¿Cuál es el vínculo entre la depresión y la ira?

La ira es una emoción que todos sienten a veces, pero si una persona se siente enojada la mayor parte del tiempo, es posible que esté experimentando depresión.

En muchos casos, la medicación, la terapia, los cambios en el estilo de vida o una combinación de estos tratamientos pueden ayudar a aliviar los síntomas.

En este artículo, analizamos la conexión entre la ira y la depresión, así como los otros síntomas y el diagnóstico de depresión. También discutimos las opciones de tratamiento tanto para la ira como para la depresión.

¿La depresión causa enojo?

La ira es una de las formas en que se puede manifestar la depresión.

Según los investigadores, existe una asociación entre el nivel de ira que experimentan las personas y la gravedad de la depresión.

En un estudio de 2013 que involucró a 536 participantes que estaban experimentando episodios depresivos mayores, el 54,5% informó sentimientos de irritabilidad e ira.

Según la Asociación Estadounidense de Ansiedad y Depresión (ADAA), la depresión puede manifestarse de diferentes maneras en diferentes personas.

La ADAA señala que las mujeres con depresión tienden a sentirse tristes o culpables, mientras que los hombres que experimentan depresión son más propensos a sentirse irritables y enojados. Sin embargo, aunque este suele ser el caso, es importante tener en cuenta que los hombres todavía pueden sentir tristeza o culpa, y las mujeres pueden estar irritables o enojadas.

¿La ira causa depresión?

Un artículo más antiguo de la revista. Avances de BJPsych vinculó el enojo con el desarrollo de la depresión.

Los autores del artículo sugieren que esta ira proviene de la "vulnerabilidad narcisista", que es cuando una persona es extremadamente sensible a cualquier rechazo o pérdida percibida.

Experimentar el rechazo puede causar sentimientos de enojo, lo que puede llevar a una persona a temer que su enojo dañará sus relaciones.

A continuación, pueden volver esta ira hacia ellos mismos, lo que puede conducir a una baja autoestima y depresión.

Sin embargo, hay poca investigación disponible que apoye esta teoría o demuestre que la ira puede causar depresión.

Los síntomas de la depresión

Las personas que experimentan ira y depresión pueden presentar algunos de los siguientes síntomas:

  • irritabilidad
  • desesperación
  • tristeza o vacio
  • culpa o inutilidad
  • fatiga
  • dificultad para concentrarse
  • problemas para dormir
  • cambios inexplicables de peso
  • pérdida de placer o interés en pasatiempos
  • pensamientos suicidas

Cuando buscar ayuda

Una persona debe buscar ayuda si sus síntomas:

  • comienzan a interrumpir su vida diaria
  • afectar sus relaciones con los demás
  • parece estar empeorando

Si una persona tiene pensamientos de hacerse daño a sí misma oa otros, debe buscar ayuda lo antes posible.

Prevención del suicidio

  • Si conoce a alguien en riesgo inmediato de autolesión, suicidio o lastimar a otra persona:
  • Llame al 911 o al número de emergencia local.
  • Quédese con la persona hasta que llegue la ayuda profesional.
  • Retire cualquier arma, medicamento u otros objetos potencialmente dañinos.
  • Escuche a la persona sin juzgar.
  • Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos suicidas, una línea directa de prevención puede ayudar. La Línea Nacional de Prevención del Suicidio está disponible las 24 horas del día en el 1-800-273-8255.

Diagnóstico de depresión

Un médico puede diagnosticar depresión cuando una persona experimenta síntomas durante más de 2 semanas.

Existen diferentes tipos de depresión. Una persona debe discutir todos sus síntomas con un médico para asegurarse de recibir el diagnóstico correcto.

Tratamiento

Los médicos pueden tratar la depresión o la ira con medicamentos, terapia o una combinación de ambos.

Medicamento

Un médico puede recetar antidepresivos. Estos medicamentos pueden tardar de 2 a 4 semanas en empezar a funcionar.

Los medicamentos comunes pueden incluir:

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS): estos incluyen fluoxetina, sertralina, citalopram, paroxetina y escitalopram.
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN): estos incluyen venlafaxina, duloxetina y desvenlafaxina.

Según una revisión sistemática de 2019, la sertralina puede ser eficaz para tratar tanto la depresión como la ira.

La mayoría de los estudios concluyeron que muchas de las personas que experimentaron altos niveles de irritabilidad e ira respondieron bien a la sertralina. Después de aproximadamente 2 semanas, la sertralina pareció haber mejorado su estado de ánimo y reducido sus sentimientos de ira.

Sin embargo, los autores señalan que no todos los participantes respondieron a este tratamiento.

Terapia

La terapia implica hablar con un profesional de la salud mental que puede utilizar una variedad de enfoques.

Algunas personas que luchan con la depresión y la ira pueden encontrar beneficioso participar en la terapia de manejo de la ira.

Algunos tipos de terapia pueden incluir:

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC): el objetivo de esta terapia es ayudar a una persona a reconocer sus pensamientos negativos y aplicar estrategias de afrontamiento.
  • Terapia interpersonal: esta terapia puede ayudar a una persona a mejorar la forma en que se relaciona con otras personas.
  • Terapia psicodinámica: las personas usan esta terapia para tratar de comprender los patrones negativos de comportamiento y sentimientos que han causado sus experiencias pasadas.

La forma de terapia más común que recomiendan los profesionales de la salud para el tratamiento de la ira es la TCC. Sin embargo, una revisión de 2018 sugiere que solo es moderadamente eficaz.

Todavía no hay suficiente investigación para confirmar la efectividad de la terapia para tratar la ira.

Terapias de estimulación cerebral

Si una persona aún experimenta sentimientos de depresión y desesperanza después de probar la medicación y la terapia, un médico puede recomendar otros tratamientos.

Una opción es la terapia electroconvulsiva, que consiste en transmitir impulsos eléctricos al cerebro. Este tratamiento puede tener efectos secundarios, incluida la pérdida de memoria.

En ocasiones, los médicos pueden recomendar la estimulación magnética transcraneal repetitiva, que utiliza un imán en lugar de corrientes eléctricas.

Cambios en el estilo de vida y remedios naturales.

Algunas personas pueden optar por tomar remedios a base de hierbas para tratar la depresión.

Sin embargo, hay poca investigación que demuestre su eficacia en el tratamiento de la depresión.

Algunas de las sustancias que los médicos han estudiado incluyen:

  • ácidos grasos omega-3
  • S-adenosilmetionina
  • Hierba de San Juan

Además de estos suplementos, ciertas prácticas de estilo de vida pueden ayudar a mejorar el estado de ánimo de una persona. Éstos incluyen:

  • participar en ejercicio regular
  • pasar tiempo con sus seres queridos
  • comer una dieta saludable

Algunas personas también informan que las terapias alternativas, como la acupuntura, la meditación, el tai chi y el yoga, pueden mejorar su estado de ánimo.

La fototerapia es otra opción de tratamiento alternativa. Implica exponer a una persona a una caja de luz especial. La luz puede ayudar a regular la producción de melatonina, una sustancia química que juega un papel en el ciclo natural de sueño-vigilia de una persona.

Resumen

Hay poca investigación que sugiera que la ira puede causar depresión. Sin embargo, es un síntoma que puede ocurrir junto con la depresión.

Si una persona está luchando contra la depresión, la ira o ambos, debe hablar con su médico.

Hay tratamientos disponibles que pueden ayudar a una persona a reducir los síntomas de la depresión. Algunos medicamentos también pueden ayudar a reducir los sentimientos de ira e irritabilidad.

none:  control de la natalidad - anticoncepción fibromialgia obesidad - adelgazamiento - fitness