tercios de las personas con EM en todo el mundo informan dolor relacionado. Una persona puede experimentar dolor a corto o largo plazo.

Los ejemplos de dolor a corto plazo incluyen:

  • dolor punzante en la cara (neuralgia del trigémino)
  • una breve sensación similar a una descarga eléctrica desde la parte posterior de la cabeza hasta la columna vertebral (signo de Lhermitte)
  • sensaciones de ardor o punzantes alrededor del cuerpo (dolor neuropático)

El dolor crónico causa sensaciones de ardor, dolor o "hormigueo". Los espasmos musculares (movimientos bruscos y espasmódicos de piernas y brazos) también son comunes.

Mareos y pérdida del equilibrio

Los mareos y los problemas de equilibrio afectan a muchas personas con EM. Pueden experimentar:

  • debilidad
  • aturdimiento
  • náusea
  • debilidad

Estos síntomas pueden hacer que las personas pierdan el equilibrio, sean torpes o tengan dificultad para caminar.

Con menos frecuencia, las personas con EM experimentan vértigo, que es la sensación de que el entorno da vueltas. Esto ocurre cuando las lesiones afectan las partes del cerebro que mantienen el equilibrio.

Problemas de vejiga e intestinos

La mayoría de las personas con EM experimenta algún grado de disfunción de la vejiga. Los problemas de vejiga ocurren cuando las lesiones afectan las señales nerviosas que controlan la vejiga y la función urinaria.

Los síntomas suelen incluir:

  • aumento de la frecuencia urinaria
  • urgencia urinaria
  • dificultad para comenzar a orinar
  • micción nocturna (nicturia)
  • incontinencia
  • dificultad para vaciar completamente la vejiga

Los problemas intestinales son menos comunes que los problemas de la vejiga en personas con EM, aunque algunos experimentan diarrea, estreñimiento o pérdida del control intestinal.

Problemas sexuales

La excitación sexual comienza en el sistema nervioso central, cuando el cerebro envía mensajes a los órganos sexuales.

El daño a estos nervios hace que algunas personas con EM noten cambios en sus niveles de deseo sexual, actividad sexual y capacidad para llegar al orgasmo.

Otros síntomas de la EM, como la fatiga y el dolor, también pueden reducir el deseo sexual.

Cambios cognitivos y emocionales.

Aproximadamente la mitad de todas las personas con EM notarán cambios cognitivos que afectan su:

  • capacidad para concentrarse
  • razonamiento abstracto
  • capacidad de atención
  • memoria
  • habilidades para resolver problemas
  • velocidad de procesamiento de la información

Los problemas de salud emocional también son comunes, como depresión, estrés y ansiedad. Estos problemas pueden surgir cuando las personas controlan sus síntomas y otros impactos de la EM en sus vidas.

Otros sintomas

Otros síntomas que afectan a las personas con EM incluyen:

  • dificultad para respirar
  • dolores de cabeza
  • pérdida de la audición
  • Comezón
  • convulsiones
  • problemas del habla
  • temblores
  • dificultad al tragar
  • dificultades para caminar

Factores de riesgo

La EM es una enfermedad autoinmune que daña el sistema nervioso central. La causa exacta no está clara, pero es probable que los factores genéticos y ambientales influyan en su aparición.

Los factores que aumentan el riesgo de desarrollar EM incluyen:

  • Edad: la EM aparece con mayor frecuencia en personas entre 20 y 40 años, pero puede ocurrir a cualquier edad.
  • Sexo: la afección afecta al menos al doble de mujeres que de hombres.
  • Antecedentes familiares: una persona que tiene un familiar con EM puede tener una mayor probabilidad de desarrollarla.
  • Infección: varios virus pueden aumentar el riesgo de EM, incluido el virus de Epstein-Barr, que causa mononucleosis infecciosa.
  • Región geográfica: la EM es más común en climas templados que en regiones soleadas. Dentro de los EE. UU., La afección es más común en los estados del norte.
  • Raza: la EM puede afectar a personas de cualquier origen. Es más común entre las personas blancas, pero las cifras recientes sugieren que puede ser más común entre las mujeres negras de lo que se pensaba anteriormente.

Cuando ver a un doctor

Cualquier persona con síntomas tempranos de EM debe consultar a un médico sin demora. El daño al sistema nervioso central puede ocurrir incluso antes de que una persona experimente síntomas.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden brindar las mejores posibilidades de prevenir la discapacidad.

Muchos tratamientos pueden ayudar a retrasar la progresión de la EM y aliviar síntomas como dolor, fatiga y problemas de vejiga.

Resumen

Los signos de la EM pueden variar ampliamente. La mayoría de las personas que desarrollan EM comienzan a tener síntomas cuando tienen entre 20 y 30 años.

Los primeros signos incluyen cambios en la visión, entumecimiento y hormigueo, debilidad y fatiga. Sin embargo, estos también pueden ser signos de otras condiciones de salud.

Cualquiera que tenga inquietudes acerca de los síntomas que pueden indicar EM debe buscar consejo médico. Cuanto antes comience el tratamiento una persona, es probable que sea más eficaz.

none:  psicología - psiquiatría síndrome del intestino irritable dislexia