Los suplementos de omega-3 mejoraron la atención en algunos jóvenes con TDAH

Los suplementos de aceite de pescado omega-3 pueden mejorar la atención en algunos jóvenes con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), según un nuevo estudio.

Un nuevo estudio encuentra que para algunos jóvenes con TDAH, los suplementos de omega-3 son tan buenos como los medicamentos.

El TDAH es una afección en la que una persona presenta un patrón marcado de falta de atención o hiperactividad e impulsividad, o todos estos síntomas, a un nivel que interfiere con el desarrollo y el funcionamiento.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), hay más de 6 millones de niños con TDAH en los Estados Unidos.

En el nuevo estudio, científicos del King's College London en el Reino Unido y la Universidad Médica de China en Taichung, Taiwán, investigaron el efecto de los suplementos de aceite de pescado omega-3 en la función cognitiva en jóvenes con TDAH.

Un reciente Psiquiatría traslacional artículo describe los nuevos hallazgos.

La investigación tomó la forma de un ensayo controlado aleatorio e involucró a 92 jóvenes con TDAH cuyas edades oscilaban entre los 6 y los 18 años.

Durante 12 semanas, los jóvenes recibieron altas dosis del ácido eicosapentaenoico (EPA) de ácidos grasos omega-3 o un placebo.

Los resultados mostraron que de los participantes que recibieron el suplemento, aquellos que tenían los niveles más bajos de EPA en la sangre mostraron una mejor atención y vigilancia enfocadas.

Sin embargo, no se produjeron tales mejoras en los participantes cuyos niveles sanguíneos de EPA eran normales o altos.

La investigación también identificó algunas consecuencias adversas de tomar suplementos de omega-3. Las personas con niveles elevados de EPA en sangre que tomaron el suplemento mostraron un aumento de la impulsividad.

Los investigadores sugieren que estos resultados apuntan a la necesidad de que los psiquiatras adopten un enfoque de medicina personalizada al tratar a los jóvenes con TDAH.

"Los suplementos de omega-3 solo funcionaron en niños que tenían niveles más bajos de EPA en la sangre, como si la intervención estuviera reponiendo la falta de este importante nutriente", dice la autora principal del estudio, Carmine M. Pariante, quien es profesora en el Departamento. de Medicina Psicológica en el King's College de Londres.

Él y sus colegas advierten que los hallazgos no deberían ser una razón para que los padres y cuidadores comiencen a administrar suplementos de omega-3 a los jóvenes sin antes consultar a un médico.

EPA y otros ácidos grasos omega-3

Los omega-3 son un grupo de ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) que desempeñan varias funciones vitales en el cuerpo.

Estos ácidos grasos ayudan a formar membranas celulares, producen energía y producen moléculas de señalización llamadas eicosanoides.

En la investigación, los científicos tienden a centrarse en EPA y otros dos tipos de omega-3: ácido alfa-linolénico (ALA) y ácido docosahexaenoico (DHA).

El cuerpo no puede producir ALA, por lo que debe obtenerlo de alimentos como el aceite de canola, las semillas de chía, la linaza, la soja y las nueces.

Aunque el cuerpo puede convertir ALA en DHA y EPA en el hígado, no puede producir lo suficiente. Como resultado, el cuerpo también debe obtener estos ácidos grasos de fuentes alimenticias.

El pescado y los aceites de pescado son ricos en DHA y EPA. Los peces acumulan estos dos omega-3 en sus tejidos porque comen fitoplancton que ha ingerido microalgas que producen DHA y EPA.

Los suplementos dietéticos pueden contener ALA, DHA, EPA y otros ácidos grasos omega-3. Si bien el aceite de pescado es la fuente principal de DHA y EPA en los suplementos, existen productos distintos del pescado que los obtienen del aceite de algas, que es un aceite derivado de las microalgas.

Las formulaciones de omega-3 pueden variar ampliamente entre los suplementos dietéticos, por lo que es importante revisar las etiquetas de sus productos para ver qué omega-3 contienen y en qué cantidades.

Necesidad de una "psiquiatría personalizada"

Los resultados del estudio reciente se suman a los de investigaciones anteriores del mismo equipo que encontraron que el TDAH era más común en los jóvenes con deficiencia de omega-3.

El tratamiento estándar para los jóvenes con TDAH incluye darles estimulantes. Uno de esos estimulantes, el metilfenidato, generalmente produce mejoras (los científicos las describen en términos de tamaños de efecto) de entre 0,22 y 0,42 para la atención y la vigilancia.

Los resultados del ensayo mostraron que los jóvenes con bajo nivel de EPA que recibieron suplementos de omega-3 mostraron mejoras con un tamaño del efecto de 0.83 para la vigilancia y 0.89 para la atención enfocada.

El profesor Pariante sugiere que "para aquellos niños con deficiencia de omega-3, los suplementos de aceite de pescado podrían ser una opción preferible a los tratamientos estimulantes estándar".

Sin embargo, el equipo también señala que los suplementos pueden tener consecuencias adversas para los jóvenes que no tienen una deficiencia de omega-3.

"Nuestro estudio sienta un precedente importante para otras intervenciones nutricionales, y podemos comenzar a llevar los beneficios de la 'psiquiatría personalizada' a los niños con TDAH".

Prof. Carmine M. Pariante

none:  psicología - psiquiatría respiratorio fibrosis quística