Lo que debe saber sobre el dolor de riñón después de beber alcohol

Los riñones ayudan a filtrar la sangre, incluso filtrando sustancias nocivas como el alcohol. Beber con moderación no debería causar dolor de riñón, pero beber en exceso o beber con frecuencia puede causar problemas renales.

El dolor de riñón suele aparecer en la espalda, a ambos lados de la columna, justo debajo de las costillas. Una persona que experimenta este tipo de dolor, especialmente si se intensifica durante horas o días, puede tener una enfermedad grave y debe hablar con un médico.

En este artículo, obtenga más información sobre las causas del dolor de riñón y cómo podrían estar relacionadas con el consumo de alcohol.

Causas

El consumo moderado de alcohol no debería causar dolor de riñón. Sin embargo, el consumo excesivo de alcohol puede dañar los riñones o aumentar el riesgo de enfermedad renal crónica.

El dolor de riñón después de beber alcohol puede ser un signo de estas afecciones.

Lesión renal aguda

El consumo excesivo de alcohol puede dañar los riñones.

El consumo excesivo de alcohol o beber numerosos tragos en solo unas pocas horas puede causar una lesión renal aguda.

Una lesión renal aguda puede ocurrir cuando los desechos se acumulan en la sangre a un ritmo más rápido de lo que los riñones pueden filtrar.

Además del dolor de riñón, una persona con una lesión renal aguda también puede notar los siguientes síntomas:

  • disminución de la micción
  • agotamiento
  • piernas, tobillos o cara hinchados
  • dificultad para respirar o falta de aire
  • náuseas o vómitos
  • Confusión
  • presión o dolor en el pecho

Sin tratamiento, una persona con una lesión renal aguda puede sufrir una convulsión o entrar en coma.

Infección del tracto urinario

El alcohol puede aumentar indirectamente el riesgo de desarrollar una infección del tracto urinario (ITU). Las infecciones urinarias que se diseminan a la vejiga pueden causar dolor de riñón.

El alcohol aumenta la acidez de la orina y puede irritar el revestimiento de la vejiga. Una persona que bebe alcohol puede deshidratarse, aumentando el riesgo de una infección urinaria.

Además del dolor de riñón, algunos síntomas de una UTI incluyen:

  • dolor al orinar
  • una fuerte necesidad de orinar, incluso cuando sale poca orina
  • orina oscura o maloliente
  • sangre en la orina
  • dolor de estómago o de espalda
  • fiebre
  • una necesidad frecuente de orinar

Enfermedad renal crónica

Con el tiempo, beber también puede aumentar el riesgo de enfermedad renal al obligar a los riñones a trabajar más y dañar el hígado.

Con el tiempo, beber demasiado puede causar dolor de riñón y otros síntomas de disfunción renal, como presión arterial alta.

La enfermedad renal crónica es una afección grave y potencialmente mortal que requiere tratamiento continuo. Algunas personas con enfermedad renal pueden necesitar diálisis o un trasplante de riñón.

Problemas renales no relacionados con el alcohol

Beber no causa todos los tipos de dolor de riñón. El momento del dolor podría ser una coincidencia o el alcohol podría haber intensificado un problema existente.

Los cálculos renales son otra posible causa de dolor. Una persona puede sentir un intenso dolor de espalda o dolor en los genitales o el estómago cuando el cuerpo intenta expulsar el cálculo. Algunas personas también desarrollan fiebre. Si el cuerpo no expulsa el cálculo, una persona puede desarrollar una infección grave o un bloqueo.

Sufrir una lesión física en los riñones, como una caída desde una altura, también puede causar dolor de riñón.

Es importante consultar a un médico para todos y cada uno de los dolores renales, ya sea que estén relacionados con el consumo de alcohol o no.

Complicaciones

La gota, que puede causar hinchazón en los pies, es una posible complicación de la enfermedad renal.

Una persona corre el riesgo de sufrir diferentes complicaciones según la causa subyacente del dolor de riñón.

Por ejemplo, una persona con una infección urinaria que se disemina a los riñones puede desarrollar sepsis, una peligrosa infección de la sangre.

Las posibles complicaciones de la enfermedad renal no controlada o no tratada incluyen:

  • gota, un tipo de artritis que se produce cuando el ácido úrico se acumula en la sangre
  • anemia, que se desarrolla cuando el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos
  • altos niveles de fósforo, que pueden causar afecciones óseas como osteoporosis
  • niveles de potasio peligrosamente altos
  • Alta presión sanguínea
  • enfermedad del corazón
  • acumulación de líquido e hinchazón en el cuerpo
  • insuficiencia de otros órganos, como el hígado

Cuando ver a un doctor

Los riñones son la herramienta principal del cuerpo para filtrar sustancias peligrosas, por lo que los problemas que afectan a los riñones pueden afectar rápidamente al resto del cuerpo y causar problemas en múltiples órganos.

Comuníquese con un médico para:

  • dolor en los riñones
  • síntomas de una infección urinaria
  • un golpe reciente en la espalda que causa dolor en los riñones
  • fiebre junto con dolor de riñón
  • disminución de la micción, incluso cuando se bebe suficiente agua

Vaya a la sala de emergencias o atención de urgencia por:

  • signos de lesión renal aguda después de beber
  • dolor intenso en la espalda o los riñones
  • fiebre alta y dolor de riñón
  • presión arterial alta y dolor de riñón
  • pérdida del conocimiento, visión borrosa o cambios en el conocimiento
  • una incautación

Tratamiento

La opción de tratamiento adecuada para el dolor de riñón relacionado con el alcohol depende de la causa.

Algunas opciones de tratamiento pueden incluir:

  • antibióticos para una infección urinaria
  • medicamentos para el dolor
  • electrolitos o líquidos intravenosos para controlar la deshidratación
  • diálisis a corto plazo para eliminar las toxinas acumuladas de la lesión renal aguda
  • cambios en la dieta y el estilo de vida para controlar la enfermedad renal crónica
  • medicamentos para bajar la presión arterial y tratar otros síntomas
  • diálisis a largo plazo para ayudar a los riñones defectuosos
  • un trasplante de riñón

Prevención

El ejercicio regular puede ayudar a prevenir la enfermedad renal relacionada con el alcohol.

Reducir la ingesta de alcohol puede disminuir el riesgo de enfermedad renal relacionada con el alcohol.

Evite los atracones y beba mucha agua si bebe alcohol. Las personas con enfermedad renal crónica no deben beber alcohol en absoluto, y pueden hablar con un médico para que les ayude a dejar de fumar si les resulta difícil.

Algunas estrategias que pueden mejorar la salud renal y reducir el riesgo de enfermedad renal incluyen:

  • evitando el tabaco
  • no beber alcohol
  • adoptar una dieta sana y equilibrada
  • bebiendo mucha agua
  • hacer ejercicio regularmente
  • mantener un peso corporal saludable
  • tratar cualquier otra condición médica, como diabetes

No todas las formas de enfermedad renal se pueden prevenir, pero adoptar un estilo de vida saludable puede reducir el riesgo de complicaciones, incluso en personas con trastornos renales genéticos.

Resumen

El dolor de riñón puede ser intenso. Es la forma que tiene el cuerpo de advertir sobre una afección médica potencialmente grave, por lo que es mejor no ignorarla.

Ver a un médico lo antes posible ayuda a garantizar un tratamiento adecuado y puede reducir el riesgo de complicaciones.

none:  farmacia - farmacéutico conferencias fibromialgia