¿Qué hay que saber sobre el mal de altura?

El mal de altura es un trastorno causado por estar a gran altura, donde los niveles de oxígeno son bajos, sin acostumbrarse gradualmente al aumento de altitud.

También se conoce como mal agudo de montaña (AMS), enfermedad de las alturas, hipobaropatía, enfermedad de Acosta, puna y soroche.

La condición ocurre en altitudes superiores a 8.000 pies (pies) o 2.500 metros (m). Muchas estaciones de esquí se encuentran a una altitud de 8.000 pies.

Esta Centro de conocimiento de MNT Este artículo analizará las causas, los síntomas, el diagnóstico, el tratamiento y la prevención del mal de altura, así como cómo recuperarse.

Datos rápidos sobre el mal de altura

  • A mayores elevaciones, el número de moléculas de oxígeno por respiración disminuye.
  • Elevarse a una gran altura sin aclimatarse puede hacer que se acumule líquido en los pulmones y el cerebro.
  • Los síntomas del mal de altura incluyen debilidad, somnolencia y falta de apetito.
  • Las principales causas son subir demasiado rápido a una gran altura o permanecer a esa altura durante demasiado tiempo.
  • Existen varios tratamientos para el mal de altura, pero el individuo primero debe descender lentamente.

Síntomas

La opresión en el pecho es un indicador de que los síntomas del mal de altura se están complicando.

La gravedad de los síntomas depende de varios factores, que incluyen:

  • la edad, el peso, la presión arterial y el estado físico general de un individuo
  • qué tan rápido sube una persona a 8,000 pies
  • la cantidad de tiempo pasado a gran altura

El síntoma principal del mal de altura es un dolor de cabeza. Sin embargo, este también es uno de los síntomas de la deshidratación.

Para un diagnóstico preciso, el individuo debe alcanzar por lo menos 8,000 pies y tener dolor de cabeza. También deben demostrar uno de los siguientes signos y síntomas:

  • falta de apetito, náuseas o vómitos
  • agotamiento o debilidad
  • mareo
  • insomnio
  • hormigueo
  • dificultad para respirar al hacer ejercicio
  • me siento con sueño
  • malestar general
  • hinchazón de manos, pies y cara

Los siguientes signos pueden indicar una presentación más grave del mal de altura o una de sus complicaciones.

El líquido en los pulmones puede causar lo siguiente:

  • una tos seca persistente, a menudo con esputo rosado
  • fiebre
  • jadeando, incluso en reposo

Los signos de inflamación del cerebro incluyen:

  • un dolor de cabeza persistente que no responde a los analgésicos
  • marcha inestable o torpeza
  • aumento de vómitos
  • pérdida gradual de la conciencia
  • entumecimiento
  • mareo

Crónico vs. agudo

El mal de montaña crónico, también conocido como enfermedad de Monge, se desarrolla después de pasar un tiempo prolongado viviendo a una altitud de más de 9842 pies (3000 m). El mal de montaña agudo se experimenta poco después de ascender demasiado rápido a una gran altura.

Causas

El mal de altura ocurre cuando las personas aumentan la altitud demasiado rápido.

La principal causa del mal de altura es ascender demasiado rápido a grandes alturas. Subir demasiado alto y permanecer allí durante demasiado tiempo también puede causarlo.

A nivel del mar, la concentración atmosférica de oxígeno es de aproximadamente el 21 por ciento y la presión barométrica promedia los 760 milímetros de mercurio (mmHg).

Las altitudes más altas no cambian la concentración de oxígeno atmosférico. Sin embargo, el número de moléculas de oxígeno por respiración disminuye.

A unos 5.500 m (18.000 pies), cada respiración contiene aproximadamente la mitad del oxígeno que se encuentra al nivel del mar.

La persona tiene que respirar más rápido para compensar la falta de oxígeno y el corazón también tiene que latir más rápido. Aunque respirar más rápido aumenta los niveles de oxígeno en sangre, no alcanzan las concentraciones al nivel del mar.

Elevarse a altitudes mayores también puede hacer que se filtre líquido de los vasos sanguíneos diminutos, lo que resulta en una acumulación de líquido potencialmente peligrosa en los pulmones y el cerebro. Si un ser humano continúa elevándose a altitudes más altas sin aclimatarse, existe un grave riesgo de enfermedades potencialmente mortales.

El cuerpo humano necesita adaptarse a la presión de aire más baja y los niveles reducidos de oxígeno. Por tanto, se necesita una progresión gradual. Esta subida más lenta se conoce como aclimatación.

El cuerpo humano promedio necesita de 1 a 3 días para aclimatarse a un cambio de altitud.

Las personas que no pasan el tiempo suficiente para aclimatarse a una nueva altitud antes de seguir progresando tienen el mayor riesgo de desarrollar el mal de altura.

Con menos oxígeno en la sangre, el corazón y los pulmones tienen que trabajar más. Esto aumenta el pulso y la frecuencia respiratoria. Se producen más glóbulos rojos para permitir que el cuerpo transporte más oxígeno. El cuerpo responde a un cambio de altitud alterando el nivel de acidez de la sangre, la presión pulmonar, los niveles de electrolitos y el equilibrio de líquidos y sal.

El mal de montaña crónico parece tener un vínculo genético. Los estudios descubrieron que dos genes, ANP32D y SENP1, son más comunes en personas que experimentan el mal de montaña crónico.

Diagnóstico

Si una persona ha subido a una altitud superior a 762 m (2500 pies) y tiene dolor de cabeza, así como al menos uno de los síntomas anteriores, un diagnóstico preciso es bastante sencillo.

Cualquiera que desarrolle estos síntomas debe dejar de ascender inmediatamente, o incluso bajar a un nivel más bajo y descansar hasta que los síntomas hayan desaparecido por completo.

Es importante reconocer los síntomas, ya que hay servicios médicos limitados disponibles mientras camina por una montaña.

Tratamiento

Las personas con síntomas muy leves pueden seguir ascendiendo, pero a un ritmo mucho más lento. Es importante que los demás sepan incluso el más mínimo indicio de síntomas.

Aquellos con síntomas más graves deben:

  • descanso
  • consumir muchos líquidos
  • evita fumar

Existe una variedad de opciones para resolver la afección, que incluyen:

Descendente: moverse a una altitud más baja es probablemente la mejor acción a tomar si se desarrollan síntomas. Las personas con síntomas moderados generalmente responden bien si descienden solo 1,000 pies (305 m) y permanecen allí durante 24 horas. Si el individuo con síntomas moderados permanece en esta altitud más baja durante un par de días, su cuerpo se aclimatará y podrá comenzar a ascender nuevamente.

Las personas con síntomas graves deben descender al menos 2000 pies lo antes posible. Existe el riesgo de complicaciones graves o potencialmente mortales. Las personas cuyos síntomas no mejoran después de descender esta distancia deben bajar más la montaña hasta que comiencen a sentirse mejor.

Oxígeno puro: Dar oxígeno puro puede ayudar a una persona con problemas respiratorios graves causados ​​por el mal de altura. Los médicos de los centros turísticos de montaña suelen proporcionar este tratamiento.

Una bolsa Gamow: esta cámara hiperbárica de plástico portátil se puede inflar con una bomba de pie y se utiliza cuando no es posible un descenso rápido. Puede reducir la altitud efectiva hasta en 5.000 pies (1.500 m). Por lo general, se utiliza como ayuda para evacuar a personas con síntomas graves, no para tratarlas a gran altura.

Analgésicos: se pueden tomar acetaminofenos, como Tylenol, para los dolores de cabeza. El ibuprofeno, un medicamento antiinflamatorio, también puede ayudar.

Acetazolamida: este medicamento corrige el desequilibrio químico en la sangre causado por el mal de altura, además de acelerar la frecuencia respiratoria. Si la persona puede respirar más rápidamente, su cuerpo tendrá más oxígeno, lo que resultará en el alivio de algunos síntomas, como náuseas, mareos y dolores de cabeza. Este medicamento puede causar algunos efectos secundarios, como hormigueo en la cara, los dedos de las manos y los pies, así como micción excesiva y, en casos raros, visión borrosa.

Dexametasona: esta es una potente hormona esteroidea con cualidades que inhiben la actividad inmunológica y la inflamación. Es de 20 a 30 veces más potente que la hidrocortisona y de 4 a 5 veces la fuerza de la prednisona, y reduce la inflamación del cerebro. Las personas suelen experimentar una mejoría de los síntomas en aproximadamente 6 horas. Este medicamento tiene algunos posibles efectos secundarios, como dolor de estómago, depresión y euforia.

Nifedipina: es un bloqueador de los canales de calcio dihidropiridínico, comúnmente utilizado para el tratamiento de la presión arterial alta. Es eficaz para tratar la acumulación de líquido en los pulmones. Este medicamento reduce el estrechamiento de la arteria pulmonar, reduce la opresión en el pecho y facilita la respiración. Como puede hacer que la presión arterial baje repentinamente, se recomienda a las personas que no se levanten demasiado rápido después de tomar este medicamento.

Complicaciones

Los síntomas más severos generalmente ocurren a más de 12,000 pies (3,600 m). El mal agudo de montaña puede progresar a edema pulmonar de gran altitud (HAPE) o edema cerebral de gran altitud (HACE).

Las dos principales complicaciones del mal de altura son los edemas de los pulmones y el cerebro a gran altura.

Edema cerebral de gran altitud (HACE):

La falta de oxígeno hace que el líquido se filtre a través de pequeños vasos sanguíneos hacia el cerebro, lo que provoca hinchazón. Por lo general, la HACE ocurre cuando una persona permanece a gran altura durante al menos una semana.

Si no se trata, existe un riesgo muy alto de muerte. La persona afectada debe descender inmediatamente por lo menos 2,000 pies (610 m).

Un equipo de investigadores encontró que las resonancias magnéticas demostraron rastros de sangrado en el cerebro años después del incidente inicial en muchos escaladores de montañas con HACE.

El líder del equipo, Michael Knauth, M.D., Ph.D., aconseja lo siguiente:

“HACE es una enfermedad potencialmente mortal. Suele ocurrir en un entorno hostil donde no se dispone de ayuda ni de las herramientas de diagnóstico adecuadas. Anteriormente se pensaba que HACE no dejaba ningún rastro en el cerebro de los supervivientes. Nuestros estudios muestran que este no es el caso. Durante varios años después, las microhemorragias o microhemorragias son visibles en el cerebro de los supervivientes de HACE ".

Edema pulmonar de gran altitud (HAPE):

El líquido se acumula en los pulmones, lo que evita que el oxígeno ingrese al torrente sanguíneo. A medida que HAPE progresa y los niveles de oxígeno en sangre disminuyen, se desarrollan varios síntomas, que incluyen:

  • un tinte azul en la piel
  • dificultad para respirar
  • un pecho apretado
  • una tos persistente con esputo rosado
  • agotamiento y debilidad
  • confusión y desorientación

Si no se trata, esta complicación puede ser fatal.

De manera similar a HACE, el individuo afectado debe descender por lo menos 2,000 pies inmediatamente.

Ambas condiciones son poco comunes, pero pueden ocurrir si una persona asciende a una altitud muy alta con demasiada rapidez y permanece allí.

Prevención

Beba mucha agua para reducir el riesgo de mal de altura.

Si el ascenso se realiza en una montaña remota, es importante estar preparado.

Las precauciones incluyen:

  • Aclimatación: la mejor manera de prevenir el mal de altura es ascender gradualmente para que el cuerpo pueda aclimatarse a los cambios de altitud. Planifique a fondo y asegúrese de que cualquier viaje incluya suficiente tiempo para la aclimatación. Asegúrese de que todos en el grupo estén completamente aclimatados antes de seguir escalando.
  • Paquetes de vacaciones: tenga cuidado con los paquetes de vacaciones que prometen ascender una montaña en solo unos días.
  • Líquidos: Consuma entre 4 a 6 litros de agua al día.
  • Alimentos: Siga una dieta alta en calorías mientras se encuentra a gran altura.
  • Dormir: a una altitud de más de 9,800 pies (2990 m), no ascienda más de 985 pies (300 m) cada noche. En otras palabras, no duerma a más de 300 metros por encima de su lugar de descanso la noche anterior. Incluso si asciende más que esto durante el día, vuelva a bajar antes de dormir para que no esté más de 300 metros más alto que la noche anterior cuando se vaya a dormir.
  • Evite fumar: No fume.
  • Alcohol: No consuma bebidas alcohólicas.
  • Acetazolamida y dexametasona: estos medicamentos se pueden usar para prevenir el mal de altura.
  • Síntomas moderados: las personas con síntomas moderados deben permanecer en su altitud actual hasta que los síntomas se hayan resuelto por completo.
  • Otros medicamentos: algunos medicamentos pueden empeorar los síntomas mientras se encuentra a gran altura o en ascenso, incluidos los tranquilizantes y las pastillas para dormir.

Si le gusta escalar, no es necesario que se detenga siempre que tome las medidas preventivas correctas.

none:  salud ocular - ceguera menopausia salud de los hombres