¿Qué hay que saber sobre la enfermedad hepática alcohólica?

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

La enfermedad hepática alcohólica es el resultado del consumo excesivo de alcohol que daña el hígado y provoca la acumulación de grasas, inflamación y cicatrices. Puede resultar fatal.

La afección es una causa principal de enfermedad hepática crónica en las naciones occidentales.

El hígado es uno de los órganos más complejos del cuerpo humano, con más de 500 funciones. Estos incluyen filtrar las toxinas de la sangre, almacenar energía, producir hormonas y proteínas y regular el colesterol y el azúcar en la sangre.

El daño hepático puede afectar a todo el cuerpo. Una vez que comienza el daño, puede tomar mucho tiempo para que se note, ya que el hígado es generalmente muy eficaz para regenerarse y repararse a sí mismo. A menudo, cuando se detecta el daño, es irreversible.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en 2014 el número de muertes por enfermedad hepática alcohólica en los Estados Unidos fue de 19,388, mientras que se estima que todas las causas de enfermedad hepática crónica y cirrosis provocan 12 muertes por cada 100,000 personas por año.

En 2015, en los Estados Unidos, casi el 20 por ciento de todos los trasplantes de hígado se produjeron como resultado de una enfermedad hepática alcohólica, lo que la convierte en la tercera razón más común de trasplante detrás de la hepatitis C crónica y el cáncer de hígado.

Datos rápidos sobre la enfermedad hepática alcohólica

  • La enfermedad hepática alcohólica es la principal causa de enfermedad hepática crónica en las naciones occidentales y la tercera causa más común de trasplantes de hígado.
  • Abstenerse de beber alcohol es la única forma en que una persona tiene posibilidades de recuperarse.
  • La ictericia y los temblores son síntomas de enfermedad hepática alcohólica.
  • Las opciones de tratamiento incluyen medicamentos, cambios en el estilo de vida y cirugía.
  • Los límites diarios recomendados son no más de una bebida al día para las mujeres y no más de dos bebidas al día para los hombres.

Signos tempranos

Un hígado enfermo se vuelve notorio al causar una variedad de síntomas vagos.

Los primeros signos de la enfermedad hepática alcohólica son vagos y afectan a una variedad de sistemas del cuerpo.

Junto con una sensación general de malestar, los signos pueden incluir:

  • dolor en el abdomen
  • náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • disminucion del apetito

Puede ser fácil descartar los primeros síntomas como los efectos de un virus estomacal o malestar general. Sin embargo, dejar estos síntomas sin diagnosticar y sin tratar, especialmente mientras se continúa consumiendo alcohol, puede conducir a una progresión más rápida de la enfermedad hepática con el tiempo.

Síntomas

Una vez que la enfermedad hepática alcohólica progresa, sus síntomas se vuelven más fáciles de reconocer.

Los signos más distintivos de la enfermedad hepática en etapa avanzada incluyen los siguientes:

  • ictericia o un tinte amarillo en el blanco de los ojos y la piel
  • edema o hinchazón de las extremidades inferiores
  • una acumulación de líquido en el abdomen, conocida como ascitis
  • fiebre y escalofríos
  • picazón extrema en la piel
  • uñas que se curvan excesivamente, conocidas como discotecas
  • perder una cantidad significativa de peso
  • debilidad general y atrofia muscular
  • sangre en el vómito y las heces
  • sangrado y hematomas con mayor facilidad
  • reacciones más sensibles al alcohol y las drogas

Una vez que los síntomas se notan, la afección ha alcanzado una etapa avanzada y visitar a un médico es el siguiente paso crucial.

Tratamiento

El primer paso para tratar cualquier nivel de enfermedad hepática alcohólica se centra en eliminar el alcohol de la dieta.

Abstinencia

Abstenerse de consumir alcohol es una de las únicas formas de hacer que la enfermedad hepática alcohólica sea reversible.

Esto puede ayudar a revertir algunas de las primeras etapas de la enfermedad hepática. Por ejemplo, dejar de beber una vez diagnosticado con enfermedad del hígado graso puede revertir la afección en un plazo de 2 a 6 semanas.

Una vez que a una persona se le diagnostica una enfermedad hepática alcohólica en cualquier etapa, se recomienda no volver a beber nunca. Cualquier condición que se haya revertido generalmente regresará una vez que se reinicie la bebida.

Dado que la dependencia del alcohol puede dificultar el abandono del consumo de alcohol, es necesario reducir gradualmente la ingesta de alcohol.

Aquellos que beben regularmente más de los límites diarios recomendados de alcohol no deben dejar de beber sin apoyo médico. La abstinencia del alcohol puede poner en peligro la vida. Las personas deben buscar ayuda de un profesional médico para manejar de manera segura la abstinencia de alcohol.

Los límites diarios recomendados son no más de una bebida al día para las mujeres y no más de dos bebidas al día para los hombres.

La terapia cognitivo-conductual (TCC) y los medicamentos llamados benzodiazepinas se pueden usar para aliviar los síntomas de abstinencia en una persona con dependencia del alcohol. Las personas con dependencia severa del alcohol pueden permanecer en un centro de rehabilitación para pacientes hospitalizados para un monitoreo más cercano.

Entonces, es posible que se requiera terapia continua para prevenir una recaída en el consumo de alcohol. También se pueden usar medicamentos como acamprosato, naltrexona, topiramato, baclofeno y disulfiram para ayudar a prevenir la recaída.

Cambios en el estilo de vida

También se puede recomendar bajar de peso y dejar de fumar, ya que tanto el sobrepeso como el tabaquismo han demostrado un papel en el empeoramiento de la enfermedad hepática alcohólica. Por lo general, también se recomienda tomar un multivitamínico diario.

Aquí hay una página para comprar una variedad de multivitamínicos diarios. Esto lo llevará a un sitio externo.

Medicamentos

Se pueden usar corticosteroides o pentoxifilina para reducir la inflamación en personas con hepatitis alcohólica aguda mientras reciben tratamiento en un hospital.

Otros medicamentos que muestran potencial para el tratamiento y que se están estudiando actualmente incluyen:

  • probióticos y antibióticos
  • terapia con células madre
  • medicamentos que se dirigen a la vía de la inflamación

Trasplante de hígado

En personas con insuficiencia hepática, el hígado deja de funcionar por completo. Esto puede ser el resultado de una enfermedad hepática en etapa avanzada y, a menudo, significa que un trasplante de hígado es la única opción para una supervivencia prolongada.

Por lo general, solo las personas que pueden mostrar al menos seis meses de abstinencia de alcohol antes del procedimiento y aquellas con otros sistemas de órganos que son lo suficientemente saludables como para someterse a una cirugía serán consideradas para el trasplante.

El trasplante de hígado es un procedimiento complicado que depende de la disponibilidad de un donante. Los medicamentos contra el rechazo administrados después del trasplante pueden aumentar el riesgo de infecciones graves y ciertos cánceres.

Un trasplante de hígado es el último recurso. Dejar el alcohol y tratar esta afección desde el principio es la mejor manera para que una persona aumente sus posibilidades de revertir o retrasar la enfermedad.

panorama

La esperanza de vida de una persona con enfermedad hepática alcohólica se reduce drásticamente a medida que avanza la afección.

En promedio, una de cada tres personas con la etapa más avanzada de enfermedad hepática y cirrosis sigue viva después de 2 años. Cuando el cuerpo puede compensar y controlar la cirrosis, la esperanza de vida típica es de 6 a 12 años. Aquellos con enfermedades menos graves sobrevivirán más tiempo, siempre que mantengan la abstinencia del alcohol.

Algunas etapas de la afección se pueden revertir y la esperanza de vida puede aumentar una vez que una persona deja de beber alcohol por completo.

No fumar, controlar el peso corporal y controlar la diabetes, así como cualquier enfermedad cardíaca, renal o pulmonar, también son importantes para alargar y mejorar la calidad de vida.

Etapas

La enfermedad hepática alcohólica tiene cuatro etapas principales.

Enfermedad del hígado graso alcohólico

Beber una gran cantidad de alcohol puede hacer que los ácidos grasos se acumulen en el hígado. A veces, beber en exceso durante un período corto, incluso menos de una semana, puede causar esto. Normalmente no hay síntomas, y esta etapa de la enfermedad a menudo es reversible si el individuo se abstiene del alcohol a partir de ese momento.

Hepatitis alcohólica

El consumo continuo de alcohol provocará una inflamación hepática continua. Esto puede ocurrir después de muchos años de beber en exceso. También puede ocurrir de forma aguda durante los períodos de consumo excesivo de alcohol. La hepatitis es un término general e inflamación del hígado por cualquier causa.

Si el individuo se abstiene del alcohol durante un período prolongado, la hepatitis alcohólica suele ser reversible.

Fibrosis

La fibrosis es una acumulación de ciertos tipos de proteínas en el hígado, incluido el colágeno. Se presenta en la mayoría de los tipos de enfermedad hepática crónica. Las formas leves a moderadas de fibrosis pueden ser reversibles. La fibrosis y la inflamación continuas pueden provocar cáncer de hígado.

Cirrosis

La cirrosis ocurre cuando el hígado ha estado inflamado durante mucho tiempo, lo que provoca cicatrices y pérdida de función. Esta puede ser una afección potencialmente mortal. El daño de la cirrosis es irreversible, pero el paciente puede prevenir un daño mayor si continúa evitando el alcohol.

La abstinencia de por vida puede mejorar la función hepática, pero el daño permanente y severo de la cirrosis podría significar que el paciente necesita un trasplante de hígado para sobrevivir.

Como el hígado ya no procesa las toxinas correctamente, será más sensible a los medicamentos y al alcohol. El consumo de alcohol acelera la destrucción del hígado, además de reducir la capacidad del hígado para compensar el daño actual.

Factores de riesgo

Las mujeres se enfrentan a un mayor riesgo de enfermedad hepática alcohólica, ya que metabolizan el alcohol más lentamente.

Varios factores aumentan el riesgo de enfermedad hepática alcohólica.

Las personas que beben cerveza y licor pueden tener más probabilidades de sufrir una enfermedad hepática, en comparación con las que consumen otras bebidas alcohólicas, como el vino.

Según el Colegio Estadounidense de Gastroenterología, las mujeres que consumen más de dos bebidas al día y los hombres que consumen más de tres bebidas al día durante más de cinco años tienen un mayor riesgo de enfermedad hepática alcohólica.

Las mujeres metabolizan el alcohol más lentamente que los hombres.También son más propensos a desarrollar rápidamente fibrosis, inflamación y daño hepático como resultado del alcohol. Las investigaciones han demostrado que las mujeres son más susceptibles a los efectos negativos del alcohol en comparación con los hombres, incluso con los mismos niveles de ingesta de alcohol.

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA), el 13 por ciento de las mujeres en los EE. UU. Que beben alcohol consumen más de siete bebidas a la semana.

Las mujeres que consumen grandes cantidades de alcohol y también tienen un peso corporal excesivo tienen una mayor probabilidad de desarrollar una enfermedad hepática crónica. Sin embargo, la obesidad también es un factor de riesgo para los hombres.

Tener hepatitis C aumenta el riesgo, y una persona que consume alcohol con regularidad y ha tenido cualquier tipo de hepatitis se enfrenta a una mayor probabilidad de desarrollar una enfermedad hepática. La hepatitis C también aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de hígado.

Los cambios genéticos pueden afectar el riesgo. Si una persona experimenta cambios en los perfiles genéticos de determinadas enzimas que son clave para el metabolismo del alcohol, como ADH, ALDH y CYP4502E1, tendrá una mayor probabilidad de desarrollar enfermedad hepática alcohólica.

Causas

No todos los bebedores habituales desarrollan daño hepático. No se sabe por qué la enfermedad hepática alcohólica afecta a algunas personas y no a otras.

El acetaldehído es una sustancia química tóxica producida por la descomposición del alcohol en el cuerpo. Daña el hígado y provoca inflamación y cicatrización del hígado.

Esta sustancia química parece afectar a algunas personas más que a otras.

Prevención

Para prevenir la enfermedad hepática alcohólica y otras afecciones relacionadas con el consumo de alcohol, se recomienda a las personas que sigan las pautas nacionales para los límites del consumo de alcohol.

Las pautas clasifican el consumo moderado de alcohol como hasta un trago al día para las mujeres, hasta dos tragos para los hombres y solo mayores de 21 años. Una bebida equivale a 12 onzas líquidas (oz) de cerveza al 5 por ciento de alcohol, 5 onzas de vino al 12 por ciento de alcohol o 1,5 onzas de licor al 40 por ciento de alcohol.

El consumo excesivo de alcohol se refiere a beber demasiado alcohol en un corto espacio de tiempo. Puede aumentar el riesgo de daño hepático. Cuando un hombre consume cinco o más bebidas en 2 horas, o una mujer consume cuatro o más bebidas en la misma cantidad de tiempo, se considera consumo excesivo de alcohol.

La NIAAA también señala que diferentes personas reaccionan al alcohol de diferentes maneras, y algunas corren más riesgo que otras por los efectos del alcohol. El trastorno por consumo de alcohol (AUD) a menudo va acompañado de una enfermedad hepática alcohólica. Es una forma de grave problema con la bebida. Una persona tiene dificultad para controlar el consumo de alcohol y se siente emocionalmente deprimida cuando no consume alcohol.

Las pautas identifican a las mujeres con alto riesgo de un trastorno por consumo de alcohol que beben cuatro o más bebidas en un día cualquiera, u ocho o más bebidas en una semana, y hombres que beben cinco o más bebidas en cualquier día o 15 o más bebidas por semana.

none:  oído-nariz-y-garganta reumatologia veterinario