Por qué elegimos la rosquilla en lugar de la manzana

Todo el mundo sabe que una manzana al día es una opción más saludable que una rosquilla y, sin embargo, dada la opción, muchas personas seguirían eligiendo la rosquilla. Un nuevo estudio ha revelado que la elección de alimentos podría deberse a las asociaciones que hacemos con los estímulos relacionados con los alimentos.

Los investigadores explican por qué la necesidad de comer una dona es más poderosa que la necesidad de comer una manzana, aunque la manzana es la opción más saludable.

Aukje Verhoeven, Sanne de Wit y Poppy Watson, todos psicólogos de la Universidad de Amsterdam en los Países Bajos, llevaron a cabo la investigación.

Sus hallazgos fueron publicados en la revista Apetito.

El consumo de alimentos no saludables está aumentando en todo el mundo, lo que contribuye a que más de 1.900 millones de adultos tengan sobrepeso en todo el mundo.

Entre los niños de los Estados Unidos, más del 27 por ciento de las calorías diarias provienen de bocadillos, incluidos bocadillos salados, dulces, postres y bebidas azucaradas. Esto podría tener consecuencias peligrosas para su salud.

Las señales aprendidas afectan la elección de alimentos

Las iniciativas gubernamentales se han centrado en hacer que las personas sean más conscientes de los efectos adversos de comer de manera poco saludable. Sin embargo, la mayoría de las personas no se adhieren a las pautas alimentarias recomendadas y los comportamientos alimentarios a menudo permanecen sin cambios.

Aunque no está claro por qué las intervenciones informativas no funcionan, la evidencia sugiere que los estímulos relacionados con los alimentos en el medio ambiente pueden desempeñar un papel en el desencadenamiento de hábitos alimentarios poco saludables.

“Las advertencias sanitarias a menudo hacen que las personas quieran elegir productos alimenticios más saludables, sin embargo, muchos terminan eligiendo productos alimenticios poco saludables”, explica Verhoeven. "Sospechamos que esto podría deberse en parte al hecho de que las personas aprenden a asociar señales específicas en su entorno con ciertas elecciones de alimentos".

Por ejemplo, ver un gran letrero con una “M” en el entorno se ha relacionado con una recompensa, como comer una hamburguesa con queso, que luego provoca un antojo y podría desencadenar un viaje al restaurante.

Estas asociaciones aprendidas entre señales y resultados tienen un efecto significativo en los alimentos que las personas eligen consumir.

“Por lo tanto, las elecciones no saludables se activan automáticamente mediante asociaciones aprendidas, lo que hace que las advertencias sanitarias, que se centran en elecciones conscientes, sean ineficaces”, añade Verhoeven.

Advertencias ineficaces en presencia de señales

Verhoeven y su equipo tenían como objetivo investigar si la presencia de estímulos relacionados con los alimentos y los comportamientos que provocan son la razón por la que las advertencias sanitarias tienen un efecto limitado en las opciones alimentarias.

Los participantes aprendieron a presionar teclas para obtener dos premios alimenticios y aprendieron asociaciones entre los estímulos y la recompensa. Se mostró información sobre los riesgos para la salud de una de las dos recompensas, luego los participantes tuvieron que elegir entre las dos opciones de alimentos.

Los investigadores esperaban que cuando no se presentaran estímulos, los participantes elegirían la comida que pensaran que era más saludable. Pero, por el contrario, plantearon la hipótesis de que con estímulos, los participantes seleccionarían la recompensa asociada, independientemente de si era la opción saludable o no saludable.

“Las advertencias sanitarias para la elección de alimentos saludables solo parecen ser efectivas en un entorno donde no hay señales de alimentos presentes”, dice Verhoeven.

"Siempre que están presentes estímulos que las personas han llegado a asociar con ciertos bocadillos", agrega, "eligen el producto alimenticio (no saludable) que los acompaña, incluso cuando saben que no es saludable o que realmente no anhelan ese producto alimenticio".

"No importaba si alertamos a los sujetos antes o después de que aprendieran las asociaciones con las señales alimentarias".

Limitar los estímulos ambientales

Las advertencias sanitarias parecen cambiar la actitud y la intención de una persona, pero no siempre dan lugar a cambios de comportamiento. Los autores dicen que hay una necesidad urgente de desarrollar estrategias que prevengan las asociaciones nocivas o que reduzcan su influencia.

Verhoeven y sus colegas sugieren que una estrategia sería complementar las advertencias sanitarias añadiendo los riesgos para la salud a los productos mismos para impulsar la elección de alimentos saludables. Los autores del estudio continúan:

"Una estrategia más prometedora sugerida por el presente estudio es promover opciones saludables al limitar significativamente la disponibilidad de estímulos ambientales que están asociados con resultados alimentarios poco saludables, como ciertos comerciales, especialmente aquellos enfocados en poblaciones vulnerables como los niños".

Las opciones saludables podrían promoverse haciendo que las no saludables sean menos visibles, recomiendan los investigadores. Esto podría incluir colocar opciones de alimentos saludables cerca de la caja mientras traslada los refrigerios no saludables a un lugar que sea menos notorio.

none:  dermatitis atópica - eccema estatinas herpes