¿Cómo se siente la ansiedad y cómo afecta al cuerpo?

La ansiedad puede afectar la salud física y mental. Hay efectos a corto y largo plazo tanto en la mente como en el cuerpo.

Si bien muchas personas conocen los efectos de la ansiedad en la salud mental, menos personas conocen los efectos secundarios físicos, que pueden incluir problemas digestivos y un mayor riesgo de infección. La ansiedad también puede cambiar la función de los sistemas cardiovascular, urinario y respiratorio.

En este artículo, analizamos los síntomas físicos y los efectos secundarios más comunes de la ansiedad.

Síntomas

La preocupación y el nerviosismo excesivos son características de la ansiedad.

Las personas con ansiedad pueden experimentar una variedad de síntomas físicos y psicológicos. Los más comunes incluyen:

  • sentirse nervioso, tenso o temeroso
  • inquietud
  • ataques de pánico, en casos graves
  • una frecuencia cardíaca rápida
  • respiración rápida o hiperventilación
  • transpiración
  • sacudida
  • fatiga
  • debilidad
  • mareo
  • dificultad para concentrarse
  • problemas para dormir
  • náusea
  • problemas digestivos
  • sentir demasiado frío o demasiado calor
  • Dolor de pecho

Algunos trastornos de ansiedad tienen síntomas adicionales. Por ejemplo, el TOC también causa:

  • pensamientos obsesivos
  • Comportamientos compulsivos que tienen como objetivo reducir la ansiedad causada por los pensamientos.
  • períodos de alivio temporal, que siguen a los comportamientos compulsivos

Efectos de la ansiedad en el cuerpo.

Los mareos y el aturdimiento son síntomas potenciales de ansiedad.

La ansiedad puede tener un efecto significativo en el cuerpo y la ansiedad a largo plazo aumenta el riesgo de desarrollar afecciones físicas crónicas.

La comunidad médica sospecha que la ansiedad se desarrolla en la amígdala, un área del cerebro que gestiona las respuestas emocionales.

Cuando una persona se pone ansiosa, estresada o asustada, el cerebro envía señales a otras partes del cuerpo. Las señales comunican que el cuerpo debe prepararse para luchar o huir.

El cuerpo responde, por ejemplo, liberando adrenalina y cortisol, que muchos describen como hormonas del estrés.

La respuesta de lucha o huida es útil cuando se enfrenta a una persona agresiva, pero es menos útil cuando va a una entrevista de trabajo o hace una presentación. Además, no es saludable que esta respuesta persista a largo plazo.

Algunas de las formas en que la ansiedad afecta al cuerpo incluyen:

Cambios respiratorios y respiratorios

Durante los períodos de ansiedad, la respiración de una persona puede volverse rápida y superficial, lo que se denomina hiperventilación.

La hiperventilación permite que los pulmones absorban más oxígeno y lo transporten rápidamente por el cuerpo. El oxígeno adicional ayuda al cuerpo a prepararse para luchar o huir.

La hiperventilación puede hacer que las personas sientan que no están recibiendo suficiente oxígeno y pueden jadear para respirar. Esto puede empeorar la hiperventilación y sus síntomas, que incluyen:

  • mareo
  • sensación de desmayo
  • aturdimiento
  • hormigueo
  • debilidad

Respuesta del sistema cardiovascular

La ansiedad puede provocar cambios en la frecuencia cardíaca y la circulación de la sangre por todo el cuerpo.

Una frecuencia cardíaca más rápida hace que sea más fácil huir o luchar, mientras que el aumento del flujo sanguíneo aporta oxígeno fresco y nutrientes a los músculos.

Cuando los vasos sanguíneos se estrechan, esto se llama vasoconstricción y puede afectar la temperatura corporal. Las personas a menudo experimentan sofocos como resultado de la vasoconstricción.

En respuesta, el cuerpo suda para enfriarse. Esto a veces puede ser demasiado efectivo y hacer que una persona sienta frío.

La ansiedad a largo plazo puede no ser buena para el sistema cardiovascular y la salud del corazón. Algunos estudios sugieren que la ansiedad aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas en personas por lo demás sanas.

Función inmunológica deteriorada

A corto plazo, la ansiedad estimula las respuestas del sistema inmunológico. Sin embargo, la ansiedad prolongada puede tener el efecto contrario.

El cortisol previene la liberación de sustancias que causan inflamación y apaga aspectos del sistema inmunológico que luchan contra las infecciones, lo que afecta la respuesta inmunológica natural del cuerpo.

Las personas con trastornos de ansiedad crónica pueden tener más probabilidades de contraer el resfriado común, la gripe y otros tipos de infección.

Cambios en la función digestiva.

El cortisol bloquea los procesos que el cuerpo considera no esenciales en una situación de lucha o huida.

Uno de estos procesos bloqueados es la digestión. Además, la adrenalina reduce el flujo sanguíneo y relaja los músculos del estómago.

Como resultado, una persona con ansiedad puede experimentar náuseas, diarrea y la sensación de que el estómago se revuelve. También pueden perder el apetito.

Algunas investigaciones sugieren que el estrés y la depresión están relacionados con varias enfermedades digestivas, incluido el síndrome del intestino irritable (SII).

Un estudio, de pacientes externos en una clínica de gastroenterología en Mumbai, informó que entre el 30 y el 40 por ciento de los participantes con SII también tenían ansiedad o depresión.

Respuesta urinaria

La ansiedad y el estrés pueden aumentar la necesidad de orinar y esta reacción es más común en personas con fobias.

La necesidad de orinar o la pérdida del control de la micción pueden tener una base evolutiva, ya que es más fácil huir con la vejiga vacía.

Sin embargo, el vínculo entre la ansiedad y una mayor necesidad de orinar sigue sin estar claro.

Complicaciones y efectos a largo plazo

El insomnio es una posible complicación de la ansiedad.

Tener ansiedad puede provocar efectos negativos a largo plazo. Las personas con ansiedad pueden experimentar:

  • depresión
  • problemas digestivos
  • insomnio
  • condiciones de dolor crónico
  • dificultades con la escuela, el trabajo o la socialización
  • una pérdida de interés en el sexo
  • trastornos por abuso de sustancias
  • pensamientos suicidas

Causas y factores de riesgo

La comunidad médica aún tiene que identificar la causa de la ansiedad, pero varios factores pueden contribuir a su desarrollo. Las causas y los factores de riesgo pueden incluir:

  • experiencias de vida traumáticas
  • rasgos genéticos
  • afecciones médicas, como enfermedades cardíacas, diabetes o afecciones de dolor crónico
  • uso de medicamentos
  • sexo, ya que las mujeres tienen más probabilidades de experimentar ansiedad que los hombres
  • abuso de sustancias
  • estrés continuo sobre el trabajo, las finanzas o la vida hogareña
  • tener otros trastornos de salud mental

Diagnóstico

Para hacer un diagnóstico, un médico evaluará los síntomas y buscará cualquier condición médica subyacente que pueda desencadenar la ansiedad.

El diagnóstico dependerá del tipo de trastorno de ansiedad que parezca tener una persona. los Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales, quinta edición (DSM-5) proporciona criterios que pueden ayudar a identificar los problemas y decidir sobre el tratamiento adecuado.

Tratamiento

La ansiedad es muy tratable y los médicos generalmente recomiendan una combinación de algunos de los siguientes:

  • medicamento
  • terapia
  • grupos de apoyo
  • cambios en el estilo de vida que implican actividad física y meditación

El médico puede sugerir asesoramiento, ya sea individualmente o en grupo. La terapia cognitivo-conductual es una estrategia que puede ayudar a una persona a ver eventos y experiencias de una manera diferente.

¿Qué es un trastorno de ansiedad?

La ansiedad describe un grupo de trastornos que causan preocupación, nerviosismo y miedo. Estos sentimientos de ansiedad interfieren con la vida cotidiana y no guardan proporción con el objeto o evento desencadenante.

En algunos casos, las personas no pueden identificar un desencadenante y se sienten ansiosas por lo que parece no tener ninguna razón.

Si bien se puede esperar una ansiedad leve en algunas situaciones, como antes de una presentación o reunión importante, la ansiedad persistente puede interferir con el bienestar de una persona.

Según la Asociación Estadounidense de Ansiedad y Depresión, los trastornos de ansiedad representan la enfermedad mental más común en los Estados Unidos y afectan a 40 millones de adultos en el país cada año.

Si bien estos trastornos responden bien al tratamiento, solo el 36,9 por ciento de las personas con un trastorno de ansiedad reciben tratamiento.

Los tipos de trastornos de ansiedad incluyen:

  • Trastorno de ansiedad generalizada: ansiedad excesiva sin motivo aparente que dura 6 meses o más
  • Ansiedad social: miedo al juicio o la humillación en situaciones sociales.
  • Ansiedad por separación: miedo a estar lejos de casa o de la familia.
  • Fobia: miedo a una actividad, objeto o situación específicos
  • Hipocondría: miedo persistente a tener problemas de salud graves.
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC): pensamientos recurrentes que provocan comportamientos específicos
  • Trastorno de estrés postraumático: ansiedad severa después de un evento o eventos traumáticos

panorama

La ansiedad es el trastorno de salud mental más común en los EE. UU. Causa síntomas tanto físicos como psicológicos y puede ser muy angustiante.

La ansiedad a largo plazo aumenta el riesgo de enfermedades físicas y otras afecciones de salud mental, como la depresión.

Sin embargo, la ansiedad puede responder muy bien al tratamiento. La mayoría de las personas que reciben tratamiento se recuperan bien y pueden disfrutar de una buena calidad de vida.

none:  arritmia dislexia cáncer de pulmón