Lo que hay que saber sobre la disfunción de la sínfisis del pubis

La disfunción de la sínfisis del pubis (SPD) implica molestias en la parte delantera o trasera de las articulaciones pélvicas. El dolor de la cintura pélvica es otro nombre para esta afección.

Los dos huesos pélvicos se encuentran en la articulación de la sínfisis del pubis, que se encuentra en la parte frontal de la pelvis. Los ligamentos densos estabilizan la articulación. En las personas con SPD, los ligamentos se estiran o relajan, lo que conduce a la inestabilidad de la articulación pélvica, lo que provoca malestar.

El SPD puede provocar un dolor significativo y afectar la calidad de vida de una persona. Sin embargo, tanto los tratamientos médicos como los remedios caseros pueden aliviar los síntomas.

Continúe leyendo para obtener más información sobre los síntomas, las causas y el diagnóstico de SPD, así como algunas posibles opciones de tratamiento.

Síntomas

Una persona con SPD puede experimentar dolor en el área pélvica.

Los síntomas del SPD pueden ser leves o graves. El síntoma más común es el dolor en la zona pélvica. El dolor, que la gente a menudo describe como punzante o dolorido, puede extenderse a otras áreas de la parte inferior del cuerpo, como la parte superior de los muslos, la parte inferior de la espalda y el perineo.

Algunas personas con SPD pueden experimentar síntomas adicionales que incluyen:

  • un sonido de clic en la pelvis
  • dificultad para caminar
  • dificultad para orinar o incontinencia, en algunos casos
  • dolor que empeora con las actividades de soporte de peso, como subir escaleras

Causas

El SPD tiene varias causas posibles, la más común de las cuales es el embarazo.

Durante el embarazo, el centro de gravedad del cuerpo cambia, lo que puede afectar la postura y provocar dolor. Además, el cuerpo libera la hormona relaxina para ablandar los ligamentos, lo que permite que la pelvis se abra y se adapte al parto. Este efecto también puede provocar SPD.

Los médicos no comprenden exactamente por qué algunas mujeres desarrollan SPD durante el embarazo, mientras que otras no. Sin embargo, ciertos factores pueden aumentar el riesgo, entre ellos:

  • tener sobrepeso u obesidad antes del embarazo
  • tener una lesión en la pelvis
  • tener antecedentes de dolor lumbar
  • experimentar dolor pélvico en un embarazo anterior

Según la investigación que apareció en La Revista de la Asociación Canadiense de Quiropráctica, El 31,7% de las mujeres embarazadas han experimentado SPD.

Aunque es mucho más común durante el embarazo y después del parto, el SPD también puede ocurrir como resultado de artritis o lesiones pélvicas.

Diagnóstico

Un médico diagnosticará el SPD después de revisar los síntomas de la persona y realizar un examen físico y una verificación del historial médico.

A veces, también pueden usar ultrasonido para descartar otras afecciones.

Por lo general, no es recomendable que las mujeres se realicen radiografías durante el embarazo. Sin embargo, las pruebas por imágenes, como radiografías o tomografías computarizadas, pueden ayudar al médico a confirmar un diagnóstico de SPD en personas que no están embarazadas.

Efectos secundarios y complicaciones.

El dolor y la inestabilidad pélvica también pueden afectar otras partes del cuerpo. Por ejemplo, el dolor pélvico puede cambiar la forma en que una persona camina y se mueve, lo que, a su vez, podría generar estrés en diferentes partes del cuerpo, como las caderas o la espalda.

Las investigaciones indican que el dolor de la cintura pélvica es severo en aproximadamente el 20% de los casos. El dolor intenso puede interferir con la movilidad y las actividades diarias normales. Caminar puede resultar doloroso e inestable.

Los problemas emocionales también pueden desarrollarse como resultado del dolor relacionado con el SPD. En un estudio, las mujeres informaron sentirse irritables, culpables, molestas y frustradas debido al SPD. Cuando el dolor afecta la movilidad, también puede conducir al aislamiento social y existe el riesgo de abuso de analgésicos.

Tratamiento y remedios

Tanto el tratamiento médico como los remedios caseros pueden ayudar a tratar el SPD. La gravedad del dolor determinará las opciones de tratamiento. Durante el embarazo, no todos los tratamientos son adecuados. Por ejemplo, es posible que la medicación no sea aconsejable.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

Terapia de tejidos blandos

La terapia de tejidos blandos generalmente incluye atención quiropráctica, que puede implicar manipulación espinal y masajes para mejorar la estabilidad y la posición de la articulación pélvica.

Usar un cinturón de soporte para el embarazo

Un cinturón de embarazo sostiene los huesos pélvicos y ayuda a mantener una alineación correcta. El cinturón puede aliviar el dolor a corto plazo.

Un estudio que involucró a 46 mujeres embarazadas con dolor en la cintura pélvica encontró que el uso de un cinturón de soporte para el embarazo redujo el dolor con éxito, pero solo cuando las mujeres lo usaban regularmente durante períodos cortos.

Extensión

Como el SPD afecta a todos de manera diferente, los estiramientos que funcionan para una persona pueden no serlo para otra.

Es mejor consultar con un médico qué estiramientos son seguros, especialmente durante el embarazo.

Un ejemplo de estiramiento que puede aliviar el dolor es la inclinación pélvica. Las personas pueden realizar este ejercicio siguiendo estos pasos:

  1. Acuéstese de espaldas con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo.
  2. Tire de los músculos del estómago hacia adentro y apriete los músculos de los glúteos para aplanar la espalda e inclinar la pelvis.
  3. Mantenga la posición durante 5 a 10 segundos y luego relájese.

Si este movimiento alivia la incomodidad, una persona puede hacer de 10 a 20 repeticiones.

Remedios

Estos remedios caseros también pueden reducir las molestias relacionadas con el SPD:

  • colocar una almohada entre las piernas al dormir
  • evitando sentarse por mucho tiempo
  • aplicar una compresa de hielo en el área pélvica
  • mantenerse activo pero evitando cualquier actividad que le cause dolor
  • incorporando descansos todos los días
  • usando zapatos de apoyo
  • mantener las rodillas juntas al entrar y salir del coche
  • realizar ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico

Aprenda a realizar los ejercicios de Kegel aquí.

Medicamentos para el dolor

Los analgésicos de venta libre y recetados también pueden ayudar a aliviar los síntomas del SPD. Sin embargo, no todos los analgésicos son seguros durante el embarazo. Un profesional sanitario puede ofrecer asesoramiento sobre las opciones adecuadas.

Prevención

No existe una forma definitiva de prevenir el SPD, pero las mujeres pueden reducir su riesgo de desarrollar la afección durante el embarazo si logran y mantienen un índice de masa corporal (IMC) moderado.

Resumen

La disfunción de la sínfisis del pubis implica dolor en la parte posterior o frontal de las articulaciones pélvicas. Puede provocar dificultad para caminar y una gran incomodidad.

La causa más común de SPD es el embarazo.

El tratamiento ayuda a disminuir el dolor y mejorar la movilidad. El posible tratamiento incluye la manipulación de tejidos blandos y estiramientos.

none:  endocrinología ébola crohn - ibd