Dolor deltoides: tipos y tratamiento

El deltoides es un gran músculo responsable de levantar el brazo y darle al hombro su rango de movimiento.

Se ubica en la parte superior del brazo, a la altura del hombro. Los tendones unen el deltoides a la clavícula, el omóplato y la parte superior del brazo.

Como muchos otros músculos, el deltoides puede doler por una variedad de razones, incluido el uso excesivo y las lesiones de los tendones.

En este artículo, exploramos las causas del dolor deltoides. También describimos remedios caseros y tratamientos que pueden brindar alivio.

Síntomas

El músculo deltoides se encuentra en la parte superior del brazo.

Cuando se lesiona el músculo deltoides, una persona puede sentir dolor o sensibilidad en la parte frontal, lateral o posterior del hombro, especialmente al levantar el brazo.

En algunos casos, el músculo deltoides puede romperse y causar hinchazón y hematomas.

Las cepas reciben un grado de 1 a 3, según su gravedad:

  • Grado 1: estas tensiones leves se caracterizan por tensión en el músculo y mínima hinchazón. El uso del brazo puede producir un dolor leve, pero el rango de movimiento a menudo no está restringido.
  • Grado 2: el aumento del dolor, la hinchazón y el movimiento limitado suelen estar presentes con una distensión de grado 2. En muchos casos, hacer flexiones, prensas o levantar el brazo en cualquier dirección puede causar dolor.
  • Grado 3: estas lesiones graves pueden causar dolor intenso, hinchazón y un abultamiento o espacio muscular. Debido al dolor, el movimiento del brazo puede verse muy limitado o imposible.

Alivio del dolor

Una distensión deltoidea puede provocar síntomas que van desde una tensión leve del músculo hasta un dolor intenso y restrictivo.

Para las lesiones leves causadas por el uso excesivo, un médico puede recomendar ajustar las rutinas de ejercicio para adaptarse a la lesión y evitar que empeore.

Muchas personas, incluidos los atletas, pueden necesitar disminuir la intensidad y la duración de sus entrenamientos o prácticas deportivas mientras sus hombros se curan.

Las personas también pueden usar antiinflamatorios de venta libre, como ibuprofeno o naproxeno, para reducir la inflamación, la hinchazón y el malestar.

Un médico puede recomendar los siguientes tratamientos, según la gravedad de la tensión:

  • Para una distensión deltoidea de grado 1: para reducir la hinchazón, use una venda de compresión y aplique hielo periódicamente durante 24 horas después de la lesión. Luego, use una almohadilla térmica para aliviar el dolor y la tensión. También es fundamental dejar descansar el hombro.
  • Para una distensión deltoidea de grado 2: La aplicación de hielo periódicamente durante 3 a 5 días puede reducir la hinchazón. Después de una lesión aguda, alternar entre bolsas de hielo y calor también puede ayudar a aliviar el dolor. Deje tiempo para que sane la lesión y reduzca la duración y la intensidad de las rutinas de ejercicio durante este período.
  • Para una distensión deltoidea de grado 3: aplique hielo a la lesión, levántela cuando sea posible y trate de evitar usar el brazo y el hombro afectados. Los analgésicos de venta libre pueden reducir el malestar.

Si el dolor no disminuye con el tiempo con estos remedios caseros, un médico o un especialista en rehabilitación puede ofrecer recomendaciones adicionales diseñadas para acelerar la recuperación y controlar el dolor.

Ejercicios y estiramientos

Al igual que con cualquier forma de ejercicio, es vital calentar, enfriar y estirar. Hacerlo ayudará a proteger el deltoides. Para mejorar la flexibilidad y prevenir lesiones, los estiramientos deben involucrar el hombro y el deltoides.

El acondicionamiento y el entrenamiento de fuerza gradual también pueden ayudar a prevenir tensiones y lesiones. Cuando una persona se está recuperando de una lesión en el deltoides, el estiramiento suave puede ayudar a reducir el dolor.

Los estiramientos y ejercicios deltoides incluyen:

Causas

Las causas más comunes de dolor deltoides son las lesiones por uso excesivo y las distensiones. Las personas que usan los hombros y los músculos deltoides repetidamente, especialmente los atletas, tienen un mayor riesgo de lesión deltoides.

Una tensión puede resultar repentinamente de levantar objetos pesados ​​o de un accidente, como un tropiezo o una caída.

La mayoría de las lesiones del músculo deltoides tardan en desarrollarse y son causadas por actividades como nadar, levantar pesas o jugar béisbol.

Prevención

Las personas pueden ayudar a prevenir el dolor deltoides y las lesiones en el hombro al:

  • calentar lo suficiente antes de comenzar un entrenamiento
  • tomar "días de descanso" para permitir que el músculo se recupere después del ejercicio
  • estiramiento antes y después del ejercicio
  • si la lesión está relacionada con el trabajo, asegurarse de que se utilice el equipo de seguridad adecuado y seguir otras mejores prácticas
  • recibir masajes deportivos regulares para aliviar la tensión en los músculos

Los terapeutas deportivos, los preparadores físicos y los profesionales médicos pueden ofrecer consejos y sugerencias personalizados sobre la prevención de lesiones durante la práctica de un deporte en particular.

Cuando ver a un doctor

Las personas a menudo pueden tratar las lesiones por uso excesivo y las distensiones en casa con remedios y terapias de venta libre.

Para evitar desarrollar un problema crónico, puede ser una buena idea hablar con un médico, fisioterapeuta o terapeuta ocupacional sobre la prevención de más lesiones.

none:  atención primaria salud de la mujer - ginecología Artritis Reumatoide