Lo que hay que saber sobre la acalasia esofágica

La acalasia es un trastorno del esófago, o esófago, que hace que las células y los músculos pierdan su función. Esto puede provocar dificultades para tragar, dolor de pecho y regurgitación. Los alimentos también pueden ingresar a los pulmones y causar tos y problemas respiratorios.

La acalasia puede afectar cualquier parte del tracto digestivo, incluidos los intestinos. La enfermedad de Hirschsprung es un tipo de acalasia.

Las personas generalmente reciben un diagnóstico de acalasia esofágica entre los 25 y 60 años de edad. Según el American Journal of Gastroenterology, afecta a alrededor de 1 de cada 100.000 personas y ocurre por igual en hombres y mujeres.

Los médicos desconocen las causas de la acalasia y actualmente no existe cura. Sin embargo, el tratamiento puede aliviar los síntomas.

¿Qué es la acalasia esofágica?

Una persona con acalasia esofágica puede experimentar dificultad para tragar alimentos.

La acalasia esofágica es una enfermedad crónica del esófago que provoca un deterioro lento de la función nerviosa.

El esófago es el tubo que conecta la garganta con el estómago. Se encuentra entre la tráquea y la columna y continúa por el cuello donde se une al extremo superior o cardíaco del estómago.

Cuando una persona traga, los músculos de las paredes del esófago se contraen y empujan la comida o el líquido hacia el estómago. Las glándulas dentro del esófago producen moco, que apoya el movimiento de la deglución.

En la acalasia esofágica, el esófago no se abre para dejar pasar la comida. Esto se debe a una debilidad del músculo liso en la parte inferior del esófago.

Cuando este músculo liso no puede mover los alimentos hacia abajo, esto se conoce como aperistalsis del esófago.

La causa sigue siendo desconocida, pero según la Sociedad de Cirujanos Torácicos, estudios recientes sugieren que puede ser una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico ataca las células nerviosas de los músculos del esófago.

Un parásito en América del Sur que conduce a la enfermedad de Chagas también puede causar tipos de acalasia.

El trastorno no es hereditario y el riesgo es igual en todos los grupos étnicos.

Síntomas

Al principio, los síntomas pueden ser leves y fáciles de ignorar. Sin embargo, con el tiempo, la acalasia progresa, lo que dificulta que una persona trague alimentos y líquidos.

La persona puede notar:

  • disfagia o dificultad para tragar alimentos
  • traer comida y líquido nuevamente después de tragar
  • tos, especialmente cuando está acostado
  • dolor de pecho, similar a la acidez de estómago, que puede parecerse a un ataque cardíaco
  • dificultades para respirar cuando una persona inhala alimentos, líquidos y saliva en los pulmones

La persona también puede perder peso, tener dificultad para eructar y sentir como si tuviera un nudo en la garganta.

Las personas pueden intentar compensarlo comiendo más lentamente, levantando el cuello o echando los hombros hacia atrás para ayudar a tragar.

Sin embargo, los síntomas suelen empeorar.

Diagnóstico

Un médico puede ordenar una radiografía y una prueba de deglución de bario para diagnosticar la acalasia esofágica.

Los síntomas de la acalasia son similares a los de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), la hernia de hiato y algunos trastornos psicosomáticos. Esto puede dificultar que un médico haga un diagnóstico.

El médico puede ordenar las siguientes pruebas de diagnóstico para descartar otras afecciones.

Prueba de rayos X y deglución de bario: una persona ingiere una solución líquida blanca, conocida como sulfato de bario. El sulfato de bario es visible en las radiografías. A medida que la persona ingiere la suspensión, la solución recubre el esófago. Esto muestra la estructura hueca del esófago en imágenes de rayos X.

Manometría esofágica: mide la presión y los movimientos de los músculos en el esófago. Un especialista en trastornos digestivos, o gastroenterólogo, inserta un manómetro, que es un tubo delgado, a través de la nariz del individuo.

La persona con sospecha de acalasia deberá tragar varias veces.

El dispositivo mide las contracciones musculares en varias partes del esófago. Este procedimiento ayuda al médico a determinar si el esfínter esofágico inferior se relaja adecuadamente mientras la persona traga.

También puede evaluar la función del músculo liso, así como descartar el cáncer.

Endoscopia: implica el uso de una cámara en un tubo delgado e iluminado. Un gastroenterólogo pasa el tubo por el esófago mientras un individuo está bajo sedación.

Esto le permite al médico ver el interior del esófago y el estómago. Puede mostrar signos de acalasia o cualquier inflamación, úlceras o tumores que también podrían estar causando síntomas.

Durante la endoscopia, el médico también puede tomar una biopsia para verificar si hay cánceres que puedan estar causando dificultades digestivas. Esto implica recolectar una muestra de tejido y enviarla a un laboratorio para analizarla con un microscopio.

Obtenga más información sobre las endoscopias aquí.

Tratamiento

El tratamiento no puede curar la acalasia esofágica ni restaurar la función nerviosa por completo. Sin embargo, existen formas de reducir la gravedad de los síntomas.

Medicamentos: si un médico diagnostica el trastorno al principio de su progresión, los medicamentos pueden ayudar a dilatar la parte estrecha del esófago para que los alimentos puedan pasar.

Los ejemplos incluyen los bloqueadores de los canales de calcio y los nitratos. Algunas personas pueden experimentar dolores de cabeza e hinchazón de los pies.

Después de unos meses, algunos medicamentos pueden dejar de funcionar. Si esto ocurre, es posible que una persona deba buscar diferentes tratamientos.

Dilatación con balón neumático: los cirujanos inflan un balón para ensanchar el espacio al desgarrar el músculo del esfínter esofágico inferior.

Para aproximadamente el 70% de las personas, el tratamiento con balón aliviará los síntomas. Es posible que este procedimiento deba realizarse más de una vez. Según el American Journal of Gastroenterology, alrededor del 30% de las personas que se someten a una dilatación con balón neumático pueden requerir un procedimiento de seguimiento.

Los efectos adversos incluyen dolor en el pecho inmediatamente después del procedimiento y un pequeño riesgo de perforación del esófago. Si se produce una perforación, la persona necesitará más tratamiento.

La dilatación con balón también conduce a GERD en aproximadamente 15 a 35% de los pacientes.

Miotomía: esta es una operación para cortar el músculo. Por lo general, ayuda a prevenir la obstrucción.

El American Journal of Gastroenterology afirma que la miotomía quirúrgica tiene una tasa de éxito del 60 al 94%. Sin embargo, hasta el 31% de las personas pueden desarrollar ERGE después de una miotomía, según el tipo de procedimiento que se les realice.

Existe una variedad de enfoques diferentes para la miotomía, incluida la miotomía transabdominal, la miotomía toracoscópica, la miotomía laparoscópica y la miotomía de Heller.

Miotomía por endoscopia peroral (POEM): el cirujano pasa un bisturí eléctrico a través de un endoscopio. Hacen una incisión en el revestimiento del esófago y crean un túnel dentro de la pared esofágica.

Este procedimiento parece seguro y eficaz. Sin embargo, es un procedimiento relativamente nuevo y se desconocen sus efectos a largo plazo.

Botox: una persona puede recibir inyecciones de toxina botulínica o Botox. Esto puede relajar los músculos del extremo inferior del esófago.

Las inyecciones de Botox pueden ayudar a quienes no pueden o no pueden someterse a una cirugía. Una sola inyección proporciona alivio hasta por 6 meses para aproximadamente el 50% de las personas. Muchas personas necesitan inyecciones repetidas después de que desaparece el efecto de la primera.

Después de una cirugía no invasiva, una persona puede esperar pasar de 24 a 48 horas en el hospital. Por lo general, podrán volver a sus actividades normales después de 2 semanas.

Una persona que se somete a una cirugía abierta probablemente necesitará una estancia hospitalaria más prolongada, pero puede reanudar un estilo de vida activo en 2 a 4 semanas.

Después de la cirugía o algunos procedimientos, un médico puede recetar un medicamento conocido como inhibidor de la bomba de protones (IBP). Esto puede ayudar a reducir la cantidad de ácido involucrado en la digestión y el riesgo de reflujo ácido.

Aquí, obtenga más información sobre los procedimientos para aliviar los espasmos esofágicos.

Complicaciones

Dado que no existe cura para la acalasia esofágica, las personas deben buscar citas de seguimiento regulares para detectar y tratar cualquier complicación en las primeras etapas.

El reflujo ácido, el agrandamiento severo del esófago y el cáncer de esófago de células escamosas son todas posibles complicaciones.

El Colegio Estadounidense de Gastroenterología no recomienda la detección periódica mediante endoscopia del cáncer de esófago, ya que los estudios no sugieren que esto reduzca el riesgo de progresión al cáncer.

Sin embargo, algunos médicos recomiendan la detección cada 3 años en personas que han tenido un diagnóstico de acalasia esofágica durante 10 a 15 años. En lugar de identificar el cáncer, esto es más útil para diagnosticar complicaciones, como un esófago agrandado o megaesófago.

El megaesófago y el cáncer de esófago podrían hacer necesario que un cirujano extirpe todo el esófago. Sin embargo, la detección y el tratamiento tempranos pueden prevenir esto.

Dieta

Mientras se recupera del tratamiento, una persona puede probar una dieta líquida.

Es probable que la persona necesite una dieta líquida durante los primeros días después del tratamiento. Cuando tragar se vuelve más fácil, pueden pasar a una dieta sólida.

Las personas con acalasia deben comer lentamente, masticar bien los alimentos y beber mucha agua durante las comidas. Deben evitar comer cerca de la hora de acostarse.

Dormir con la cabeza ligeramente levantada puede ayudar a que la gravedad vacíe el esófago y reduzca el riesgo de regurgitación.

Los alimentos que se deben evitar incluyen:

  • frutas cítricas
  • alcohol
  • cafeína
  • chocolate
  • salsa de tomate

Estos pueden estimular el reflujo. Los alimentos fritos y picantes también pueden irritar el sistema digestivo y empeorar los síntomas.

No existe una dieta específica para personas con acalasia. Sin embargo, una revisión de 2017 sugiere que una dieta baja en fibra podría reducir la mayor parte de los alimentos y permitir que pasen más fácilmente a través del esófago.

panorama

Si bien a los investigadores les queda mucho por aprender sobre la acalasia, según el Centro de Información de Enfermedades Raras y Genéticas, alrededor del 90% de las personas ven una mejora a largo plazo en los síntomas después del tratamiento.

A veces, es posible que un cirujano deba extirpar todo el esófago. Esto ocurre en aproximadamente el 10-15% de las personas.

Si las personas comienzan a experimentar dificultades para tragar, deben buscar consulta lo antes posible para mejorar su perspectiva.

none:  estreñimiento monitoreo personal - tecnología portátil endometriosis